Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

¿Son adecuados para mis ojos los anteojos de lectura que se compran en la farmacia?

Los expertos dicen que en general están bien, pero esto es lo que hay que considerar al elegirlos.

Una mujer se prueba unos espejuelos en una tienda

GETTY IMAGES

In English | ¿Quién necesita anteojos de lectura? Al final, todos los necesitamos, debido a la presbicia —la pérdida gradual de la capacidad de ver las cosas con claridad de cerca— que se vuelve notable para la mayoría de las personas a partir de los 40 años.

Debido a que la presbicia es causada por cambios relacionados con la edad en el cristalino del ojo, no se puede prevenir ni revertir. Pero los expertos dicen que el par adecuado de anteojos de lectura, entre ellos los que se pueden conseguir fácilmente en tiendas o farmacias, pueden ayudar a enfocar la letra pequeña y otros objetos, como la pantalla de tu teléfono inteligente.

Así es como encuentras el par perfecto.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Anteojos de lectura sin receta

“De hecho, los anteojos de lectura de una farmacia son perfectamente seguros”, dice la Dra. Michelle Andreoli, oftalmóloga y portavoz clínica de la American Academy of Ophthalmology, quien señala que los anteojos de lectura de venta libre, incluidas las opciones de bajo costo de las tiendas de a dólar, pueden ayudarte a enfocar de cerca y no te dañarán la vista. Pero, agrega, una vez que tu visión de cerca comience a cambiar, puedes esperar que continúe empeorando hasta mediados de los 60 años.

Eso significa que el aumento del cristal para los anteojos de lectura con los que empiezas tendrá que aumentar con el paso de los años. “Una buena regla general es que cualquier graduación [de los anteojos de lectura] durará unos dos años para cualquiera que tenga entre 45 y 65 años”, dice Andreoli.

Los expertos dicen que la mejor manera de determinar la potencia que necesitas en primer lugar es con un examen anual de la vista, que puede decirte qué potencia (anotada con un número como +1.00 o +2.50) necesitas. Cuanto más alto es el número, más aumento tienen los anteojos.

Si no has ido al oculista o quieres una forma de verificarla en la tienda, Andreoli recomienda tomar una tarjeta de felicitación del pasillo de la papelería para hacerte un examen por tu cuenta: Sostén la tarjeta a una distancia cómoda para leerla y prueba varios pares hasta que encuentres el que mejor funcione.

¿Si estás indeciso entre dos pares? “En la mayoría de los casos, cuando dos potencias de los anteojos de lectura parecen igual de adecuadas, elige los de menor potencia”, dice el optometrista William Reynolds, presidente de la American Optometric Association. “Escoger anteojos de lectura demasiado fuertes suele causar más problemas de incomodidad que los anteojos de lectura demasiado débiles”.

También debes tener en cuenta la actividad para la que usarás los anteojos de lectura. El trabajo en la computadora, por ejemplo, suele tener lugar a una distancia mayor que la lectura de un libro, y por lo tanto requiere una menor potencia.

Anteojos de lectura con receta

Los anteojos de venta sin receta no son adecuados para todos, dice Reynolds, lo que incluye a las personas que tienen astigmatismo (significa que la córnea o el cristalino del ojo no es perfectamente redondo) y aquellos que necesitan una potencia diferente para cada ojo. En esos casos, los anteojos de lectura recetados por el oftalmólogo son una mejor opción.

La elección más popular de los anteojos de lectura con graduación son los lentes progresivos, dice Reynolds. Combinan varias recetas en un solo lente, con un cambio gradual de arriba a abajo, lo que permite que alguien use solo un par de anteojos para corregir la visión lejana, de media distancia y de cerca.

Para las personas que por lo demás no tienen problemas de la vista, Andreoli dice que los anteojos de lectura que son transparentes (sin receta) en la parte superior son otra opción popular disponible en el oftalmólogo. Se pueden usar continuamente y eliminan la necesidad de llevar los anteojos de lectura durante todo el día.

Fredric Grethel, miembro de la Vision Council, una asociación comercial de la industria óptica sin fines de lucro, señala que los anteojos de lectura con graduación también podrían ser una mejor opción para alguien que quiera más opciones, como lentes de bloqueo de la luz azul o un revestimiento antirreflejos, además de una mayor selección de marcos de moda.

“El mundo ha cambiado mucho desde hace algunos años”, dice Grethel acerca de las numerosas opciones de anteojos de lectura —tanto de venta libre como con receta— disponibles hoy en día. “Ahora están de moda, son divertidos, y pueden darte personalidad”.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO