Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Al ver que sus amigos morían de sida, Sheryl Lee Ralph supo que tenía que tomar cartas en el asunto

'La gente quería hacer de cuenta que no pasaba nada', dice la actriz, ahora en su trigésimo año de activismo.

Sheryl Lee Ralph asiste a la ceremonia de entrega de premios del American Black Film Festival en el Beverly Hilton Hotel el 23 de febrero de 2020 en Beverly Hills, California.

Leon Bennett / Stringer / Getty Images

In English | Sheryl Lee Ralph, de 63 años, aparece en la pantalla de Zoom luciendo una diadema decorada con joyas y una brillante sonrisa.

Probablemente la conozcas por su actuación en Dreamgirls, la obra de Broadway que la convirtió en estrella; su participación en Moesha, donde trabajó seis temporadas; y los papeles que interpretó recientemente en Ray Donovan y Claws. Pero Ralph se ha ocupado igualmente del activismo, y su Diva Foundation, con sede en West Hollywood, California, se ha dedicado a recaudar fondos para ayudar a quienes viven con VIH y sida.

En este mes de diciembre se conmemoran los 30 años de Divas Simply Singing!, una función benéfica que ella organiza y que, desde 1990, ofrece aceptación y apoyo a las personas con VIH y sida, así como a sus seres queridos.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Has ampliado el evento benéfico anual de Diva Foundation de una sola noche a una semana entera de programación y un concierto previsto para el 5 de diciembre.

Sí, esta pandemia me dio el tiempo para tomar una pausa, cambiar de rumbo y hacer planes, e hice lo que siempre he hecho. Tomé el teléfono y me puse a hacer llamadas, y si al principio no lograba comunicarme, volvía a llamar.

Con tantos artistas afectados por la paralización de actividades, había más de ellos disponibles y podían participar desde donde estuvieran. Ha sido impresionante la profunda generosidad de la gente, y también la calidad de los talentos: Leslie Odom Jr., Brian Stokes Mitchell, Stephanie Mills, Lalah Hathaway. [...] Vamos a rendir homenaje a Patti LaBelle y a Sharon Stone.

[El 1.° de diciembre, Día Mundial de la Lucha contra el Sida, Ralph presidirá una charla patrocinada por AARP, de 8 a 9 p.m. (hora del este), donde se abordarán los temas de las personas mayores, el VIH y la comunidad LGBTQ].

Esta pandemia que pareció surgir de la nada este año, ¿te recordó de alguna manera los inicios de la crisis del sida en los años 80?

Hay muchas similitudes. En ambos casos, algunas personas reaccionaron inicialmente diciendo: "Esto no tiene nada que ver conmigo. Son los demás". Se hace difícil lograr que las personas usen mascarilla, lo cual se asemeja a lo difícil que fue convencer a la gente de usar condón: ambas cosas ofrecen protección comprobada frente a un virus.

Recuerdo que trabajaba en el medio artístico neoyorquino en aquella época y la gente empezó a morir a nuestro alrededor.

¡Sí! El 20 de diciembre de 1981 hice mi debut en Dreamgirls, la obra de mayor éxito en Broadway. Estaba en mi mejor época, pero mis amigos por todo Broadway, e incluso en nuestro show, comenzaron a enfermarse y no llegaban a sus funciones.

Ingresaban al hospital y luego se morían. La gente quiso hacer de cuenta que no pasaba nada o que no tenía importancia.

Yo dije: "No. Tenemos que responder mejor a esta situación". Y así comenzó mi participación con respecto a esta enfermedad que apagaba vidas como si fueran velas en un pastel de cumpleaños.

¿Cómo evalúas la situación actual con el VIH y el sida, en comparación con 1990, cuando presentaste tu primera función benéfica?

Los medicamentos han avanzado mucho. Escribí una obra unipersonal, Sometimes I Cry [inspirada en mujeres reales que viven con VIH o sida].

En aquel entonces, las personas tomaban 84 pastillas por semana. Ese número se ha reducido drásticamente. Ahora tenemos medicamentos que, si se toman correctamente, ayudan a evitar contagiarse del virus.

Pero el silencio y la vergüenza siguen cobrando un alto precio. Hay quienes aún no se lo dicen a sus familiares o amigos porque no pueden hablar de ello. Tenemos que esforzarnos por reducir el estigma.

Alguna vez dijiste que tu mamá en sus tiempos organizaba eventos virtuales para recaudar fondos. ¿Cómo era eso?

Ella conseguía esa menta jamaiquina, que tiene un sabor tan rico, y enviaba por correo las bolsitas de té. Lo único que le pedía al destinatario era que, si hacía un té con esa menta, le enviara una donación a cambio.

Recaudó fondos para varias organizaciones. Ahora estamos trabajando en una escala mucho mayor, y decimos que si te encanta el entretenimiento ofrecido en el concierto Divas Simply Singing! —que se puede ver por televisión, teléfono o computadora—, no dudes en hacer una donación. Los fondos recaudados ayudarán a las personas en situación de necesidad a través de Project Angel Food y Better Brothers Los Angeles.

[Project Angel Food entrega comidas preparadas de acuerdo con las necesidades médicas a personas con enfermedades terminales que viven en el condado de Los Angeles. Better Brothers Los Angeles ofrece una comunidad y apoyo a las personas LGBTQ negras en el área de Los Ángeles. Ambas son organizaciones sin fines de lucro].

[Charity Navigator ha otorgado a Project Angel Food (enlace en inglés) su calificación más alta (cuatro estrellas), pero no ha hecho una evaluación de Better Brothers Los Angeles (enlace en inglés) porque las donaciones que recibe suman menos de $200,000. De acuerdo con su más reciente formulario 990 presentado al IRS (enlace en inglés), Better Brothers Los Angeles recibió unos $75,000 en donaciones en el 2017].

¿Te sirvió de inspiración el altruismo de tu madre para seguir sus pasos?

Hay un anuncio publicitario que dice que no podemos evitar convertirnos en el fiel reflejo de nuestros padres. Yo no lo pude evitar.

Vivíamos en una casa donde yo, mirando desde el segundo piso, veía por una puerta de vidrio al dirigente de nuestra iglesia, al alcalde, a maestros, al jefe del sistema escolar, a personas de gran influencia. La gente [venía] a hablar de cómo mejorar las cosas.

Yo escuchaba fragmentos de esas conversaciones sobre cómo actuar con propósito y crear un cambio. Es interesante ver ahora que mis hijos y mi sobrina están haciendo lo mismo.

¿Cómo celebrarás las fiestas este año?

Tengo que decirte algo: cada día es un día para dar las gracias y mostrar generosidad. Cada día es Navidad. Mi familia estará en cuarentena, pero yo montaré una guirnalda bonita porque eso me gusta, y pondré luces porque mi color favorito es todo aquello que brilla.

Pamela K. Johnson es escritora y cineasta; actualmente reside en el sur de California.

Nota: Estamos en proceso de reemplazar nuestro servicio de comentarios para usuarios. De este modo, es posible que los comentarios previos tomen algunos días en aparecer. Inicia sesión o regístrate gratis con AARP.org para compartir tus comentarios.