Skip to content

Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena

¿Necesitas ayuda para preparar tus impuestos? Visita Tax-Aide.
Impuestos: ¿Eres chofer de Uber? También tienes que pagarle al IRS
Impuestos: Tienes hasta el 17 para rendir tu planilla, Tax-Aide te ayuda.
Descuentos: Restaurantes ofrecen increíbles ofertas para la cena
 

<i>The Beaver</i>

Una representación sincera de la depresión y su impacto, protagonizada por Mel Gibson.

Mel Gibson in The Beaver

Cortesía Summit Entertainment

Mel Gibson, protagonista de The Beaver, (El castor).

  
Directed by Jodie Foster
Rated PG-13
Runtime: 91 mins.

In English  | The Beaver (El castor), en manos menos hábiles, podría haber sido un desastre. La película, aunque trata de un tema muy serio —las tribulaciones de un hombre de familia de mediana edad que sufre de una depresión clínica crónica— al principio, por lo menos, lo trata con humor.

Tras intentar en vano suicidarse, Walter Black (Mel Gibson), ejecutivo de una empresa de juguetes, intenta hacer frente a sus problemas con el títere de un castor, utilizándolo para comunicarse con sus familiares y colegas (con un acento Cockney para distinguir la voz del castor de la suya). El castor lo acompaña hasta cuando se acuesta con su esposa, Meredith (Jodie Foster, que también dirige). En lo que podría haber sido una elección sentimental, Foster le dio el papel a su amigo Gibson, quien claramente ha batallado sus propios demonios últimamente. En los primeros preestrenos de la película, Foster pidió al público que dejaran a un lado sus opiniones personales acerca de Gibson basadas en los reportes de los tabloides sobre su vida privada. No tuvo por qué hacerlo. Gibson, en una de sus mejores actuaciones y quizás inspirado por sentimientos en lo más recóndito de su ser, se identifica en su papel y transmite el auténtico sufrimiento que se deriva de la enfermedad mental, así como la decidida alegría que se siente al superarla — y hace que The Beaver sea una película que no deberíamos ignorar.

Foster emprendió el proyecto tras leer el acertado guión del novato Kyle Killen. Dice que se impresionó con tanto la sagacidad como con las duras emociones que transmite la historia, pero también afirma:"Me encanta explorar el complejo tapiz que forman las conexiones familiares". Pues mientras The Beaver se centra en la depresión que padece un solo individuo, también nos comunica un mensaje que con gran frecuencia pasamos por alto: dicha enfermedad afecta a todos los que rodean al afligido, comenzando por su familia. En esta trama, Meredith apenas puede soportar la melancolía de su esposo un día más, pero aún lo ama. A su hijo adolescente Porter, papel que hace con esmero Anton Yelchin (Star Trek, Terminator Salvation), simultáneamente lo afligen la pérdida del padre que una vez llegó a conocer y los lazos genéticos que los conectan. Mientras tanto, su adorable hermano menor Henry, interpretado por Riley Thomas Stewart (quizás lo recuerde de la nueva versión de la serie de televisión 90210 (Sensación de vivir: La nueva generación), establece vínculos con el otro yo de su padre que representa el castor, y se relacionan felizmente como nunca antes.

En un argumento secundario que al final ayuda a determinar cómo la familia Black triunfará, o no triunfará, sobre sus tribulaciones, el guionista Killen introduce a Norah, el interés amoroso adolescente de Porter, interpretada por la muy talentosa Jennifer Lawrence (quien fue nominada para un Oscar por su actuación el año pasado en Winter’s Bone). Perfecta a primera vista, Norah, resulta ser, ha padecido sus propias crisis, y es a través de la pena que comparten que pueden ella y Porter, y todos los demás en esta historia de relaciones humanas, sobrevivir.

Foster considera The Beaver una parábola, y el tono cambiante que usa audazmente a lo largo de la película profundiza la experiencia de los espectadores. Comienza con Black, solo, flotando como si estuviera muerto en una piscina. La luz y el humor llegan cuando Black empieza a usar su títere de castor. Según Foster, eligió a Gibson para que interpretara el papel de Black porque él entendía la tragedia dentro de la comedia; evidentemente, ella también lo comprende. De modo que olvidamos las payasadas a medida que Foster logra mostrar la humanidad de cada uno de los personajes, y nos ofrece una caracterización honesta, no solo de la depresión sino también del poder curativo de las relaciones humanas.

Lamentablemente, si no fuera por esos reportes de los tabloides, The Beaver sería el favorito para las nominaciones de premios de taquilla y múltiples otros premios importantes. Pero una indicación más precisa de su éxito será la cantidad de vidas que la película salva. Son muchos los que sufren de depresión en este mundo, y aún más los que los conocen y quieren. Gracias al sentido de responsabilidad social de la compañía financiadora de The Beaver, Participant Media, el público verá una nota al final de los créditos de la película dirigiéndolos a un sitio web (enlace en inglés) si ellos o alguien que conozcan necesitan ayuda con la depresión. Visítelo aquí: www.takepart.com/thebeaver.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTICULO