Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Cómo evitar las facturas médicas imprevistas Skip to content
 

Cómo evitar facturas médicas imprevistas

La prevención es la mejor medicina para proteger tu salud financiera.

Mujer con una mano en la cabeza y en la otra sostiene una factura médica.

ALAMY

In English | Aunque tengas seguro médico, eso no garantiza que no te llegue una factura médica llena de costos inesperados. En una encuesta sobre facturación de servicios de salud llevada a cabo en el 2018 (en inglés) por NORC, un centro de investigaciones en University of Chicago, el 57% de los encuestados dijeron haberse sorprendido por una factura que pensaban que estaría cubierta por su plan de salud.

Según Richard Gundling, vicepresidente sénior de prácticas financieras del cuidado de la salud de la Healthcare Finance Management Association, la comunicación, o la falta de ella, es parte del problema. Dice, "hemos visto que a veces los proveedores de servicios médicos son reacios a hablar sobre dinero porque no quieren que sus pacientes piensen que el dinero afectará su cuidado". "Pero los consumidores definitivamente quieren saberlo. Puede ser empoderador".

Durante una emergencia médica, tal vez no puedas opinar sobre quién te trata o cómo lo hace. Pero durante tu cuidado de rutina o programado, los pacientes pueden tomar la iniciativa. 

"Es tu derecho y responsabilidad hacer preguntas sobre lo que te cobrarán por el cuidado de salud", dice Teresa Brown, directora sénior de cuentas hospitalarias para Medliminal, una compañía que ayuda a las empresas y los consumidores a reducir sus costos de salud mediante la investigación de errores en la facturación. "Haría eso con el plomero, lo haría con mi auto y tienes que hacerlo con tus facturas de servicios de salud".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


No salgas de la red

Antes de planificar tu tratamiento, comunícate con tu compañía de seguros y con la oficina de tu médico para verificar que tu plan de salud cubrirá el servicio o procedimiento y que el doctor o establecimiento son parte de la red de tu plan. Comparte el nombre exacto de tu plan y tus números de grupo y de identificación de membresía con la oficina de tu médico, ya que puede que el médico acepte solo algunos planes de una aseguradora.

Haz lo mismo con todos los establecimientos y especialistas que tengan que ver con tu cuidado médico. Dile a tu médico de cabecera que quieres que todos tus servicios estén en la red. Si te ordena alguna prueba, llama al laboratorio o al centro de imágenes para confirmar que te cubrirán. Si te derivan a un especialista, llama a su oficina para confirmar si está en la red.

Si el laboratorio o especialista está fuera de la red, no hay nada malo con volver a ver a tu médico de cabecera para que te derive dentro de la red. "La mayoría de los médicos respetarán esa solicitud porque conocen a muchos buenos profesionales en cada especialidad", dice Gundling. "Tampoco quieren que recibas facturas sorpresa".

Recalca que, aunque tu plan haya cubierto el tratamiento de un médico o establecimiento específico antes, es buena idea volver a comprobarlo: "un proveedor que estaba en la red del plan de salud cuando lo compraste podría estar fuera de la red cuando necesites cuidados médicos". 

También debes confirmar que las ubicaciones de un mismo sistema de cuidados de salud están en tu red. "Muchos centros médicos académicos también cuentan con ubicaciones 'satélite' en comunidades cercanas, así que si tu médico te dice que puede llevar a cabo un procedimiento en una u otra ubicación, no asumas que tu seguro pagará lo mismo en todas las ubicaciones", dice Gundling.

Si eliges salir de tu red para tus cuidados —por ejemplo, para ver a un proveedor más cercano a tu casa o a quien ya conoces— pregúntale a tu plan de salud si cubrirán algunos de esos costos.

Antes de un procedimiento programado, pregunta cuánto cobra el médico y llama tanto a tu aseguradora como a su oficina médica para confirmar que cubrirán el tratamiento y que el médico o establecimiento están en la red de tu plan.

Pregunta sobre el costo

Cuando tu médico te encargue un procedimiento, pregúntale cuánto cobra. Puede que te conteste directamente, o puede que te oriente hacia la oficina de facturación. Si es así, pregunta por el código de Current Procedural Terminology (CPT, Terminología actualizada de procedimientos médicos) de tu procedimiento. Necesitarás este código de cinco dígitos, el cual se incluye en las facturas y las reclamaciones al seguro, para recibir información precisa sobre los precios.

Llama a tu aseguradora con el nombre del procedimiento y el código CPT. Podrán buscar la cantidad de pago que especifica su contrato con el proveedor u hospital. Trata de conseguir esta información por escrito para tener un registro si te mandan una factura por otra cantidad o si surge una disputa. También puede que encuentres información de precios dentro de la red a través de la aplicación móvil de tu aseguradora.

Explora los precios de los procedimientos

Hay recursos en la red que pueden ayudarte a estimar lo que podría costar un procedimiento o una prueba específicos en tu zona. La organización sin fines de lucro FAIR Health usa una base de datos de 29,000 millones de reclamaciones médicas para más de 10,000 servicios para generar estimaciones de costos. Otra página web, ClearHealthCosts (en inglés), usa datos de consumidores, planes de salud, proveedores y su propia cobertura informativa para deducir información de precios en establecimientos médicos de todo Estados Unidos.

Tu aseguradora también podría ayudarte al comparar los precios que ha negociado para procedimientos idénticos en otros hospitales de tu zona, y puedes usar esa información para decidir dónde recibir cuidados.

Prepárate para las emergencias

Un poco de preparación puede reducir el riesgo de que una crisis médica repentina genere una factura fuera de tu red por sorpresa. Por ejemplo:

  • Haz una lista de las salas de emergencia más cercanas y determina cuáles están en la red de tu plan. Si necesitas llamar a una ambulancia, pide que te lleven a un hospital de tu lista (pero recuerda que la decisión final la tomará el personal de emergencia).
  • Trata de averiguar si los hospitales locales de tu red contratan a sus propios emergenciólogos, o si dependen de contratistas. Si los contratan, probablemente también estén en tu red. 
  • Averigua si el servicio de ambulancias locales forma parte de tu plan de salud. No siempre lo es, y el transporte de emergencia es una causa común de enormes facturas sorpresa.

Conoce la distribución de los costos

Incluso en el caso de servicios cubiertos proporcionados por un médico u hospital en tu red, puede sorprenderte una factura si no estás al corriente de los términos que dictan la parte que debes pagar tú. Por ejemplo, te tocará pagar la totalidad de muchos servicios hasta llegar al deducible anual de tu plan de salud.

Los servicios preventivos rutinarios como las inmunizaciones y control de presión arterial suelen ser excluidos del deducible, lo que significa que el seguro siempre los pagará, con la excepción del copago. En cuanto al resto de los servicios cubiertos, tu plan solo empezará a pagarlos una vez hayas completado el deducible.

Los deducibles varían mucho a partir de factores como lo que cubre el plan y las primas que pagas. Si tienes a tu cónyuge o hijos en tu seguro, el plan probablemente tenga deducibles individuales para cada persona y un deducible colectivo más alto para toda la familia. El deducible medio para cada persona en los planes de seguro laborales en el 2018 fue de $1,573, según un estudio de la Kaiser Family Foundation (en inglés).

Una vez cumplas el deducible, pagarás coseguros por servicios cubiertos: por lo general, un porcentaje del costo que tu plan de salud negoció con los médicos y hospitales de la red. El coseguro podría ser considerable para un procedimiento médico importante, como una cirugía. Puedes mantenerte al día sobre tu coseguro y tu deducible si llamas a tu plan de seguro o revisas tu cuenta a través de su página web o aplicación.

Considera el prepago

Algunos médicos y hospitales ofrecen un descuento si prepagas tu porción de la factura de servicios o procedimientos comunes, como las tomografías computarizadas o las mamografías. Si te interesa esta opción, pregunta por adelantado. Es posible que el proveedor no anuncie este programa, o que no lo ofrezca si no se solicita.

Recuerda que tu aseguradora determinará después la porción de la factura que debes pagar. Pregúntale a la oficina médica sobre el proceso para recibir un reembolso si resulta que el prepago que acordaste es más alto de esa cantidad. Quizás también quieras hablar con tu aseguradora antes de pagar por adelantado, porque el prepago podría afectar la gestión de tu plan de su parte de la factura.

Aprende más de las facturas médicas inesperadas

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO