Skip to content
 

Exenciones tributarias por desastres naturales

El IRS ofrece deducciones, prórrogas y más a los contribuyentes afectados por huracanes, incendios forestales, inundaciones y otras calamidades.

Mujer llamando por teléfono en medio de un apartamento inundado

COLIN ANDERSON PRODUCTIONS LLC/GETTY IMAGES

In English

Cuando una catástrofe afecta tu zona, afrontar los daños en tu casa y en tu propiedad, e incluso la pérdida de un ser querido o de una mascota, es angustioso, devastador y agotador. Presentar la declaración de impuestos o hacer pagos estimados puede ser una molestia más que añadir a tu sufrimiento.

El Servicio de Impuestos Internos (IRS) reconoce la carga de los contribuyentes en las zonas de desastre y ofrece asistencia de diversas maneras.

"A veces nos suceden cosas malas. Sin embargo, el código tributario puede ayudar", dice Larry Pon, contador público de Redwood Shores, California, cuyos clientes se han visto afectados por incendios forestales.

Hablamos con expertos fiscales y en contabilidad sobre lo que hay que saber, desde el punto de vista tributario, si te enfrentas a las consecuencias de un desastre natural como un huracán, un tornado, un incendio forestal o una inundación.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida. 


Recibe más tiempo para presentar la declaración

El IRS ofrece extensiones de la fecha límite para presentar la declaración, técnicamente conocidas como aplazamientos, para los contribuyentes afectados. La duración del período de gracia puede variar, pero generalmente es de varios meses. "Cualquier persona o empresa con una dirección registrada en la zona del desastre reúne los requisitos automáticamente", dice Eric Smith, portavoz del IRS. "La mayoría de las declaraciones y pagos pueden acogerse a esta ayuda, sin penalización y sin intereses".

Por su parte, Pon señala que no se necesita ningún papeleo especial para recibir una extensión; el código postal que aparece en tu declaración tributaria es esencialmente una prueba. Él sugiere poner una nota en la parte superior de la declaración en papel, o añadir una nota en la declaración electrónica, de que estás aprovechando la extensión, pero dicha nota no es obligatoria. Si recibes una notificación de multa del IRS por no haber presentado la declaración a tiempo, puedes responder que estabas en una zona de desastre designada, añadió Pon.

Es importante consultar la guía del IRS para saber cuál es la nueva fecha para presentar la declaración, señala Ed Kaminski, contador público certificado de Houston que tiene clientes afectados por huracanes e inundaciones. El IRS ofrece información reciente sobre la ayuda en caso de desastre en su página web Ayuda y alivio por emergencia en casos de desastre para las personas y los negocios. El IRS también tiene una línea telefónica de ayuda en caso de desastre: 866-562-5227.

Además, puedes recibir una extensión para presentar la declaración si tu preparador de impuestos se encuentra en una zona de desastre designada y no puede trabajar en tu declaración, señaló Pon.

También pueden ampliarse otros plazos relacionados con los impuestos. Por ejemplo, si se amplía la fecha límite de presentación de la declaración de abril para los contribuyentes afectados por un desastre, también se amplía la fecha límite para las aportaciones a las cuentas IRA.

Pon recomienda revisar la notificación del IRS para asegurarte de que tienes derecho a esta ayuda. "No te limites a suponerlo", dice. El IRS publica una página web que enumera las zonas afectadas por las emergencias declaradas por el Gobierno federal.

Reclamos por pérdidas que no cubre el seguro

En general, puedes deducir cualquier pérdida que supere el reembolso que recibas de tu compañía de seguros. Las pérdidas se limitan al costo o al valor justo de mercado del artículo, el que sea menor de los dos, declaró Kaminski. Puso el ejemplo de una obra de arte que se compró a un precio de $1,000, pero que ahora vale $10,000; solo se puede reclamar como pérdida el costo de $1,000.

Si has tenido que pagar un deducible al presentar una reclamación al seguro de automóvil o de vivienda, el importe del deducible se considera una pérdida en tu declaración tributaria, ya que no estaba cubierto por el seguro.

Si incluyes una pérdida en tu declaración de impuestos, deberás anotar el número de declaración de desastre de FEMA en el Formulario 4684 (en inglés), "Casualties and Thefts" (Hechos fortuitos y robos), anexo a la declaración tributaria. Puedes encontrar el número en los comunicados de prensa del IRS sobre ayuda en caso de desastre.

Tendrás que detallar tus deducciones para poder reclamar la pérdida o el daño de bienes por hechos fortuitos. Para detallar, debes tener derecho a recibir más que la deducción estándar. La deducción estándar para las parejas casadas que presentan una declaración conjunta para el año fiscal 2022 es de $25,900; para los contribuyentes solteros y las personas casadas que presentan una declaración por separado, la deducción estándar es de $12,950. Para los jefes de familia, la deducción estándar es de $19,400.

Debes restar $100 de cada hecho fortuito o robo que se haya producido durante el año, después de haber restado el valor residual y cualquier seguro u otro reembolso. A continuación, suma todas esas cantidades y resta el 10% de tus ingresos brutos ajustados de ese total para calcular tus pérdidas por hecho fortuito y robo permitidas para el año.

Recibe ayuda por documentos perdidos

Calcular las pérdidas puede parecer imposible cuando los documentos han sido destruidos en un incendio, una inundación u otro desastre.

"Tengo clientes que lo han perdido todo literalmente. Ves las imágenes del antes y el después, y la foto del después parece haber sido tomada en la luna. Ya no queda nada", dice Pon.

Si los documentos fueron destruidos, hay formas de reconstruir los registros, como obtener copias electrónicas de los estados de cuenta del banco y de las tarjetas de crédito. El precio que pagaste por tu casa es un registro público. La mayoría de las personas recuerdan a qué organizaciones benéficas les hicieron donaciones y pueden llamar a las empresas sin fines de lucro para solicitar la documentación, señala Pon.

Según Kaminski, el IRS normalmente facilita "métodos de puerto seguro" para que los contribuyentes calculen las pérdidas después de un desastre. Entre estos métodos está el costo estimado de la reparación, la estimación de un contratista autorizado del costo de restauración de la propiedad o el valor de una tasación. "El IRS se muestra comprensivo con las personas que han perdido todos sus registros", sostiene.

Además, puedes obtener una copia gratuita de reemplazo de las declaraciones de impuestos perdidas o dañadas; el IRS renuncia a la cuota que normalmente cobra.

Sin embargo, lo más importante es llevar un buen registro y conservar copias a las que puedas acceder electrónicamente o fuera de tu casa si tu vivienda se daña o queda destruida.

Enmienda una declaración para reclamar una pérdida en el año anterior

Los contribuyentes que sufran pérdidas no aseguradas o no reembolsadas relacionadas con un desastre, pueden reclamar esas pérdidas en la declaración tributaria del año anterior, si así lo desean.

"Esto les da más flexibilidad a las víctimas de desastres", dice Smith, señalando que la pérdida puede ser más beneficiosa desde el punto de vista tributario en el año anterior que en el actual. "Tal vez tengas la oportunidad de recibir un reembolso antes, en vez de esperar a obtener el beneficio cuando hagas la declaración el año que viene. Esto puede ser útil, por ejemplo, para mantener el flujo de efectivo".

Pon dice que puede valer la pena analizar cuál es el mejor año para presentar la declaración. "Tienes que hacer cálculos para determinar cuál te dará un mayor reembolso", afirma. "Depende de la categoría impositiva en la que te encuentres, de tu situación fiscal. La misma pérdida puede tener un resultado diferente en un año que en otro".

Para recibir el reembolso rápidamente, puede ser mejor reclamar la pérdida en la declaración original del año siguiente, sobre todo si el desastre se produjo a finales del año calendario, en lugar de modificar la declaración que presentaste antes del 15 de abril. "Las declaraciones originales se procesan normalmente con mucha más rapidez que las enmendadas", dice Smith.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Averigua lo que es gravable y lo que no lo es

Los pagos de ayuda en caso de desastre que reúnan los requisitos por lo general están exentos de impuestos. Sin embargo, no puedes hacer una doble reclamación de pérdidas. "No seas avaricioso", dice Pon.

Por ejemplo, no puedes deducir las pérdidas por hechos fortuitos o los gastos médicos si fueron reembolsados específicamente por subvenciones de ayuda por desastre. Además, si dedujiste la pérdida de tu vivienda y más tarde recibiste una subvención por desastre por la pérdida de ese mismo inmueble, es posible que tengas que añadir una parte o la totalidad de la subvención a tus ingresos gravables.

"Diversos pagos por desastres están exentos de impuestos, pero los que cubren daños a la propiedad deben restarse al calcular cualquier deducción por pérdida debida a un desastre", dijo Smith.

Si la Cruz Roja o el Salvation Army proporcionan alojamiento temporal, alimentos o ropa, esa ayuda no está sujeta a impuestos, señala Pon. Sin embargo, los beneficios por desempleo por desastre, al igual que los beneficios por desempleo ordinarios, están sujetos a impuestos.

Pide ayuda para entender las normas

Presentar una declaración con pérdidas por un desastre puede ser más complicado que preparar una declaración normal. "Hay que investigar", dice Kaminski. "Tienes que indagar y pedir ayuda".

Contrata a un preparador de impuestos profesional que te ayude a entender las normas complejas. Si no puedes permitirte contratar a alguien, la sociedad de contadores públicos certificados de tu estado (en inglés) puede ofrecer ayuda voluntaria, señala Pon.


Sharon Waters, excontadora pública certificada (CPA), ha escrito para Wired.com y otras publicaciones.