Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Secretos para un cabello saludable y brilloso Skip to content
 

10 secretos para un cabello saludable y brilloso

Ponte al día con los últimos tratamientos de champú y acondicionador .

Mujer con secador y cepillo de pelo en las manos

In English | ¿Recuerdas cuando lavarte el cabello era fácil? El champú limpiaba y el acondicionador acompañante desenredaba, eso era todo. Pues bien, ese dueto sencillo ha cambiado, al igual que tu cabello. Cientos de champús y acondicionadores para resolver todo tipo de problema —impulsados por la tecnología y la innovación— congestionan los estantes de las farmacias y afirman que agregan volumen, hidratan, engruesan, reparan, abrillantan, suavizan, controlan el encrespado y realzan los rizos. Sin embargo, no solo se trata de elegir la fórmula correcta. Toda la rutina de espumar y enjuagar se ha transformado para mejorar los resultados. Entonces, ¿tus hábitos con el cabello y el champú/acondicionador realmente están en sincronía con tu cabello de más de 50 años? Estos son 10 consejos para lograr un cabello más fuerte y sedoso, y que luzca mejor, como el de las celebridades:

Jane Krakowski

DESIREE NAVARRO-WIREIMAGE/GETTY IMAGES

El pelo corto fácil de cuidar como el de Jane Krakowski.


1. Usa el champú y acondicionador de la misma marca para lograr eficiencia y eliminar el estrés

Usar siempre —o no siempre— el dúo de una sola marca es algo que todos nos preguntamos. Elige el juego si quieres hacer las compras más rápido y estar 100% seguro de que los dos artículos atacan y resuelven los mismos problemas del cabello. Los ingredientes están diseñados para apoyarse y complementarse entre sí —como un conjunto de blusa y suéter— ¡de manera que no puedes equivocarte! Sin embargo, no mezcles residuos que sobran al fondo de las botellas para crear un champú/acondicionador dos en uno. Lo único que consigues es una limpieza menos eficaz y un acondicionamiento que se desvanece con frotar el champú... por lo que la combinación nunca nos funciona. Mejor usa el sobrante para lavar lencería a mano.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín



Mariska Hargitay

TONY BARSON-FILMMAGIC/GETTY IMAGES

Mira el estilo de Mariska Hargitay con cabello ondulado y rayitos.


2. Combina diferentes productos si tu cabello es complicado

A veces el juego de productos preplaneados no funcionará. Digamos que tienes cabello muy fino que está teñido, con rayitos y un poco largo. Necesitas un champú suave que no dañe el cabello teñido, un acondicionador humectante que se enjuague y un acondicionador ligero que no se enjuague para compensar por estilizar con calor. O quizás tengas cabello rizado débil y aplanado que es propenso a quebrarse. Busca un champú que aporte volumen y que acentúe los rizos, pero un acondicionador reparador que humecte y fortalezca. Combinar es fácil si te mantienes dentro de una marca; lo que es facilísimo, ahora que todas las marcas tienen muchas líneas destinadas a algo especial. Pero como se nos acaba el acondicionador más pronto que el champú, ese es un buen momento para experimentar si quieres probar un cambio.


Viola Davis

PAUL ZIMMERMAN-WIREIMAGE/GETTY IMAGES

Viola Davis con rizos ajustados y texturizados.


3. Evita el sulfato si tu cuero cabelludo es sensible, te da picazón y es propenso al eccema

Los sulfatos —también conocidos como lauril sulfato de sodio, laurato sulfato de sodio o laurato sulfato de amonio—, que por décadas han sido un ingrediente esencial en los champús, ahora tienen una mala reputación. Aunque siguen siendo agentes limpiadores supereficaces y crean espuma abundante, los sulfatos también pueden ser problemáticos para algunas personas. Si tu cuero cabelludo siente picazón, irritación o sequedad, prueba champús y acondicionadores sin sulfatos como una opción de limpieza "más suave". No te preocupes, seguirás obteniendo los demás beneficios que buscas, desde volumen hasta humectación, y fórmulas para cabello teñido. Esta categoría se ha expandido a medida que los consumidores tienen mayor conocimiento sobre su cuero cabelludo, no solo su cabello.


Paula Abdul

STEVE GRANITZ-WIREIMAGE/GETTY IMAGES

Paula Abdul con flequillo y cabello que le pasa los hombros


4. Usa menos champú del que crees que necesitas

¡Recuerdas cuando las instrucciones del champú decían "aplica champú, frota, enjuaga, repite"? Al igual que con el detergente de ropa, tendemos a aplicar una dosis excesiva a la ropa y al cabello. Aplicar champú una sola vez es suficiente con las fórmulas mejoradas. El verdadero secreto es primero pararse bajo la regadera y saturar el cabello con agua hasta que esté bien mojado. Después aplica un poco de champú y masajea suavemente el cuero cabelludo con las yemas de los dedos. Haz movimientos circulares pequeños antes de parar y repetir en otra parte, pulgada por pulgada. Estimularás la circulación en las raíces y el champú se distribuirá de manera uniforme y completa. Después, masajea el resto del cabello entre las palmas, como si fuera la lencería más delicada. Sigue enjuagando hasta dos minutos después de que creas que sea suficiente. La mayoría de las mujeres dejan residuo de champú, lo que puede hacer que el cabello luzca sin vida.


Courtney Thorne-Smith

MICHAEL TRAN/GETTY IMAGES

El peinado recogido de Courtney Thorne-Smith con flequillo al lado.


5. Prueba el champú en seco, pero también lávalo dos o tres veces a la semana

Nos encantan las cualidades instantáneas del champú en seco que dan cuerpo al cabello, volumen a las raíces y una frescura aromatizante, aunque no es un sustituto diario para un champú real. Eso crearía un cuero cabelludo obstruido y posiblemente inhibiría el ciclo de crecimiento; no es bueno para el cabello maduro y poco abundante. Sin embargo, las mujeres con cabello fino pueden aplicarse el champú en seco en los flequillos a diario para evitar que se vean deshilachados o grasosos. Omite este tipo de champú durante los períodos de caspa. Es entonces cuando cambias a champú y acondicionador especializados con ingredientes antimicóticos y antibacterianos, como piritiona de zinc o ketoconazol. Cuando se despeje lo escamoso, puedes continuar usando champú en seco, pero no como un hábito diario.


Robin Wright

ISA FOLTIN/GETTY IMAGES

Cabello fino y lacio de Robin Wright


6. Aplica acondicionador estratégicamente sobre cabello fino y delgado

Si tienes cabello fino y delgado y alguien te dice que no uses acondicionador, ignóralo. Es entonces cuando es esencial usar un acondicionador robusto pero ligero después del champú o un acondicionador con protección al calor que no se enjuague. Lo que hay que recordar es que debes evitar aplicar acondicionador demasiado cerca del cuero cabelludo. Empieza por las puntas y ve subiendo poco a poco, parando justo antes de las raíces. Absorbe el agua del cabello mojado y recién lavado y acondicionado prensando con una toalla de microfibra; no lo frotes; esto daña la cutícula y estimula el encrespado.


Alfre Woodard

TAYLOR HILL/GETTY IMAGES

Alfre Woodard tiene el pelo corto rizado y estrechamente texturizado


7. "Aco-lava" o lava a la inversa el cabello grueso, seco, áspero o rizado

Aco-lavar (abreviatura de lavar solo con acondicionador) usa el acondicionador como champú; lavar al revés es usar el acondicionador primero y el champú al final. Estas técnicas son mejores para el cabello denso y deshidratado que es natural o relajado. Entre más grueso sea el cabello y más ajustada y rizada sea la textura, es más difícil que los aceites saludables del cuero cabelludo viajen de las raíces del tallo a las puntas, por lo que el cabello se vuelve muy seco. Si optas por una de estas rutinas, todavía es necesario alternar con una rutina regular de champú seguido por acondicionador para mantener un cuero cabelludo saludable.  Los folículos obstruidos pueden afectar negativamente el crecimiento del cabello, y acondicionar en exceso puede hacer que el cabello no responda al estilizado. Cabello áspero y cabello grueso no son la misma cosa. Cabello grueso se refiere a la densidad; es decir, tener mucho cabello en la cabeza. Áspero se refiere a la textura y al ancho de cada hebra individual. Y debo aclarar: puedes tener cabello delgado que sea áspero o cabello grueso que sea fino.


Sharon Osbourne

ANTHONY DEVLIN/GETTY IMAGES

Sharon Osbourne llama la atención con su cabello teñido de rojo.


8. Invierte en una mascarilla de acondicionamiento profundo

Deja de ignorar esos frascos de ayuda extra y aplica una dosis semanal de humectantes supernutritivos que encontrarás en las mascarillas cremosas para el cabello, llenas de grasas y aceites botánicos. Todo absorbe la humedad de nuestro cabello: la calefacción interior, las herramientas de estilizado con calor, el sol, los tintes químicos, los tratamientos para relajar o alisar, los productos de estilizado basados en alcohol, las canas (el cabello áspero y rígido es más seco) y, por supuesto, los cambios hormonales. ¿Cuánto tiempo se debe dejar puesta? La mayoría de las mascarillas aseguran que toman de tres a cinco minutos para "funcionar", pero déjalas de 10 a 30 minutos para conseguir el máximo beneficio. Usa un peine de dientes anchos para distribuir la mascarilla de manera pareja mientras hace su magia. Las mascarillas nocturnas son mejores para personas con cabello realmente dañado o denso y rizado que usan champú en las mañanas y están dispuestas a ponerse un gorro de ducha al dormir.


 Glenn Close

THEO WARGO/GETTY IMAGES

Glenn Close con un peinado corto, ondulado y blanco


9. Prolonga el tono con un champú que realce el color

Ya sea que tengas el cabello canoso, teñido de rubio en el salón de belleza o castaño con un producto de la farmacia, un champú o acondicionador que revitaliza el tinte mantiene el color vibrante. Opta por champús con agua tibia, no caliente, y elige un color compatible con el tuyo. Los champús con matices violeta aclaran el cabello blanco, rubio claro y gris y eliminan los tonos cobrizos o amarillos; los que tienen matices azul-verde eliminan el efecto anaranjado o rojizo del cabello castaño. Si se usan una vez a la semana, evitan el desteñido y alargan la frecuencia de las sesiones para aplicar tinte, e incluso contrarrestan los cambios de color causados por el cloro al disfrutar la piscina.


Minnie Driver

VINCENT SANDOVAL/GETTY IMAGES

El cabello ondulado y con rayitos de Minnie Driver luce perfecto suelto o recogido.

10. Deja que tu champú y acondicionador se encarguen del pelo encrespado

Estamos tan acostumbrados a depender de los sueros estilizantes, pero en realidad los acondicionadores son lo mejor para eliminar el esponjado porque forman un sello inmediato alrededor de la cutícula (la capa de cada cabello que parece una hilera de escamas). Los nuevos champús —incluso los que no tienen sulfato— usan ingredientes como keratina, grasas y aceites botánicos para crear una barrera de humedad que no atraerá la suciedad (razón por la cual el cabello con sueros de silicona se siente grasoso tan rápido). El pelo encrespado va de la mano con el cabello seco, así que evita champús que digan ser aclaradores o purificadores. Aunque pueden ser útiles para eliminar la acumulación de químicos para las mujeres que usan muchos productos de estilizado, estos pueden deshidratar el cabello aún más. Los nuevos champús antiencrespado tienen una combinación balanceada de ingredientes limpiadores y humectantes más suaves.

Más de belleza y estilo

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.