Skip to content
 

Crítica: Iron Man 2

Seguramente hay una historia escondida en Iron Man 2, pero dar con ella sería como encontrar una aguja (de hierro) en un pajar.

In English | Las cualidades que hicieron del primer Iron Man un filme de superhéroes para adultos único se hacen humo entre las bolas de fuego de esta continuación. Atrás quedaron el subtexto obsesivo de la angustia de la mediana edad y la punzante sensación de una vida desperdiciada que perturbaban al héroe, el fabricante de armas Tony Stark (Robert Downey Jr.).

También quedó en el pasado la inseguridad que ensombrecía a Stark mientras intentaba crear no solo una nueva identidad, sino aquella que pudiera borrar el oportunismo egoísta de la adultez.

En la primera película, cuando Stark les anunció a los asombrados periodistas "Yo soy Iron Man", no solo se identificaba con su álter ego, sino también declaraba que había sobrevivido el fuego purificador para tornarse más duro y fuerte que nunca.

Por supuesto, Robert Downey Jr. es tan buen actor que a menudo podemos vislumbrar el pasado en sus ojos, pero el guión de Iron Man 2 parece estar más preocupado por brindar nuevas ocasiones para un caos metálico entre una procesión de personajes apenas esbozados.

Principalmente, entre ellos está el villano a cargo de Mickey Rourke, quien, después de un desempeño asombroso en The Wrestler hace algunos años, aparentemente pensó que era hora de aprovechar la oportunidad monetaria de convertirse en el malvado de turno como lo hicieron en el pasado estrellas como Jim Carrey y Arnold Schwarzenegger (en Batman Forever y Batman & Robin, respectivamente, dos continuaciones de segunda como esta), aunque a ellos tampoco les funcionó.

El desfile de estrellas que tienen una línea o dos en Iron Man 2 recuerda a esas superproducciones de antaño, como Around the World in 80 Days (La vuelta al mundo en 80 días) o It’s a Mad Mad Mad Mad World (El mundo está loco, loco, loco). ¿Sam Rockwell como el empresario rival? ¡Ahí está Samuel L. Jackson con un parche en el ojo! ¿Esa es Scarlett Johansson medio desnuda? Y qué lindo es ver a Farry Shandling como un senador severo llamado Senador Severo, ¿o no?

Seguramente hay una historia escondida en Iron Man 2, pero dar con ella sería como encontrar una aguja (de hierro) en un pajar. Sobra decir que el villano que interpreta Mickey Rourke tiene su propia armadura de avanzada para competir con la que Tony Stark inventó y explotó en la película original.

Claro que se enfrentan —de manera espectacular—, pero cuando lo hacen ni siquiera se puede pensar que la lucha ocurre en un mundo paralelo ni alternativo. Se trata de violencia computarizada casi hasta el punto del fetichismo, como salida de un videojuego, sin ningún tipo de pasión.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO