Skip to content
 

¿Es hora de instalar paneles solares?

Si la factura de electricidad te está arruinando el presupuesto, la energía solar puede ser una buena solución.

Trabajador carga un panel solar en su hombro mientras camina en el techo de una casa al sur de California

E+ / GETTY IMAGES

In English

El uso de electricidad para encender las luces, poner el aire acondicionado y secar la ropa es cada vez más costoso. El año pasado, los precios de la electricidad al por menor en el país aumentaron al ritmo más rápido desde el 2008 y alcanzaron un récord de 13.72 centavos por kilovatio hora (kWh), según la Administración de Información de Energía de EE.UU. (en inglés). La entidad espera que los precios de la electricidad aumenten casi un 4% este año, así que es probable que continúe el impacto económico a tu bolsillo.

Al mismo tiempo, el costo de generar electricidad con paneles solares que convierten la luz solar en energía ha estado disminuyendo desde hace una década. Hace diez años, un sistema solar residencial promedio de 6 kWh costaba $50,000 o más. Sin embargo, en la actualidad una instalación típica en el hogar cuesta entre $16,200 y $21,400. Esto representa una reducción de más del 60%, según Sunrun (en inglés), un fabricante de paneles solares residenciales.

Para aumentar su asequibilidad, el Gobierno federal aún ofrece un generoso crédito tributario a los propietarios que instalan sistemas solares, pero se prevé que el programa de incentivos se elimine en el 2024. Añade a esto el hecho de que las viviendas con sistemas de energía solar se venden por un 4.1% más, según la compañía de bienes raíces en línea Zillow (en inglés), y que la energía renovable es más respetuosa con el medio ambiente, y el panorama de la energía solar se vislumbra un poco más soleado.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


“Las principales razones para alimentar tu casa con energía solar son reducir o incluso eliminar tus facturas de electricidad y ser más respetuoso con el medio ambiente al reducir tu impacto ecológico”, indica Nick Liberati, gerente de comunicaciones en EnergySage (en inglés), un mercado de energía renovable que ayuda a las personas a comparar proyectos solares.

De hecho, una encuesta reciente de SaveOnEnergy y CNET puso de manifiesto que las principales motivaciones para cambiar a la energía solar eran “ahorrar dinero en la factura de la electricidad” (82%) y “razones ambientales” (65%).

¿Deberías entonces hacer el sacrificio, pagar los costos iniciales y cambiar a la energía solar? Depende de una serie de factores. A continuación, te explicamos lo que necesitas saber para tomar una decisión informada.

Los créditos tributarios compensan los gastos de instalación

Si deseas reducir el costo de instalar un sistema solar fotovoltaico en el techo y acortar el tiempo que tarda tu inversión en rendir beneficio, aprovechar el crédito tributario del Gobierno federal es clave. Es el mejor incentivo económico para la energía solar. A diferencia de una deducción de impuestos, que reduce tus ingresos gravables, un crédito tributario es una reducción, dólar por dólar, del monto del impuesto que adeudas.

En la actualidad, el Gobierno proporciona un crédito tributario del 26% para los sistemas instalados entre el 2020 y el 2022 y un crédito del 22% para las instalaciones que se completen en el 2023. Sin embargo, a menos que el Congreso renueve el crédito, vencerá en el 2024. (Aun así, siempre existe la posibilidad de que se extienda el crédito tributario por inversión en energía solar, señala Liberati. La ley Build Back Better del presidente Biden, agrega, propuso una extensión de 10 años del crédito tributario por inversión solar que aumentaría de nuevo el crédito tributario al 30%. Sin embargo, no está claro si se aprobará el proyecto de ley).

Si deseas reclamar el crédito tributario, la instalación solar debe ponerse en funcionamiento durante ese año fiscal y ha de generar electricidad en una residencia primaria o secundaria (como una casa de vacaciones) en Estados Unidos, o ser parte de un proyecto solar comunitario en el que te suscribes a granjas solares locales para obtener energía. Eso significa que no podrás aprovechar el crédito si compraste paneles solares y no los instalas para fines del 2023. También tienes que ser propietario del sistema, que debe ser nuevo o utilizado por primera vez, y debes pagarlo en efectivo o financiarlo.

A continuación, te mostramos cómo se calculan los ahorros. Digamos que cuesta $20,000 instalar un sistema solar fotovoltaico antes del 31 de diciembre del 2022. El crédito tributario se calcularía de esta manera: $20,000 x 0.26 = $5,200. Lo que significa que el costo real de tu sistema disminuiría a $14,800. “Esa es una reducción sustancial en los costos de bolsillo”, indica Ben Airth, director de políticas de generación distribuida en el Center for Sustainable Energy (CSE). Es posible que también reúnas los requisitos para reembolsos de tu compañía eléctrica, o de los Gobiernos estatal y local, así como para créditos tributarios estatales. Así que investiga un poco para informarte.

Si deseas hacerte una idea de si la energía solar tiene sentido financiero en tu situación, ingresa tu información en una “calculadora" de costos solares (en inglés), como la que ofrece EnergySage. Las estimaciones se basan en tu techo, tu factura de electricidad y las ofertas en tu zona.

Ten en cuenta que el crédito tributario por inversión solar no es reembolsable. Eso significa que, si el crédito de impuestos excede tu responsabilidad tributaria, no obtendrás un reembolso por el monto del crédito que exceda tu factura de impuestos. Sin embargo, puedes aplicar cualquier cantidad no utilizada del crédito al próximo año fiscal.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


¿Cuándo sería mejor cambiar a la energía solar?

Si bien no hay una respuesta universal sobre los tipos de vivienda que más se benefician de los paneles solares, hay algunos factores clave que debes considerar. Para comenzar, es una gran ventaja vivir en un estado donde el sol brilla prácticamente todo el tiempo, como Arizona, Florida y California. También es importante el lado de la calle en el que vives, ya que cuanto más sol recibas, mejor.

“En términos generales, ser propietario de una vivienda unifamiliar e independiente con un techo orientado al sur que esté en buenas condiciones y reciba poca sombra se ajusta de manera óptima al uso de la energía solar", observa Liberati. Los propietarios de viviendas que tienen altos costos de electricidad también son buenos candidatos, agrega, ya que cuanto más gastes en electricidad, más ahorrarás con la energía solar.

Hay otros beneficios de la energía solar que van más allá de los costos. Una ventaja de no depender de la red eléctrica tradicional es lo que llamamos “resiliencia”, apunta Liberati. “Cuando se combina con una batería, un sistema de paneles solares puede mantener el suministro de electricidad durante los apagones”, explica. Las baterías para un sistema solar cuestan entre $5,000 y $7,000.

¿Vale la pena la inversión?

La respuesta es "sí", dice Airth. Los ahorros en la factura eléctrica son inmediatos. Y “con el tiempo, el sistema se amortiza totalmente”, observa. “La conclusión es que, en lugar de pagar por todo tu consumo de electricidad, inviertes en tu propio sistema de energía”. El período de amortización de la energía solar es típicamente de entre siete y diez años, añade.

¿Cuánto pagarás por la electricidad una vez que instales el sistema solar? Depende de cuánta energía solar produzca tu sistema y de dónde vivas. Sin embargo, los ahorros pueden ser significativos.

“En un mes solar productivo, por lo general en la primavera y el verano, la factura puede reducirse a $0 o incluso reflejar un monto negativo cuando se reembolsan los créditos en la factura de servicios públicos del cliente”, explica Airth. “En el otoño y el invierno, cuando hay menos horas de luz solar, es posible que la factura de servicios públicos varíe entre el 25 y el 100% de tu factura previa a la instalación de las placas solares”. Existen muchas variables, añade, como el tamaño del sistema y el consumo de energía mensual.


Adam Shell es un periodista independiente; su carrera incluye trabajos como reportero especializado en mercados financieros en USA Today e Investor’s Business Daily, y contribuciones como editor adjunto y escritor en la revista Personal Finance, de Kiplinger.