Skip to content
 

Halloween a lo largo del río Hudson

Una guía de diversión espeluznante en Sleepy Hollow, cerca de la ciudad de Nueva York.

La antigua iglesia holandesa y el sitio del

Dennis K. Johnson/Getty Images

La antigua iglesia holandesa y sitio del puente Jinete Sin Cabeza.

In English | Estoy conduciendo por el vecindario Philipse Manor en Sleepy Hollow, Nueva York, para recoger a mi hija que está en casa de una amiga, cuando de repente escucho un grito que me hiela la sangre. Al otro lado de la calle, un inquieto caballo negro y grande da zarpazos en el suelo; sin embargo, el caballista permanece siniestramente inmóvil. Al jinete con capa le falta un miembro importante de su cuerpo.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Como el trasfondo para la famosa leyenda de Washington Irving, Sleepy Hollow se ha convertido en uno de los destinos más emblemáticos de Halloween en el país, y el soldado mercenario sin cabeza aparece en todas partes, desde desfiles locales hasta el juego de bienvenida de la preparatoria. He vivido en el cercano Tarrytown por 20 años, pero hasta a mí me dan escalofríos cuando llega octubre; vislumbrar al espíritu decapitado sobre un caballo no es algo a lo que uno se acostumbra.

Con vista panorámica del majestuoso Hudson, solo 20 millas al norte de la ciudad de Nueva York y cerca del puente Tappan Zee, Sleepy Hollow y las ciudades a su alrededor organizan una infinidad de actividades diurnas y nocturnas para Halloween —desde lo fantasioso hasta lo absolutamente aterrador— con lo que ofrecen a los visitantes y residentes por igual varias formas de disfrutar la temporada fantasmagórica y ver cobrar vida a la leyenda.

Empieza a unas cuantas millas al sur en Sunnyside, hogar de Irving a orillas del río, que describió él como “una pequeña mansión de piedra a la antigua, hecha totalmente de hastiales y tan llena de ángulos y esquinas como un sombrero de tres picos”. El autor pasó los últimos años de su vida en esta encantadora cabaña de fábula que incluso tenía su propia estación de ferrocarril al margen del río Hudson. Para quienes tienen una baja tolerancia al terror, los recorridos en otoño por Sunnyside presentan la vida y el legado de Irving a la vez que revelan inspiraciones detrás de la anécdota más famosa del prolífico escritor. A los niños les encantará ver “The Legend of Sleepy Hollow” con marionetas en teatro de sombras y unirse a una búsqueda de tesoros por el bucólico jardín.

Cementerio en Sleepy Hollow, NY.

John Greim/LightRocket/Getty Images

Lápidas en el cementerio Sleepy Hollow.

Exactamente en el centro de Sleepy Hollow Village (en inglés), la antigua iglesia holandesa, construida en 1697, sigue siendo una de las más antiguas en el país, y las tumbas de los residentes que influenciaron los personajes de Irving pueden encontrarse dentro de sus panteones históricos. No encontrarás los lugares de descanso final de Ichabod Crane o Abraham “Brom Bones” VanBrunt entre las inclinadas lápidas del siglo XVIII, pero te toparás con la sepultura de Eleanor Van Tassel Brush, a quien supuestamente Irving tomó como modelo para el personaje Katrina Van Tassel, la debutante coquetona de la leyenda. La tía de Eleanor, Catriena Ecker Van Tassel, también está sepultada aquí.

Al caer la noche, el narrador experto de Hudson Valley Jonathan Kruk deleita a audiencias con presentaciones teatrales de la leyenda de Irving, acompañadas por música dramática de órgano en vivo y el centelleo de luces de vela.

Quienes van durante el día pueden disfrutar el frondoso paisaje en el cercano cementerio Sleepy Hollow, donde se puede ver lápidas impresionantes y mausoleos muy ornamentados (en inglés). Irving está sepultado aquí, junto con otras figuras ilustres como Andrew Carnegie, Elizabeth Arden, Samuel Gompers y William Rockefeller. Las excursiones vespertinas con linterna dan una dosis especialmente excitante del espíritu de Todos los Santos. En la capilla Washington Irving, el autor y actor local David Neilsen ofrece una serie se lecturas escalofriantes que incluyen obras cortas de Irving, Edgar Allan Poe y otros escritores durante la temporada.

Puente a Philipsburg Manor, casas, cielo azul y árboles de color otoñal en Sleepy Hollow, Hudson Valley, Nueva York.

OlegAlbinsky/Getty Images

Puente a Philipsburg Manor.

En la restauración histórica de Philipsburg Manor (en inglés), al anochecer verás a los amantes de la adrenalina caminar por un sendero iluminado con linternas hacia una aldea fantasmal embrujada con el espíritu del soldado mercenario sin cabeza. Lo macabro de todo tipo —personas sangrientas, un aterrador laberinto de maizal, enloquecidos lugareños atormentados— acompaña el recorrido al destino final, la escuela de Ichabod Crane, donde es posible que los visitantes encuentren el mismo destino legendario que el largirucho profesor de Irving.

Mucho menos escalofriantes y nuevas para esta temporada son las proyecciones vespertinas de una película muda original titulada The Unsilent Picture, inspirada por la fábula curiosa de Irving, “The Adventure of the Mysterious Picture”. Con Bill Irwin como protagonista, músicos en vivo y efectos de sonido creados por un artista Foley en persona agregan una energía dinámica al evento.

Calabazas iluminadas en forma de tren.

AFP Contributor/Getty Images

Calabazas iluminadas en exposición en Van Cortlandt Manor durante el Great Jack-O'-Lantern Blaze.

Lo que quizás sea el espectáculo favorito de Halloween en el área se lleva a cabo a unas cuantas millas al norte en Croton-on-Hudson en Van Cortlandt Manor, sede del Great Jack-O’-Lantern Blaze. Empezó como una celebración local en el 2005 y ahora recibe cerca de 170,000 visitantes cada temporada. Más de 7,000 calabazas esculpidas a mano iluminan la hacienda histórica de nueve acres en una exhibición intrincadamente temática; imagina telarañas gigantes, un campo de espantapájaros, una Estatua de la Libertad de 25 pies de altura y hasta un carrusel con tema de calabazas en pleno funcionamiento. Con deslumbrante iluminación y una banda sonora original —y hasta cervezas artesanales tradicionales creadas por Captain Lawrence Brewing Co. de la localidad— el espectáculo de calabacitas es una resplandeciente manera de cerrar un recorrido otoñal legendario.


Cómo llegar:

Conducir es lo más fácil, pero si vienes desde la ciudad de Nueva York sin auto, puedes tomar un tren en la estación Grand Central hacia Tarrytown —un viaje de unos 40 minutos— después caminas un poco hacia Main Street. 

Dónde alojarte:

Castle Hotel and Spa

Esta majestuosa propiedad en Tarrytown con vista al río Hudson, que pertenece a la organización Small Luxury Hotels of the World, tiene 31 habitaciones elegantes, un suntuoso spa y Equus, un restaurante galardonado.

Tarrytown House

Justo al subir la colina desde Sunnyside en Washington Irving, Tarrytown House del siglo XIX cuenta con 212 elegantes habitaciones y espectaculares vistas del río Hudson desde sus hermosos jardines. 

Ambas propiedades ofrecen paquetes especiales de Halloween que incluyen dos boletos VIP al Great Jack-O’-Lantern Blaze y desayuno.

Dónde comer:

J.P. Doyle’s

Este bar irlandés por excelencia, a corta distancia a pie de Philipsburg Manor, ha sido una institución de Sleepy Hollow por casi 20 años y sirve comida abundante como guisado de carne y papas, pastel de carne y lo que quizás sea la mejor hamburguesa de la ciudad. 

Bridge View Tavern

Las manijas para canillas de una selección prolífica de cervezas artesanales adornan los travesaños en la acogedora taberna de Sleepy Hollow con vistas del histórico faro de Sleepy Hollow. Los platillos favoritos incluyen suculentos sándwiches de barbacoa de puerco deshebrado y costillitas braseadas con Dr. Pepper. 

Mint

Este centro gastronómico es la unión de un mercado gourmet con un comedor de lujo en Main Street de Tarrytown. Los comensales se deleitan con aceitunas curtidas, quesos y carnes frías mientras exploran una mezcla ecléctica de sabrosas selecciones como mejillones con caldo de cerveza, higos a la parrilla con queso de cabra y callos de hacha soflamados sobre risotto. 

Sweet Grass Grill

Las granjas locales de Hudson Valley ayudan a dictar el menú que cambia con la temporada en este incitante restaurante con alimentos del campo a la mesa en el corazón de Tarrytown. Cervezas de barril, cócteles artesanales y una excelente lista de vinos acompañan al salmón glaseado con salsa miso y la pasta fettuccine con champiñones silvestres.


¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.