Skip to content

Vota: temas críticos como Medicare y el Seguro Social están en juego

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

<i>The Big Year</i>

Steve Martin, Jack Black y Owen Wilson en una película no muy graciosa.

 

Clasificada: PG (Público general; parte del material no es adecuado para niños)     
Duración: 100 minutos
Protagonistas: Owen Wilson, Jack Black y Steve Martin


In EnglishThe Big Year no es como ninguna otra película que haya visto, y no lo digo en tono positivo. Comencemos con lo básico: Tres hombres maduros, tan obsesionados con la observación de aves que ponen sus vidas en pausa por un año para participar en una competencia anual casi desconocida, en la que los aficionados de la aves suben a aviones, trenes, botes y helicópteros; escalan montañas, y se arrastran por pantanos, para localizar grullas, garcetas, gaviotas, águilas, pájaros carpinteros y cualquier cosa rara que vuele. La persona con la mayor cantidad de avistamientos gana el concurso llamado Big Year (Gran año) y, de premio, sólo se lleva la dulce satisfacción de saber que fue el número uno. ¿Hombres en una competencia para observar pájaros? Como ven, esta no es la fórmula para un éxito de taquilla.

Vea también: Cine y televisión.

Pero el director, David Frankel, quien tuvo a su cargo la dirección de The Devil Wears Prada (El diablo viste de Prada) y Marley & Me (Marley y yo), piensa que tiene un arma secreta: un ojo sofisticado para la comedia. En The Big Year, Frankel reúne a tres comediantes de primera para embarcarnos en una gran aventura. Steve Martin es Stu Preissler, un director ejecutivo a punto de jubilarse, quien se pierde el nacimiento de su primer nieto para seguir su pasatiempo durante un año entero. Jack Black es Brad Harris, un aburrido programador de computadoras, divorciado y con sobrepeso, que vive en casa de sus padres y quien abandona a su padre, enfermo del corazón y con tanque de oxígeno, para ir tras un búho de las nieves. Pero el más patético de todos ellos es Kenny Bostick, caracterizado por Owen Wilson; un exitoso contratista, quien interrumpe un encuentro sexual con su bella esposa cuando oye la noticia de que una tormenta tropical en el Golfo de México traerá una gran cantidad de especies migratorias. Se supone que esperemos muchos diálogos chistosos de este trío.

Pero no es así. La película The Big Year, basada en el libro de no ficción premiado de Mark Obmascik, del mismo nombre, no es graciosa. Y cuando trata, en un tono más serio, de comunicar un mensaje sobre las verdaderas prioridades, se siente falso.

Nunca podemos entender por qué los personajes principales están tan fascinados con los pájaros que están dispuestos a sacrificar el resto de lo que es importante en sus vidas con tal de observarlos. No se supone que simpaticemos con Kenny, el personaje de Wilson, quien hace de todo, casi rayando en la trampa, para retener su título como campeón, pero tampoco encontramos simpáticos a los personajes de Martin o de Black, aunque se supone que sí lo sean. A pesar de un grupo de actores de reparto impresionante, incluidos Anjelica Huston, Brian Dennehy y Dianne Wiest, nunca sentimos que estamos realmente conociendo a ninguno de los personajes. Y, peor todavía, tampoco se percibe el hecho de que la producción se rodó en más de 100 lugares diferentes alrededor de todo el mundo.

Ni siquiera los pájaros de The Big Year son interesantes. Les apuesto que hasta los miembros de la sociedad Audubon quedarán defraudados. Y, lamentablemente, eso lo dice todo.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO