Skip to content
 

Un programa poco conocido para los veteranos mayores y sus dependientes

Un beneficio importante para quienes necesitan ayuda con las actividades básicas.

Una joven enfermera cuida a un hombre mayor en una casa de retiro.

Getty Images

In English | Serviste a tu país hace años, o quizás sirvió tu cónyuge. Ahora, estás jubilado, tu salud está en deterioro, y luchas con las tareas cotidianas, como bañarte y vestirte. Necesitas ayuda, pero piensas que es costoso, y nunca se te ha ocurrido consultar con el Departamento de Asuntos de Veteranos (VA).

Si esto te suena familiar, hay muchas otras personas en la misma situación. Según los expertos, muchísimos veteranos y sus dependientes que necesitan ayuda con el cuidado de un ser querido no tienen idea de que podrían tener derecho a miles de dólares al año a través del programa Aid and Attendance (A&A, Ayuda y Asistencia).


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


"Es un beneficio al que tiene derecho una enorme cantidad de veteranos mayores, pero no sabe", dice Alene Tarter, directora de beneficios y asistencia para el Departamento de Asuntos de Veteranos de Florida. "Soy militar jubilada, y nunca supe del programa hasta que trabajé para el estado".

El Gobierno estima que cientos de miles de personas cuyos ingresos son lo suficientemente bajos para cumplir con los requisitos de las pensiones del VA no las han solicitado, y muchas podrían tener derecho a recibir pagos adicionales para la prestación de cuidados a través del programa A&A. 

"Es un derecho que puede mejorar sus vidas, y no le están sacando provecho. Eso es alarmante", dice Kevin Friel, subdirector de pensiones y servicios fiduciarios del VA.

Los requisitos de este programa para veteranos son: tener por lo menos 65 años, haber servido por lo menos un día durante períodos de guerra y tener por lo menos 90 días de servicio activo antes de 1980 o por lo menos 24 meses después del 7 de septiembre de 1980. También deben satisfacer ciertos requisitos de ingresos y, conforme con nuevas reglas adoptadas este mes, su patrimonio neto no puede exceder $123,600, sin incluir su residencia principal.

Según Friel, los veteranos mayores que sirvieron durante períodos de guerra y sus dependientes pueden tener derecho a pensiones basadas en la necesidad económica, aunque no se consideren ser pobres, por la forma en que el Gobierno calcula dicha necesidad. La fórmula permite que las personas deduzcan los gastos médicos de sus ingresos, lo que significa que a medida que las personas envejecen y sus necesidades médicas aumentan, frecuentemente pueden cumplir con los requisitos de las pensiones, aunque antes no los cumplieran, cuando eran más jóvenes.

El programa A&A permite que las personas reciban un aumento en su pensión mensual si pueden probar que necesitan la ayuda de otra persona para las tareas cotidianas, tales como bañarse, vestirse, alimentarse e ir al baño. Las personas confinadas en cama también reúnen los requisitos para recibir pagos adicionales. El dinero se puede usar para pagar por la prestación de cuidados en el hogar o en hogares geriátricos y otros centros.

Los veteranos solteros pueden recibir hasta aproximadamente $1,800 al mes; los veteranos con un cónyuge o dependiente, hasta unos $2,200. Los cónyuges sobrevivientes pueden recibir un pago mensual de hasta aproximadamente $1,200.

Carol Howell, autora de un libro sobre cuidar de personas con demencia, dice que el programa ha sido crucial para su madre de 79 años, que padece de demencia avanzada y recientemente se mudó a un centro de enfermería especializada en Carolina del Sur. La Asociación Nacional de Veteranos y Familias ayudó a Howell a solicitar el beneficio para su madre.

Los pagos del programa A&A que su madre recibe como la esposa de un veterano le permiten contratar a un cuidador privado que viaja al centro todos los días para ayudar con su cuidado. Sin esa ayuda adicional privada, dice Howell, a su madre probablemente no le permitirían permanecer en el centro. 

"Si ese cuidador privado se fuera, probablemente le pidieran a mi madre que se mudara del centro de enfermería especializada en el que está. Y entonces, ¿qué haría yo? No tengo ni idea de lo que haría", dice Howell, que vive en Rock Hill, Carolina del Sur, cerca de su madre. "Sería algo terrible".

Howell dice que su cuñado, veterano de la Guerra de Vietnam con múltiples problemas de salud, también recibe pagos del programa A&A que lo ayudan a pagar el costo de vivir en una comunidad local de vida asistida. Sin los pagos, dice ella, él tendría que mudarse a un centro donde estaría menos cómodo.

Friel, del VA, dice que varios factores probablemente impiden que los veteranos que reúnan los requisitos soliciten el beneficio. Uno es que muchas de estas personas que tienen derecho a las pensiones del VA y el programa A&A no han tenido razón por la cual comunicarse con el VA por muchos años, y no se les ocurre investigar los beneficios que podrían ayudarlos en su madurez. Otro obstáculo, dice él, es que muchos veteranos se sienten orgullosos de no solicitar la ayuda del Gobierno.

"Algunas veces se trata del orgullo de los veteranos. Recibieron ayuda del GI Bill (Proyecto de ley del soldado) y pensaron que no deseaban solicitar más nada", dice él. "Parte de nuestro trabajo es hacerles comprender que no es una limosna. Ellos sirvieron a nuestro país".

Una mujer joven y un hombre mayor observan a través de una ventana.

Getty Images

Gary Ochoa, encargado de la región sureña del Departamento de Servicios de Veteranos de Arizona, dice que su departamento se esfuerza mucho para hacer correr la voz para que los veteranos sepan del programa. "La subvención puede cambiarles la vida", dice Ochoa. "El gran problema que tenemos es hacer correr la voz. Muchos de nuestros veteranos de la Segunda Guerra Mundial, la Guerra de Corea y la Guerra de Vietnam tienen bajos ingresos y necesidades médicas de recibir ayuda adicional y, desafortunadamente, no están informados sobre el programa".

Amy Goyer, experta de AARP en asuntos de la familia y el cuidado de un ser querido, dice que el programa A&A fue crucial para poder pagar parte del costo de cuidar a su padre, veterano de la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea, que padeció de la enfermedad de Alzheimer por 12 años y murió este año a los 94 años.

"Mi padre fue profesor universitario. Tenía dos pensiones y seguro de cuidados a largo plazo", dice Goyer. "Cuando murió, prácticamente todos sus ingresos... se habían usado para pagar por su cuidado... Estaba mejor preparado y equipado que la mayoría, y aun así no tenía suficientes ingresos".

Goyer dice que una manera de comenzar a averiguar sobre el programa es llamar a la línea para cuidadores del VA (855-260-3274) o visitar (en inglés) www.caregiver.va.gov.

Friel y otros expertos aconsejan encarecidamente trabajar con representantes acreditados por el VA (en inglés). La mayoría de los representantes acreditados trabajan para organizaciones de servicios de veteranos (VSO). Una lista de organizaciones VSO en las oficinas regionales de beneficios del VA puede encontrarse en www.benefits.va.gov/vso/varo.asp.

Una razón por la cual solicitar la ayuda de las oficinas acreditadas de servicios de veteranos es que los requisitos a cumplir pueden ser difíciles de entender, y la toma de malas decisiones financieras para intentar reunir los requisitos para el programa puede resultar costosa.

"Las reglas son increíblemente complejas", dice Ryan Gallucci, director del Servicio Nacional de Veteranos de VFW. "Si alguien te ofrece servicios de planificación patrimonial, busca, en vez, ayuda acreditada".

Expertos gubernamentales y de organizaciones de veteranos advierten que ha habido numerosos casos de personas que intentan aprovecharse de los veteranos mayores y sus cónyuges (en inglés) que podrían tener derecho al programa A&A. En algunos casos, las compañías prometen compartir estrategias financieras para ayudar a los veteranos a reducir sus ingresos o patrimonio neto para poder cumplir con los requisitos del programa, pero estos ardides no siempre funcionan y frecuentemente incluyen comisiones u otros beneficios económicos para las personas que se los venden a los veteranos. En otros casos, los veteranos podrían terminar pagando multas o recargos por seguir malos consejos.

Tarter, del Departamento de Asuntos de Veteranos de Florida, cita el caso de una mujer a la que convencieron a establecer un fideicomiso para poder tener derecho al programa A&A, solo para ser rechazada por el Gobierno, que determinó que ella y su esposo no reunían los requisitos. La pareja entonces tuvo que pagar una multa de $16,000 a consecuencia de volverse a integrar al fideicomiso. En otros casos, dice ella, las compañías les venden seguros y anualidades a los veteranos para esconder sus bienes, aunque estos productos no tengan sentido para las personas muy mayores.

"Los veteranos caen en las trampas de aquellos que supuestamente los ayudan a solicitar los beneficios del programa A&A", dice ella. 

Las nuevas reglas del VA que entraron en vigor la semana pasada están diseñadas en parte para evitar dichas estafas y clarificar los requisitos a cumplir del programa. Las nuevas reglas establecen un límite firme para el patrimonio neto ($123,600), que reemplaza la estrategia más flexible usada anteriormente, y establece una cláusula de un plazo retroactivo de tres años cuyo propósito es evitar la rápida transferencia de bienes para intentar esconder riquezas y reunir los requisitos para los beneficios del Gobierno.  

Otro cambio es que se permite la deducción de más gastos médicos de los ingresos contables. Tarter predice que aunque pueda ser más difícil para algunos veteranos cumplir con los requisitos del programa conforme con las nuevas reglas, otros veteranos probablemente se beneficien de ellas.

Según Friel, el VA también está tratando de abordar otra queja que ha recibido anteriormente sobre el programa: que es muy lento, y se demora meses para aprobar o rechazar las solicitudes.

Friel dice que el tiempo promedio de trámite de solicitudes para las pensiones de veteranos, como el programa A&A, se ha reducido en los últimos dos años de 76 días a 62 días. El proceso puede acelerarse para los veteranos mayores o que padecen de una enfermedad terminal.

Según los expertos, los veteranos y sus familias no deben desanimarse por los obstáculos en las solicitudes, ni por el papeleo complicado que puede ser necesario para probar que cumplen con los requisitos. Ellos recomiendan que las personas que necesiten más tiempo para reunir documentos para respaldar sus solicitudes deben presentar el formulario "Intent to File" (Intención de solicitar) ante el VA, aunque todavía no tengan toda la documentación lista. Una vez presenten este formulario, pueden seguir reuniendo los papeles que necesitan, y si los aprueban pueden recibir beneficios retroactivos hasta la fecha en la que presentaron el formulario. 

Para información sobre el programa Ayuda y Asistencia, ver el (en inglés) sitio web del VA.


¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.