Skip to content
 

Visita la ciudad de Nueva York sin gastar una fortuna

Consejos para disfrutar al máximo la Gran Manzana.

Gente afuera de la Biblioteca Pública de Nueva York

Colin Miller/Gallery Stock

Bryant Park

In English

¿La ciudad de Nueva York es muy cara? Sí. Pero también puede ser económica. Depende de los lugares donde quieras ir en Nueva York. El lado costoso cuenta con restaurantes de tres estrellas Michelin (buena suerte si decides hacer una reserva), taxis que te llevan de un lugar a otro a paso de tortuga por tráfico y hoteles lujosos en el área del centro de Manhattan, carentes de personalidad. Por lo menos, eso es lo que he oído.

El lado económico de la ciudad de Nueva York, que es lo que yo conozco y adoro, te ofrece acceso gratuito a museos por la noche, visitas a vecindarios y excelentes porciones de pizza. Puedes llenar tus días de actividades baratas o sin costo alguno, como caminar por la famosa línea ferroviaria elevada convertida en el parque urbano conocido como High Line, admirar las fantásticas vistas de Manhattan y la Estatua de la Libertad desde el ferry de Staten Island y, por supuesto, pasear por Central Park.

Si no te molesta el clima frío, una de las temporadas más económicas para visitar Nueva York es en enero y febrero, cuando se lleva a cabo la Semana de los restaurantes, que en realidad dura cuatro semanas (normalmente desde mediados de enero hasta mediados de febrero). Más de 400 restaurantes de primera categoría ofrecen comidas de precio fijo por $29, $39 o $59 los días de semana. No son exactamente precios de ganga, pero si eres un amante de la gastronomía, puede que valga la pena probar, por ejemplo, el Bar Boulud, de estilo parisino, del célebre chef Daniel Boulud, con un gran descuento. La Semana de los restaurantes también se lleva a cabo en julio y agosto.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Más consejos para planificar un viaje económico:

Alojamiento

Comencemos con alojamiento. Puedes usar un sitio de alquiler a corto plazo, como Airbnb, para encontrar fácilmente un lugar de alquiler en Manhattan por menos de $100 por noche, si estás dispuesto a dormir bajo el mismo techo que los dueños. Si ese no es tu estilo, podrías pagar más para alquilar un apartamento completo, o considerar una habitación de hotel en Long Island City, Queens, un viaje corto en metro desde Manhattan. No será una experiencia de lujo, pero si evitas la temporada alta y reservas con anticipación, puedes conseguir una habitación en, por ejemplo, el Red Lion Inn & Suites en Crescent Street por un poco más de $100 la noche. Está a una cuadra de la línea 7 del metro y a solo unas pocas paradas de la estación Grand Central. Si prefieres alojarte en Manhattan, considera las ofertas “a ciegas” en Hotwire. Tú eliges el número de estrellas y el vecindario; el sitio elige el hotel. He encontrado habitaciones de hotel disponibles en buenas áreas de Manhattan por unos $125 a $150 la noche con impuestos.

Desplazamiento

Esta es la parte más fácil de planear un viaje económico a Nueva York. Toma el metro todos los días y a todas horas (está abierto las 24 horas y te lleva a todas partes). Simplemente compra un pase de siete días por $33. La mayoría de las estaciones principales tienen ascensores, que por lo general funcionan, pero puedes consultarlo en mta.info/accessibility (en inglés). También hay autobuses, que —a diferencia del metro— no requieren que recorras las escaleras largas y concurridas, y siempre pueden acomodar sillas de ruedas.

Times Square en la ciudad de Nueva York

Alamy Stock Photo

Times Square

Actividades

Dónde ir. Si no has ido a Nueva York desde la pandemia o antes, una buena opción es el renovado Museo de Arte Moderno —en inglés— ($25 para adultos; $18 para las personas de 65 años o más), que ha añadido 47,000 pies cuadrados de espacio y ha reorganizado sus exposiciones para intercalar obras icónicas con piezas recientes, creadas por un grupo diverso de artistas.

Si nunca has estado en la ciudad de Nueva York, compra un pase de transporte CityPass C3 ticket de $87, que incluye la entrada a tres atracciones principales. (Puedes elegir entre 11). Asimismo, elige entre las divertidas opciones del edificio Empire State Building y el mirador Top of the Rock en el Rockefeller Center. Otra elección obvia es el Monumento y Museo del 11 de Septiembre.

También recomiendo enfáticamente que tomes el ferri desde Battery Park, tal vez sin hacer la primera parada (la Estatua de la Libertad), y pases tu tiempo en el maravilloso Museo Nacional de la Inmigración de la Isla Ellis (incluye el boleto de ferri de ida y vuelta, $24 para adultos; $18 para las personas de 62 años o más). Cuando dejes el museo, te sentirás más patriótico que cuando llegaste.

Sin embargo, el corazón de la ciudad se encuentra en sus vecindarios y espacios públicos. Puedes pasar todo un día en Central Park, especialmente si compras suministros para hacer un pícnic en Zabar's (2245 Broadway), el emporio del salmón ahumado, o encargas comida en restaurantes con precios razonables en el mercado subterráneo Turnstyle Underground Market, conectado a la parada del metro Columbus Circle, en la esquina suroeste del parque. Para disfrutar del verdadero encanto de la ciudad, pasea por West Village, lleno de hermosas casas adosadas y deliciosos restaurantes, muchos con mesas en la acera.

Y recuerda que muchos programas de televisión se graban en la ciudad de Nueva York con público en vivo, incluido el Tonight Show, presentado por Jimmy Fallon, y The View, y las entradas a las grabaciones son gratis. A pesar de que la experiencia nunca es del todo lo que esperarías (es un poco complicado conseguir boletos, hay que esperar demasiado y puede resultar en que tu vista quede bloqueada por una cámara), creo que realmente vale la pena. Además, muchos programas se aseguran de que sus audiencias se diviertan con el entretenimiento previo a la presentación, después de todo, no pueden permitir que estés malhumorado cuando llegue el momento de la grabación. Visita el sitio oficial de turismo de la ciudad para ver una guía de todas las grabaciones y cómo conseguir entradas (algunas grabaciones en vivo se suspendieron cuando comenzó la pandemia). 

Personas caminan por el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York

Michael Loccisano/Getty Images

Museo de Arte Metropolitano de Nueva YorkT (Met).

Otras actividades divertidas sin salirte del presupuesto

Admira maravillosas obras de arte. Si estás planeando una visita de fin de semana, considera un viaje a 14th Street para visitar el Rubin Museum of Art (en inglés), que ofrece entrada gratis de 6 a 10 p.m. los viernes por la noche. El Rubin está dedicado al arte del Himalaya, la India y el Tíbet, por lo que es probable que no reconozcas a los artistas. Pero es una oportunidad fascinante para explorar esas culturas. (El Rubin normalmente cuesta $19 para la mayoría de los adultos y $14 para las personas de 65 años o más. Reserva gratis —o compra, si no vas a visitar el museo un viernes por la noche— tus entradas con horario específico en línea).

Visita hermosas obras de arquitectura. Probablemente no quieras perderte el Museo Metropolitano de Arte —en inglés— ($25 para adultos; $17 para personas de 65 años o más), pero también considera visitar dos lugares emblemáticos de la ciudad de Nueva York gratis: la sede principal de la Biblioteca Pública de Nueva York y la impresionante estación Grand Central.

Prueba a jugar a los bolos (sí, jugar a los bolos). En Bowlero en Times Square (sí, Times Square) los domingos por la noche, los zapatos se alquilan por $8 y los juegos cuestan $7. 

Visita un vecindario con un lugareño. Solicita un recorrido histórico por el Lower East Side, o tu vecindario favorito a través de Big Apple Greeter (en inglés), que ofrece excursiones gratis sin propinas permitidas. A menudo son guiadas por residentes de toda la vida, a quienes les encanta mostrar su ciudad. Hay un pequeño detalle: necesitas hacer la solicitud con aproximadamente un mes de anticipación. Tú dices las fechas en las que estarás disponible (sugieren que sea tu primer o segundo día completo en la ciudad) y los vecindarios que te interesa ver. Es una gran oportunidad para salir de midtown y downtown, o una gran oportunidad para ver estos sectores de una manera diferente, a través de los ojos de un neoyorquino.

Explora la librería The Strand. Compra un libro usado por unos pocos dólares o simplemente disfruta deambulando por The Strand (828 Broadway), una enorme librería independiente y toda una institución neoyorquina que cuenta con “18 millas de libros”, además de recuerdos divertidos.

Dónde comer

Es costoso comer todas tus comidas en un restaurante. Sugiero comprar refrigerios para el almuerzo, y comer desayunos y cenas de precio económico. Por menos de $5 puedes obtener un bagel con queso crema de uno de los muchos lugares que los venden (como Murray’s Bagels o Ess-a-Bagel). Una noche, prueba mi pizzería favorita, uno de los cuatro restaurantes de Joe’s Pizza en Manhattan, donde podrás saborear pedazos de pizza crujientes y casi siempre recién salidos del horno (de $4 a $5 cada uno).

Y prueba diferentes áreas de la ciudad. Un viaje de 20 minutos desde el centro de la ciudad ofrece una amplia y deliciosa variedad de restaurantes de propiedad de inmigrantes en Jackson Heights, Queens. Bájate del metro en la estación Roosevelt Avenue-Jackson Heights y camina por 73rd Street y vuelve a bajar por la 74th para opciones de comida india, paquistaní y bangladesí; hasta Roosevelt y por la 37th Avenue para probar cocina mexicana, colombiana y brasileña; y por todos lados para disfrutar gastronomía tailandesa, nepalí y tibetana. Puedes comer fácilmente por menos de $10 y es difícil gastar más de $15. Entre las mejores opciones: Laliguras para comida nepalesa, Ayada para comida tailandesa, Pio para comida peruana (ahora con ubicaciones en Manhattan) y Aroma Brazil para deliciosas ensaladas y carnes de pago por peso.

Seth Kugel escribía la columna Frugal Travel del New York Times y es autor de Rediscovering Travel: A Guide for the Globally Curious.