Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×
Buscar
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

La mente curiosa y el triunfo singular de Diane Keaton

Cómo la estrella del teatro, la pantalla chica, y ahora de las redes sociales se ha mantenido una icono por más de 50 años.


spinner image Diane Keaton en la oficina de su hogar.
Diane Keaton en su oficina.
RUVEN AFANADOR

Diane Keaton se queda perpleja ante mi pregunta. No son muchas las aspirantes a actrices que se convierten en protagonistas de Hollywood, y no son muchas las protagonistas que logran carreras que abarcan más de 50 años, que reciben cuatro nominaciones a los premios Óscar (incluida una victoria), o que se vinculan con algunos de los directores y coprotagonistas más emblemáticos de la historia del cine. Sin embargo, cuando le pregunto a Keaton sobre el secreto de su éxito y su larga trayectoria en el mundo del espectáculo, se queda atónita. ¿Acaso entiende por qué los directores y el público han estado tan fascinados con ella todo este tiempo?

Un largo silencio. Luego: “Entiendo la gran suerte que he tenido. Eso es lo que entiendo”, afirma Keaton, de 77 años, por teléfono desde su casa de Los Ángeles. “Había un aspecto en mí que era, creo, un poco más… no lo sé”. Intenta encontrar las palabras para explicar el atractivo tragicómico y disparatado de gran parte de su actividad profesional. “Yo no era lo que se podría llamar ‘una verdadera actriz’. Había un aspecto en mí que era, creo, un poco más… un poco raro. Vaya, es tan curioso recordar todo esto”.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Ese “todo” incluye personajes como Kay Corleone en las películas The Godfather, la adorable y autocrítica heroína de Annie Hall, la periodista en Reds y la madre soltera en Baby Boom, su primera colaboración con la guionista y directora Nancy Meyers. El grupo de actores que coprotagonizaron películas con Keaton (ella los llama hombres “que cobraron por besarme”) incluye a Woody Allen, Warren Beatty, Al Pacino, Robert DeNiro, Jack Nicholson, Morgan Freeman, Mel Gibson, Michael Douglas, Sam Shepard, Richard Gere —sigamos— e incluso Steve Martin y Keanu Reeves. Keaton también trabaja bien con mujeres como Bette Midler y Goldie Hawn, sus coprotagonistas en el sorprendente éxito de 1996 First Wives Club.

spinner image Diane Keaton.
RUVEN AFANADOR

Y sigue gozando de gran popularidad. En Book Club: The Next Chapter, Keaton y sus coprotagonistas, Jane Fonda, Mary Steenburgen y Candice Bergen, repiten sus personajes de la película del 2018 para pasear por Italia, coquetear con los lugareños y beber botellas de prosecco.

Recientemente, Keaton agregó un nuevo rubro a su currículum: estrella de Instagram. La dinámica cuenta de la actriz ha sido calificada por la elite informática como “un tesoro nacional”, “un estupendo centro de recuerdos nunca vistos, bromas divertidísimas, referencias a admirables obras de arte y arquitectura, deseos de cumpleaños muy atentos para otras estrellas y comentarios sobre personas atractivas”.

Además, descubrimos algo: al consultar con Keaton sobre su popularísima cuenta de Instagram —tiene unos 2.3 millones de seguidores—, comprendimos mejor lo que oculta el singular encanto que impulsó una de las carreras más importantes de Hollywood, un encanto que la misma Keaton no puede explicar con exactitud.

spinner image Keaton en su oficina al frente de un cuadro con el número 1948 escrito.
RUVEN AFANADOR

Keaton es la mayor de cuatro hermanos, y pasó sus primeros años en el barrio de Highland Park de Los Ángeles, donde su familia vivía en una barraca Quonset de chapa ondulada. Una vez, al ver un edificio similar en Tucson, Keaton publicó una foto en Instagram y escribió: “Me hizo extrañar a mi madre y a mi padre”. Su padre era John Hall, ingeniero civil y agente inmobiliario, y su madre era Dorothy Keaton, ama de casa. (Keaton comenzó a usar el apellido de soltera de su madre profesionalmente cuando se enteró de que ya existía una actriz llamada Diane Hall).

Dorothy —que era aficionada a la fotografía, el colaje y la cerámica, y escribía diarios— deseaba gozar de reconocimiento, un anhelo que inspiró las propias aspiraciones profesionales de Keaton.

“Cuando era pequeña, con unos seis años, vi la coronación de mi madre como Mrs. Highland Park”, recuerda Keaton. “Recuerdo que dije: ‘Dios mío, yo también quiero eso. Quiero subir al escenario donde todo está iluminado’. Imagínate el impacto que tuvo eso en toda mi vida”. Dorothy llegó a obtener el título de Mrs. Los Angeles, pero sus mayores ambiciones quedaron truncadas cuando la familia se mudó a una zona más aislada en el extremo sur de la ciudad. “Ahí se acabó todo”, recuerda Keaton. “La vida cambió para ella”.

La imposibilidad de Dorothy de hacer realidad sus propios sueños impulsó los planes de su hija. “Vi lo que tuvo que afrontar mi madre”, comenta. “Yo no quería eso para mí”. A los 19 años, Keaton se trasladó a Nueva York y empezó a estudiar actuación. “Quería ser famosa”, le dijo a AARP en el 2015. “Quería ser una estrella de cine”.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

No le llevó mucho tiempo.

spinner image Diane Keaton sentada en unas escaleras usando uno de sus famosos sombreros.
RUVEN AFANADOR

Keaton trabajó con la famosa profesora de actuación Sandy Meisner antes de debutar en Broadway en la producción original de Hair —en la que se negó a desvestirse— en 1968. Luego colaboró con Woody Allen en la versión teatral y la cinematográfica de su guion original Play it Again, Sam. Además, mucho antes de que se estrenara la película de Allen, Keaton hizo una prueba de actuación para The Godfather.

La novela de Mario Puzo había pasado 67 semanas en la lista de libros más vendidos de The New York Times tras su publicación en 1969, pero de algún modo, Keaton no la conocía. “Ni siquiera sabía lo que era The Godfather”, recuerda. “Alguien me dijo: ‘Tienes que hacer pruebas de actuación para conseguir papeles’, así que hice una prueba para la película y conseguí el papel de Kay Corleone”, la esposa de un capo de la mafia. En un video de Instagram con motivo del 50.º aniversario del estreno de la película el año pasado, Keaton narró fragmentos de su prueba con su coprotagonista Al Pacino, y aún le costaba creer que ella, una actriz de comedia, hubiera sido elegida para interpretar un papel dramático: “Fue lo más curioso que me pasó en toda mi vida”.

spinner image La entrada del hogar de Diane Keaton con sus sombreros y cuadros.
La entrada de la cocina de Diane Keaton con sus sombreros y tablas para cortar.
RUVEN AFANADOR

En la primavera de 1972, se estrenaron Play it Again, Sam y The Godfather en los cines con seis semanas de diferencia. “Después de eso, la situación cambió”, admite Keaton. Ya estaba en camino.

Seis años más tarde, recibió el Óscar por Annie Hall, cuando su predilección por la ropa masculina de gran tamaño y los sombreros de ala ancha se convirtió en una tendencia de moda. Luego de esa película, siguieron décadas de comedias y una selección de papeles dramáticos, como Reds y Marvin's Room, por cada una de las cuales obtuvo una nominación al premio Óscar a la mejor actriz. (Su cuarta nominación fue por Something's Gotta Give, de Meyers).

El pasado mes de agosto, Keaton se puso de rodillas para hundir las manos en cemento húmedo como parte de una ceremonia para instalar su estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood. La voz le tembló durante su discurso, cuando dedicó ese momento a sus padres.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

El Día de San Valentín de este año, Keaton publicó un montaje de algunas de sus escenas más atrevidas de besos, y lo dedicó a “todos los hombres que cobraron por besarme”. (Meyers respondió: “Muy gracioso, pero como estuve presente en algunas de ellas, sé que esos hombres siempre querían una toma más”).

La actriz tuvo varios romances notorios en su vida, entre ellos con Woody Allen, Warren Beatty y Al Pacino, pero nunca se ha casado. Hoy por hoy, afirma que es feliz estando sola.

“Yo no salgo con nadie”, explica. “No recuerdo que nadie me llamara para decirme: ‘Hola, Diane, soy fulano, me gustaría invitarte a salir’. Eso no sucede. Por supuesto que no. Es muy poco probable”.

spinner image Diane Keaton junto a su perro.
RUVEN AFANADOR

Sin embargo, Keaton no permitió que el hecho de no tener pareja le impidiera tener una familia. A los 50 años, adoptó a su hija Dexter, que ahora tiene 27 años. Cinco años después llegó su hijo Duke, de 22. “Son geniales”, dice con naturalidad. “Les va bien”. Sin embargo, como en los últimos tres años se ha ido vaciando el nido —Dexter se casó y Duke se fue a vivir con otros compañeros de casa—, Reggie, la golden retriever de Keaton, se ha convertido en su compañera en la vida.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

“Es muy lista”, dice Keaton. “Me la regaló un amigo. Ni siquiera se la pedí. Vino y me dijo: ‘Creo que necesitas este perro’. Y yo le respondí: ‘Bueno, supongo’. No había forma de evitarlo. Por supuesto, ahora la adoro. Los perros son irresistibles. Son como nosotros. Reggie es muy traviesa y muy graciosa”.

En Instagram, se puede ver a Reggie gozar devotamente de la atención de Keaton mientras la actriz canta “How Deep Is the Ocean” ante la mirada de la perrita. Keaton subtituló la publicación: “¡No se olviden de cantarle a su perro!”.

Una de las principales pasiones tangibles de Keaton es la fotografía. Ha publicado varios libros con sus fotografías, y le encanta tomar instantáneas en los lugares donde va a filmar. El tiempo que pasó en Italia durante el rodaje de Book Club el año pasado “fue una de las mejores experiencias que viví en una película”, nos cuenta. “Todo mi viaje en realidad fue sobre todas las cosas que vi y fotografié. Caminas por las calles y no sabes con qué te vas a encontrar, así de intenso es. Me encanta. Me encantaron los edificios. Me encantaron las puertas”. En Instagram, Keaton publicó un montaje de fotografías de puertas y ventanas que había tomado en Italia, y las llamó “mi nueva obsesión”. Su amiga Allison Kaye, productora de cine, respondió: “Obsesionada contigo”. Keaton respondió: “❤️❤️❤️”.

spinner image Varios zapatos y botas de Diane Keaton.
Las botas de Diane Keaton frente a una fotografía enmarcada de Ruven Afanador.
RUVEN AFANADOR

La actriz ha escrito tres libros de memorias en total: Then Again, un recuerdo de su madre, publicado en el 2011; Let's Just Say It Wasn't Pretty, sobre la cultura de la belleza y su estilo icónico personal, publicado en el 2014; y el íntimo y conmovedor Brother & Sister, la historia de su hermano Randy y su batalla con la enfermedad mental y el alcoholismo, publicado en el 2020.

“Falleció hace poco tiempo, un par de años”, explica Keaton, con lágrimas en los ojos. Randy era poeta y artista, y “le fue muy difícil afrontar el mundo en general y la vida misma”, agrega. Como era el único varón de la familia, su padre esperaba que se dedicara a los negocios, una vida para la que no estaba preparado, lo cual causó dolor y malentendidos. “Siento que Randy es la peor tragedia”, comenta. “Era tan delicado en ciertos aspectos, tan sensible. En el fondo era un verdadero artista”.

Después de la muerte de Randy, Keaton compartió algunos de sus colajes con sus seguidores en un video de Instagram. “Me encanta este”, dice sobre una obra audaz y abstracta en tonos rojos, crema y azules. “Quiero decir, imagínate. ¿De qué se trata? Nunca lo sabré. Nunca lo entenderé”.

spinner image Diane Keaton dentro de su casa.
Diane Keaton fotografiada por AARP en su casa de Los Ángeles.
RUVEN AFANADOR

Keaton tiene un pequeño equipo que la ayuda a montar sus videos y publicaciones de Instagram. “Necesito esa ayuda y la valoro”, señala. “En cierto modo, es como hacer pequeñas películas. Es una colaboración”.

No hace mucho, publicó un video que uno de sus ayudantes había grabado de ella en el que bailaba divertidamente al aire libre, al son de la canción “Flowers” de Miley Cyrus. “¡Tu maravillosa canción me ha dado un motivo para bailar en mi propio jardín!”, escribió Keaton, y etiquetó a Cyrus. La publicación recibió casi un millón de “me gusta”, incluidos los de sus admiradoras Lindsay Lohan, Ellen Pompeo, Kerry Washington, Alicia Keys y Roma Downey.

“Fue simplemente uno de esos días en los que pensé, voy a hacer algo tonto”, dice sobre la publicación viral. “Estaba escuchando música afuera, y pensé: ‘¿Qué más da?’. Surgió de la nada”.

Quizá sea esa la respuesta a mi pregunta anterior. ¿Cuál es el excéntrico atractivo de Diane Keaton, el motivo por el que ha permanecido tantos años en las pantallas y los corazones de todo el país? Podría ser simplemente que vive la vida a su manera, según su propia idiosincrasia, y nos invita a todos a que también lo intentemos.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.