Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Cómo se propaga el coronavirus: la mayor amenaza está en el aire, no en las superficies

Los CDC vinculan el mayor riesgo de COVID-19 con las partículas en el aire y las gotitas generadas al toser o estornudar.

Un purificador de aire para eliminar virus

ADVENTTR/GETTY IMAGES

In English | Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) han actualizado una vez más sus pautas sobre cómo se propaga la COVID-19, esta vez reconociendo que las partículas en el aire generadas por la respiración y la conversación normal desempeñan un papel clave en la transmisión del virus.

Cómo se propaga la COVID-19

Las autoridades de salud dicen que la COVID-19 se propaga de tres maneras principales:

Por partículas suspendidas en el aire: al inhalar pequeñas gotitas y partículas que han sido exhaladas por una persona infectada y contienen el virus.

Por salpicaduras y aerosoles: cuando estas pequeñas gotitas y partículas llegan a los ojos, la nariz o la boca. Esto puede suceder cuando una persona infectada tose o estornuda, por ejemplo.

Por contacto directo: al tocarse los ojos, la nariz o la boca con manos contaminadas por el virus.

Fuente: CDC

El sitio web de la agencia ahora explica que cuando una persona infectada con COVID-19 exhala, se libera al aire una mezcla de gotitas más grandes y partículas más pequeñas que contienen el virus. La gravedad atrae las gotitas más grandes rápidamente hacia el suelo, pero las partículas más pequeñas que contienen el virus pueden permanecer suspendidas en el aire “durante minutos u horas” y pueden ser inhaladas por otros, incluso si están a más de 6 pies de distancia. Anteriormente, los CDC habían sostenido que se pensaba que la COVID-19 solo se propagaba “ocasionalmente” de esta manera.

Las más recientes pautas de los CDC destacan también otras dos formas principales de transmisión: las salpicaduras y los aerosoles que se generan cuando una persona infectada tose o estornuda, que pueden caer en los ojos, la nariz o la boca de una persona cercana y contagiarla; y el contagio que se produce al tocarse los ojos, la nariz o la boca con manos contaminadas por el virus.

La importancia de una buena ventilación

Aunque nuestro conocimiento sobre cómo se propaga el coronavirus ha cambiado, “las maneras de prevenir la infección con este virus no lo han hecho”, dicen los funcionarios de salud. Todavía se recomienda lavarse las manos con frecuencia. También se recomienda el distanciamiento social y el uso de mascarillas en espacios públicos para las personas que no están completamente vacunadas.


Para información actualizada sobre la COVID-19 visita aarp.org/ElCoronavirus


Pero los expertos que han abogado durante mucho tiempo por este cambio más reciente dicen que la actualización pone en primer plano la necesidad de una buena ventilación interior, especialmente en momentos en que las escuelas y las oficinas están haciendo que las personas comiencen a reunirse otra vez.

Esto se debe a que la ventilación, donde se intercambian el aire interior y el aire exterior, ayuda a asegurar que el virus no se “acumule” y aumente así la probabilidad de que lo inhalen quienes se encuentran en ese espacio, explica Linsey Marr, la profesora Charles P. Lunsford de Ingeniería Civil y Ambiental en Virginia Tech y una experta en la ciencia de aerosoles. ¿Qué aconseja ella? “Si el clima lo permite, las ventanas abiertas son fantásticas. De lo contrario, es necesario ajustar el sistema de climatización (calefacción, ventilación y aire acondicionado) para traer todo el aire exterior posible”, le dijo a AARP.

Abrir las ventanas también puede mantener saludable el ambiente de tu hogar, especialmente si has invitado a personas mayores que no forman parte de tu núcleo familiar, dice Richard Corsi, decano de la Facultad Maseeh de Ingeniería y Ciencias de Computación de Portland State University y experto en calidad del aire en interiores. La actualización de filtros en espacios interiores —busca filtros MERV 11, 12 o 13— y el uso de limpiadores portátiles de partículas de alta eficiencia (HEPA) también pueden reducir la concentración de partículas del virus en el aire, agrega Corsi. (La calificación MERV, o valor mínimo de eficiencia reportada, varía entre 1 y 16; cuanto más alta sea la calificación, mejor será el filtro para capturar las partículas más pequeñas).

Solo asegúrate de seleccionar un limpiador de aire, también conocido como purificador de aire, que sea adecuado para tu espacio, prestando atención al índice de suministro de aire limpio (CADR): debes buscar que cubra o exceda la superficie de la habitación. “Supongamos que una habitación tiene 100 pies cúbicos. Si el limpiador de aire solo hace 20 pies cúbicos por hora, eso no es suficiente”, dice Marr. Busca la clasificación CADR en el propio limpiador o en su embalaje, o consulta el sitio web del fabricante.

Otra herramienta que funciona: la radiación ultravioleta en la parte superior de la habitación, “donde solo esterilizas el aire”, dice el Dr. Donald Milton, profesor de Salud Ambiental y Ocupacional en la Facultad de Salud Pública de University of Maryland. Esto puede ser especialmente útil en los comedores escolares, por ejemplo, donde los niños comen sin mascarilla, dice. Los CDC señalan que esta intervención también tiene sentido en áreas donde hay una mayor probabilidad de que haya personas enfermas, como la sala de espera de un hospital o una clínica escolar.

Las mascarillas y el distanciamiento siguen siendo una prioridad en el interior para las personas no vacunadas

Otro punto destacable de la última actualización de los CDC sobre la transmisión de la COVID-19 es que las mascarillas siguen siendo una herramienta importante en entornos cerrados, especialmente si no estás vacunado o aún no estás completamente vacunado. (Algunos expertos recomiendan el uso de mascarillas para todos en espacios públicos cerrados, especialmente si vas a estar cerca de personas no vacunadas. Pero el 13 de mayo, los CDC actualizaron sus pautas y dijeron que las personas completamente vacunadas ya no necesitan usar una mascarilla en espacios cerrados, excepto en ciertas situaciones, como en entornos de atención médica o en aviones, trenes, autobuses y otras formas de transporte público. También es necesario usar mascarilla donde lo requieran las empresas y los lugares de trabajo locales).


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Si una persona infectada usa mascarilla, entonces el “índice de liberación de estas partículas de aerosol en un entorno cerrado puede ser mucho menor”, explica Corsi, lo que significa que hay esencialmente menos virus en el aire para que los demás los inhalen. La mascarilla también puede proteger a quien la usa, ya que impide que la persona inhale gotas y partículas pequeñas.

Si bien por sí solo no es una solución, el distanciamiento social es otra clave para reducir el riesgo de infección por partículas en el aire, especialmente si no estás vacunado. La infección por inhalación puede ocurrir a distancias mayores de 6 pies de una persona infectada; esto ha sido comprobado en estudios y en eventos de superpropagación, señalan Milton y su equipo del estudio Stop COVID.

“Si hay una persona que pueda propagar una infección en el espacio en el que está, no hay distancia que sea perfectamente segura”, agrega Corsi. Dicho esto, el riesgo de contraer COVID-19 será mayor cuanto más cerca estés de una persona infectada, “porque en contacto cercano, la concentración va a ser mayor” que si estás más lejos, explica Corsi.

Piensa en la transmisión de la COVID-19 por aerosol como si fuera el humo de un cigarrillo, dice Marr. “Se concentra más cerca de las personas infectadas y se disipa a medida que te alejas”.

Lavarse las manos es mejor que lavar las superficies

¿Recuerdas los primeros días de la pandemia, cuando escaseaban las toallitas y los aerosoles desinfectantes? Resulta que toda la preocupación por limpiar las encimeras y las superficies —incluso las compras de comestibles y los contenedores de comidas para llevar— puede haber sido exagerada.

Sigue siendo posible contagiarse de COVID-19 por contacto con una superficie, pero la probabilidad de que eso suceda es baja, “generalmente menos de 1 en 10,000”, dicen ahora los CDC.

Lavarse las manos con agua y jabón —o con un desinfectante para manos a base de alcohol cuando no hay agua y jabón disponibles— es una manera confiable de prevenir la transmisión por contacto. Limpiar las superficies con jabón o detergente también es una medida eficaz. Los desinfectantes solo son necesarios en entornos públicos cerrados donde ha habido un caso sospechoso o confirmado de COVID-19 en las últimas 24 horas, dicen los CDC.

Cómo protegerte de la COVID-19

• Vacúnate contra la COVID-19 tan pronto como puedas

• Usa una mascarilla bien ajustada que cubra la nariz y la boca

• Mantente al menos a 6 pies de distancia de las personas que no viven contigo

• Evita las multitudes y los espacios cerrados mal ventilados

• Mejora la ventilación (aquí te explicamos cómo hacerlo)

• Lávate las manos con frecuencia con agua y jabón

Fuente: CDC

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.