Skip to content
 

​​Las 8 razones principales por las que Tony Bennett nunca dejará nuestro corazón

Veamos si no te enamoras aún más de esta leyenda, quien a los 95 años corona su carrera con un nuevo álbum y una serie de presentaciones especiales.

Tony Bennett levanta los brazos en el aire durante una actuación en el escenario.

Taylor Hill/FilmMagic

In English

Tony Bennett y Lady Gaga acaban de lanzar un nuevo álbum, titulado Love For Sale (enlace en inglés), en el que interpretan duetos de Cole Porter. Es otra muestra más de que Bennett sigue siendo, a sus 95 años, un vocalista fenomenal. El álbum pone de manifiesto su característico carisma y su sinceridad en canciones que van desde el romanticismo de "Night and Day" hasta el ritmo bailable de "Just One of Those Things".​

"No hay mejor compositor que Cole Porter", afirma Bennett, refiriéndose a su 61.° álbum de estudio. "Y no hay mejor compañera de dueto que Lady Gaga".


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Tony Bennett nunca ha tenido más vigencia que ahora. Junto a la estrella de la música pop, realizará tres presentaciones especiales en los próximos meses. El 28 de noviembre, se transmitirá en CBS One Last Time: An Evening with Lady Gaga & Tony Bennett, con temas escogidos de dos conciertos realizados en Nueva York el pasado mes de agosto, con motivo del 95.° cumpleaños de Bennett. El próximo invierno se transmitirá MTV Unplugged: Tony Bennett & Lady Gaga, una presentación grabada ante una pequeña audiencia en un estudio en la cual se interpretan temas selectos de Love For Sale. Y en el 2022 se estrenará, por transmisión directa en Paramount+, el documental The Lady and the Legend, que trata sobre la amistad y la colaboración musical de los dos artistas. Además, el American Ballet Theater presentará en octubre una obra titulada ZigZag, en la que se celebra la carrera de Bennett por medio de sus canciones y obras de arte.

Sin embargo, 82 años después de que se inició como mesero cantante en Queens, Bennett por fin se permite aminorar la marcha. Love For Sale es su último álbum de estudio, y las recientes presentaciones en Radio City Music Hall —donde se agotaron las entradas— fueron sus conciertos de despedida. Por órdenes de su médico, se retira de los escenarios.

En febrero pasado, la familia de Bennett compartió con AARP la noticia de que se le había diagnosticado demencia en el 2016. En adelante, Bennett posiblemente sea menos visible ante el público. Pero eso no quiere decir que este superhéroe del cancionero estadounidense vaya a desaparecer de la memoria colectiva. Aquí te presentamos las ocho razones principales por las que siempre llevaremos a Tony Bennett en nuestro corazón.

Es muy admirado por otros cantantes

Con su voz de tenor aterciopelada, sus inigualables dones interpretativos, su genial fraseo musical y su dominio de diversos géneros —desde el swing y el jazz hasta el pop contemporáneo y canciones de musicales—, Bennett se consagró como ídolo de otros cantantes. Bing Crosby lo calificó como "el mejor cantante que jamás he escuchado", y Frank Sinatra dijo: "Para mí, Tony Bennett es el mejor cantante en la industria. Comunica lo que el compositor tenía en mente, y probablemente algo más".

Se convirtió en un auténtico patriarca

Con su talento, gracia y experiencia, Bennett dio cátedra a los artistas famosos que fueron sus compañeros de dueto. Sting, quien cantó "The Boulevard of Broken Dreams" con Bennett en el álbum Duets, lanzado en el 2006, dijo este año en una entrevista con AARP: "Cuando canto con Tony Bennett, estoy cantando junto al gran maestro del fraseo musical. Simplemente me siento tan contento de poder aprender de él". Por su parte, Diana Krall, cantante y pianista de jazz contemporáneo —quien grabó junto a Bennett Love Is Here to Stay, álbum de homenaje a George Gershwin lanzado en el 2018—, lo elogió efusivamente: "Cuando tienes la oportunidad de trabajar con personas como Tony Bennett, que han sido y siguen siendo parte de la creación de un singular estilo y arte, te entusiasmas ante la oportunidad. Escuchas y miras detenidamente, y aprendes y vives lo que se siente estar tan cerca de la persona que canta a tu lado. Esa voz que conoces desde que naciste. Te desconciertas, te emocionas y te mareas, como si tuvieras los resortes a punto de romperse, y luego respiras profundo, das una pausa y simplemente cantas, disfrutando de cada momento".

Se puso más de moda cada década

Sinatra, aunque despreciaba la música rock, grabó algunos temas contemporáneos a fin de modernizar su sonido musical. Bennett, en cambio, se ganó la afición de la generación X sin sacrificar nunca su sonido ni vestirse de franela. En álbumes grabados en el 2006 y el 2011, interpretó duetos al lado de ídolos de la música pop como Bono, Elvis Costello y Amy Winehouse, todos ellos entusiasmados por cantar temas clásicos con el gigante del jazz. Bob Guccione Jr., editor de la revista de rock alternativo Spin, escribió en un ensayo que James Brown y Bennett han sido los artistas que más influyeron en la música rock.​

Su longevidad artística es extraordinaria

Bennett grabó con pioneros del jazz como Stan Getz, Art Blakey y Count Basie, y ahora está "mejilla a mejilla" ante el micrófono con Lady Gaga. Su primera canción en colocarse en primer lugar de las listas de popularidad fue “Because of You" en 1951, cuando tenía 24 años,  mientras que Duets II fue, en el 2011, su primer álbum en alcanzar el puesto número uno. En el 2014, se convirtió en el artista de mayor edad (88 años y 69 días) en encabezar la lista de álbumes más exitosos: Cheek to Cheek, colección de estándares que grabó junto a Lady Gaga. Tiene tres récords mundiales registrados en el libro de Guinness, entre ellos el de más tiempo transcurrido entre el lanzamiento y el relanzamiento del mismo sencillo por el mismo artista. En 1949 grabó "Fascinating Rhythm", tema clásico de Gershwin, y en el 2018 volvió a interpretarlo, 68 años y 342 días después de la primera grabación. ¿Y en medio de todos esos hitos? Bennett nunca dejó de grabar y dar conciertos. Se despide del escenario con 20 premios Grammy y 50 millones de discos vendidos.

Es notablemente humilde

Bennett siempre ha expresado asombro ante su propio éxito y elogió profusamente a sus colegas e influencias. Agradeció a Count Basie que le enseñara cómo dar una presentación, y comentó que jamás habrá nadie que suene mejor que Judy Garland. Quienes realizan grandes donaciones aspiran a ver sus nombres plasmados en los edificios. Pero Bennett no es así. En 1999, él y su esposa Susan fundaron Exploring the Arts (ETA - enlace en inglés) con el fin de fortalecer la enseñanza de las artes en las escuelas públicas. El primer proyecto de ETA consistió en establecer una escuela secundaria especializada en bellas artes, música, danza, teatro y cine en Astoria, Queens, ciudad natal de Bennett. Esta escuela recibió el nombre de Frank Sinatra School of the Arts.

Es un artista visual serio

Hay muchos cantantes que incursionan en la pintura. Pero Bennett es todo un profesional de esta modalidad artística. Anthony Benedetto —utiliza su verdadero nombre en el mundo de las artes plásticas— ha sido pintor y amante de los museos desde su infancia. Recibió una formación artística de nivel profesional. En galerías de todo el mundo se exhiben sus pinturas en óleo y en acuarela, y goza de gran respeto entre los conocedores de arte. La Organización de las Naciones Unidas encargó dos obras originales de Benedetto. Su pintura titulada Homage to Hockney se exhibe en el Butler Institute of American Art, y su obra Boy on Sailboat, Sydney Bay puede apreciarse en el National Arts Club de Nueva York. Tres pinturas de Bennett, incluido un retrato de Duke Ellington en la Galería Nacional de Retratos, figuran en las colecciones permanentes de los museos del Smithsonian.

Es veterano de la Segunda Guerra Mundial, y también pacifista

Llamado al servicio militar estadounidense a los 18 años, Bennett pospuso sus aspiraciones musicales para servir en la Segunda Guerra Mundial. Participó en la Batalla de las Ardenas y ayudó a liberar un campo de concentración en Landsberg, Alemania. A raíz de las matanzas y atrocidades que presenció, se dio cuenta de que "estoy totalmente en contra de la guerra", según escribió en su libro de memorias titulado The Good Life. "Toda guerra es una locura, dondequiera que sea o cualquiera que sea el motivo. La lucha es la más baja expresión del comportamiento humano. Me resulta increíble que, con todos los grandes maestros de literatura y arte y con todos los aportes que se han hecho en este tan precioso planeta, aún no hayamos evolucionado hacia una manera más humana de resolver nuestros conflictos".

Es un ícono del buen estilo

Elegante y gentil, Bennett ha sido un magno ejemplo de clase y sofisticación, dentro y fuera del escenario. Se le suele ver en los trajes entallados del diseñador italiano Brioni y en los mocasines de cuero Bally. En el festival Glastonbury de 1998, celebrado en Inglaterra en medio de intensas lluvias, Bennett se presentó en un traje inmaculado y elegante ante un público cubierto de lodo, después de que se construyó una pasarela de pacas de heno que conducía hasta el escenario. Y cuando el cantante fue despertado por el terremoto de 1994 en Los Ángeles, mientras se encontraba en el lujoso Peninsula Hotel, no salió corriendo al vestíbulo, tal como se ordenó por los altavoces. Se cayeron las lámparas y el televisor de los muebles, pero Bennett se vistió con calma, en su impecable traje de siempre. Al llegar a la planta baja, se encontró con otros famosos, hospedados en el mismo hotel, despeinados y vestidos de bata. Un escritor de Hollywood se acercó a Bennett y le preguntó: "¿Te vestiste elegante?" Respondió Bennett: "Pues claro".

Edna Gundersen, quien escribe con frecuencia reseñas musicales para AARP, se desempeñó durante muchos años como crítica de música pop para USA Today.