Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Alimentos caducados, cuándo debes tirar esa comida Skip to content
 

¿Debes tirar esa comida? Deja que tus sentidos te ayuden a decidir

Te explicamos cómo tomar el control de tu refrigerador mientras la FDA contempla cambiar las etiquetas de vencimiento.

Envase de leche con fecha de expiración

KAMELEON007/GETTY IMAGES

In English | Nadie quiere malgastar comida. Sin embargo, el 90% de nosotros somos culpables de tirar comida fresca de vez en cuando, lo que constituye la mayoría de la basura en los basureros.

Peor aún, cuando llegan allá, los alimentos de nuestros refrigeradores se pudren y liberan metano, un peligroso gas causante del efecto invernadero. Parte de la razón por la cual tiramos demasiado, según los expertos, es una confusión comprensible en cuanto a cuándo se pone mala la comida y el significado real de las fechas de vencimiento "best by" (mejor antes de) y "use by" (consumir antes de).

Con la excepción de la fórmula para bebés, el Gobierno federal no regula esas etiquetas. "Los fabricantes fijan fechas de vencimiento para garantizar la calidad, pero esas fechas son estimaciones y dependen del alimento", dice Donald W. Schaffner, especialista en ciencia de los alimentos y profesor distinguido en Rutgers University. "Si consumes un alimento determinado después de la fecha de vencimiento, podría tener un sabor normal".


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA) hizo una declaración (en inglés) en mayo para ayudar a aclarar las cosas, respaldando los esfuerzos de la industria alimentaria para normalizar el uso del término "Best If Used By" (mejor si se consume antes de) en la comida envasada. Pero si no podemos depender de las fechas impresas en la comida para saber cuándo es hora de tirarla, ¿cómo podemos decidir qué tirar y qué guardar?

Usa tus sentidos para detectar la comida que se ha echado a perder

"La mejor manera de detectar si la comida todavía está bien es depender de tus sentidos", dice Yvette Cabrera, gerente de proyectos de la iniciativa Food Matters del National Resources Defense Council, que colabora con las ciudades para reducir el desperdicio de alimentos. "Huélelo, pruébalo. Usa lo que te da el cuerpo para averiguar si algo está vencido o no". Si tienes dudas, no te arriesgues. "No queremos que la gente desperdicie la comida, pero nuestro consejo en general es: si tienes dudas, tíralo", dice Paul Cassell, portavoz de la FDA.

Comprende que algo echado a perder no está contaminado

"Existe la idea equivocada de que la comida pasada te hará enfermar", dice Schaffner. "Por lo general, las bacterias que echan a perder la comida no son las mismas bacterias que nos hacen enfermar. Los alimentos pueden estar podridos pero no tener patógenos. Pero también pueden tener patógenos sin estar manifiestamente pasados. La leche es un buen ejemplo. Cuando se vence huele y sabe muy mal, pero como está pasteurizada no te enfermarás por beberla (aunque puede darte arcadas). De hecho, la leche agria puede ser fantástica en algunas recetas, como el pan de maíz con leche agria o los panqueques de leche agria.

Almacena bien la comida para evitar enfermarte

Las condiciones de almacenamiento óptimas son más importantes que la fecha de vencimiento en cuanto a la seguridad alimentaria. Aunque pase la fecha durante su almacenamiento en casa, las pautas del Departamento de Agricultura de EE.UU. dicen que un producto debería ser "seguro, saludable y de buena calidad si se maneja adecuadamente y se mantiene a 40 grados Fahrenheit o menos".

Las bacterias se multiplican rápidamente entre los 40 y 140 grados Fahrenheit, y eso puede pasar en cualquier momento, tenga la fecha que tenga su envase. Aquí tienes los rangos de almacenamiento seguro para algunos alimentos si los refrigeras a la temperatura adecuada:

  • Carne molida, carne fresca de ave: de 1 a 2 días
  • Res, ternera, cordero y cerdo (para asados, chuletas o filetes): de 3 a 5 días
  • Fiambres cortados en la fiambrería o en envases abiertos: de 3 a 5 días; en envases sin abrir: 2 semanas
  • Sobras: de 3 a 4 días
  • Fruta cortada: 4 días
  • Huevos duros: 1 semana
  • Verduras cortadas, guardadas en recipientes herméticos: 1 semana
  • Leche pasteurizada: 1 semana después de la fecha "sell by" (vender antes de)
  • Huevos crudos en sus cáscaras: de 3 a 5 semanas
  • Queso blando, abierto: 2 semanas. Si le sale moho, tíralo.
  • Queso duro, abierto: de 3 a 4 semanas. Si le sale un moho azul verdoso por fuera, corta el moho y media pulgada más por debajo.

Sobre los productos agrícolas: los productos agrícolas (frutas y verduras) que se ve que se están pasando pueden emitir gases que aceleren el proceso de maduración de otros productos. Úsalos inmediatamente o úsalos como abono.

Aprende que la contaminación no tiene olor ni sabor

Aquí se complican las cosas. La salmonela, la listeria y otros patógenos transmitidos por los alimentos son invisibles y, desgraciadamente, las personas mayores tienen más probabilidades de enfermarse debido a ellos. Para disminuir ese riesgo hace falta aprender sobre el manejo adecuado de los alimentos en los que hay más probabilidades de que aparezcan estos patógenos.

Según la FDA, los fiambres, los perros calientes, el pescado y los mariscos ahumados, cualquier alimento elaborado con leche sin pasteurizar, las ensaladas preparadas en las tiendas y los alimentos precocinados están expuestos a la contaminación. Y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan seguir cuatro principios clave al manejar alimentos para evitar enfermedades: lavar, separar, cocinar y refrigerar.

  • Lava los utensilios, las tablas de cortar y los mostradores que vayas a usar; lávate las manos y lava las verduras y frutas frescas, aunque pienses cortarlas o pelarlas. "Si un melón tiene salmonela por fuera y lo cortas, transferirás el patógeno desde la superficie del melón cortado", dice Schaffner.
  • Separa la carne, aves, pescados, mariscos y huevos crudos de los alimentos precocinados tanto en el refrigerador como en la cesta de la compra, y usa tablas de cortar y platos separados para carnes, aves, pescados y mariscos crudos.
  • Cocina la comida a la temperatura interna correcta. Usa un termómetro y esta tabla (en inglés) para encontrar la temperatura adecuada.
  • Enfría los alimentos perecederos en dos horas (una hora si la temperatura exterior es de más de 90 grados Fahrenheit) y descongela los alimentos congelados en agua fría en la nevera o en el microondas, pero nunca en los mostradores.

Usa bien el congelador

Hacerlo podría prolongar la vida de algunos alimentos hasta un año. Y podría sorprenderte la variedad de alimentos que se pueden congelar: harina, leche, queso y huevos (fuera de sus cáscaras), entre otros. Claro que algunos alimentos se congelan mejor que otros. La comida cocinada suele congelarse bien en contenedores herméticos. No se recomienda congelar los alimentos con mucho contenido húmedo, como la ensalada y verduras de hojas verdes, los tomates o la sandía, porque quedan muy blandos al congelar y descongelarlos. Si cambia la textura, considera usar esos alimentos como parte de salsas u otros platos cocinados. Cassell dice que "el queso congelado se puede derretir perfectamente sobre una hamburguesa o unos macarrones con queso, pero comerlo por su cuenta no es una gran experiencia".

La mayoría de los alimentos se congelan con facilidad: basta con ponerlos en un contenedor hermético para evitar las quemaduras por el hielo. Sin embargo, las frutas y verduras quedan mejor si las hierves brevemente antes de congelarlas, porque ese proceso preserva su calidad, color y contenido vitamínico. Y, siempre y cuando la descongeles correctamente, puedes recongelar la comida.

Entonces, ¿cuánto tiempo puede estar congelada la comida antes de comerla? Aquí tienes una guía general para algunos alimentos comunes:

  • Sopas, guisos y frijoles cocinados: de 2 a 3 meses
  • Carne o aves cocinadas o molidas: de 3 a 6 meses
  • Bayas y fruta troceada: de 6 a 8 meses
  • Verduras, si están previamente hervidas: de 8 a 12 meses (según la verdura)

La creatividad es la clave

La próxima vez que estés a punto de tirar algo, piensa un momento en otros usos. Las frutas blandas y marrones y la pulpa sobrante sirven para repostería o batidos. Los recortes de zanahorias, hojas de apio, tallos de perejil y setas y las pieles de cebolla pueden servir para hacer caldo. El pan duro se puede tostar y usar para pan rallado o crotones. Hasta las verduras marchitas pueden revivir si las pones en agua con hielo durante 10 o 20 minutos. El vino tinto que se ha vuelto ácido se puede reducirse para hacer salsa para pasta.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO