Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Cómo dejar de discutir con tu cónyuge sobre los riesgos del coronavirus

Los pasos para llegar a una solución de manera tranquila y productiva.

Hombre y mujer discutiendo en casa

Daisy-Daisy/Alamy

In English | Poco después de que las autoridades aflojaran la orden estatal de quedarse en casa, Emmett y Dawn recibieron una invitación a la primera parrillada de la temporada de su vecindario. Pero en vez de alegrarlos después de haber pasado meses encerrados, los inquietó. Él quería ir para comer perritos calientes y socializar con sus amigos. Ella no sabía si era seguro reunirse con otros sin contraer el coronavirus. Él pensaba que los temores de ella eran desmesurados y que tenía que superarlos. Ella pensaba que él había "olvidado" convenientemente que su diabetes lo hacía más vulnerable a la COVID-19 y que era su deber protegerlo, porque él no se protegía a sí mismo.

Durante sus 25 años de matrimonio, Emmett siempre había sido el más audaz de los dos y Dawn era la cautelosa. Cuando no se ponían de acuerdo sobre una decisión, primero discutían y luego evaluaban los hechos de la situación y llegaban a un acuerdo. Pero esta vez, los hechos sobre la pandemia aún parecían variables e inciertos. ¿Cómo podrían llegar a un acuerdo sobre lo que es seguro hacer, ahora que están aflojando varias órdenes de permanecer en el hogar?

Muchas parejas tienen discusiones muy parecidas hoy en día. ¿Deben reunirse con otras personas o posponer sus planes? ¿Conducir a la oficina o quedarse en casa? ¿Cantar la canción de cumpleaños dos veces o solo una al lavarse las manos? ¿Llevar mascarillas para evitar gérmenes o no usarlas porque son un estorbo? Varios cónyuges coinciden en sus respuestas a estas y otras preguntas y actúan de manera coordinada. Otros están enfrentados sin llegar a ninguna solución. Entienden que hay mucho en juego, ya que todos los miembros de la familia directa están conectados. Si un cónyuge audaz decide salir, se contagia y trae el virus a casa sin saberlo, el otro cónyuge podría enfermarse de gravedad.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


La manera —cooperativa o conflictiva— en que las parejas toman decisiones importantes como esta puede reforzar o debilitar el grado de confianza en su relación. ¿Cómo pueden estos cónyuges plantearse estas preguntas en forma calmada y productiva para llegar a soluciones viables? Aquí te presentamos algunas ideas.

Escucha antes de decidir

En vez de concentrarse en tomar esa decisión importante —que es como muchas parejas entran de inmediato en un enfrentamiento—, los cónyuges deben primero sentarse y hablar de lo que saben que es realista acerca de la situación y luego considerar sus preocupaciones específicas. Cualquier plan que elaboren juntos debe basarse en escucharse el uno al otro sin juzgar, y en desarrollar un mayor entendimiento mutuo. Lo peor para las interacciones de la pareja es intentar cambiar al otro, incluida su tolerancia al riesgo. Debemos aceptar la posición de cada uno y usarla como punto de partida.

No te dejes llevar por la frustración

El aislamiento en el hogar y el sentirse desconectadas de la vida normal han sido frustrantes para muchas personas. No es de extrañar que muchos cónyuges opinen firmemente que es hora de reincorporarse al mundo. Sin embargo, la frustración intensa, si bien comprensible, no es una buena emoción a demostrar al embarcarse en las delicadas negociaciones de una pareja. Las personas escuchan mejor y mantienen conversaciones más productivas cuando no se levanta la voz y se conversa tranquilamente, sin recurrir a llamados emocionales. La creencia de que "tengo que enojarme para que me escuchen y me tomen en serio" a menudo no es cierta. Enfrentar una decisión como si fuera una lucha de voluntades que ganará el que ejerza mayor presión generalmente tiene un resultado más enajenante que eficaz.

Haz propuestas concretas y sé flexible

Como casi todas las decisiones importantes, aquellas que tienen que ver con terminar la cuarentena están compuestas de muchos pequeños detalles. Las parejas jamás deben estancarse en un intento de responder a preguntas complicadas, como si deberían ir o no a la barbacoa. En cambio, deben preguntarse: "¿En qué condiciones específicas nos sentiríamos seguros yendo?". El cónyuge más audaz puede sugerir ir solamente si se quedan fuera o usan mascarillas cuando hablen con otras personas, o limitar el tiempo que permanezcan allí. El cauteloso puede replicar con la sugerencia de que mantengan el distanciamiento social incluso si se quedan en el patio; o hablar con otras personas, pero comer en casa; o solo visitar un momento para saludar. Al dialogar sobre estos puntos específicos, es posible llegar a un acuerdo.

Emmett y Dawn lograron llegar a un acuerdo que les permitió ir a la barbacoa por un rato. Decidieron llevar sus propias sillas, sus bebidas y su comida para cocinar a la parrilla. Él prometió que practicaría el distanciamiento social incluso con sus mejores amigos y se marcharía cuando ella quisiera, aunque estuviera a mitad de una gran conversación. Ambos usarían mascarillas —correctamente— aunque los demás no las usaran. Al ponerse de acuerdo en este plan, encontraron una manera de luchar contra la COVID-19 en equipo y reforzar su vínculo de confianza.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.