Skip to content
 

AARP pide a los hogares de ancianos que requieran vacunas de refuerzo

Las tasas de infección se disparan más allá de lo que eran durante los picos del invierno pasado.

Un médico sostiene un vial mientras señala el brazo de una paciente.

Getty Images

In English

El jueves, AARP pidió a los hogares de ancianos de Estados Unidos que exijan la vacunación de refuerzo contra la COVID-19 para sus residentes y personal, a medida que las tasas de infección en ambos grupos alcanzan nuevos picos y las tasas de vacunación de refuerzo en los hogares de ancianos continúan rezagadas, en particular en ciertos estados.

“El mensaje de los datos recientes es claro: los residentes y el personal de los hogares de ancianos necesitan vacunas de refuerzo ahora”, escribieron Susan Reinhard, vicepresidenta sénior y directora del Instituto de Política Pública de AARP, y Ari Houser, asesor sénior de métodos del Instituto, en una publicación de blog (enlace en inglés) el jueves.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Consulta las tasas de vacunación de tu hogar de ancianos  

Ahora puedes encontrar las tasas de vacunación, tanto de los residentes como del personal, para cualquier hogar de ancianos certificado por Medicare y compararlas con los promedios estatales y nacionales en el sitio web Care Compare de Medicare.gov.

  • Encuentra el perfil de un hogar de ancianos a través de la función de búsqueda de la página principal
  • Visita la sección “Details” (detalles) de su perfil
  • Haz clic en el botón “View COVID-19 Vaccination Rates” (consultar las tasas de vacunación contra la COVID-19)

Nuevos datos semanales (enlace en inglés) de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) muestran un rápido aumento de casos entre el personal de los hogares de ancianos que comenzó a fines del mes pasado. Los casos semanales entre los trabajadores aumentaron más de 10 veces desde la semana que terminó el 19 de diciembre hasta la semana que terminó el 9 de enero, de unas 6,000 a 67,000 nuevas infecciones. Los casos parecen haber disminuido ligeramente la semana pasada, a 58,000 nuevas infecciones, según datos publicados el miércoles, pero todavía son más del doble de los casos reportados durante los picos del invierno pasado. Y es probable que esa cifra sea un recuento bajo, ya que los datos continúan presentándose.

Los casos entre los residentes de hogares de ancianos también están subiendo. Aumentaron de unas 6,000 nuevas infecciones durante la semana que terminó el 26 de diciembre a 42,000 la semana pasada, lo que probablemente es un recuento bajo. Esas tasas de infección superan las del invierno pasado, el período más mortífero registrado para los residentes de los hogares de ancianos, cuando unos 40,000 murieron en solo dos meses.

Más de 160,000 residentes y trabajadores de hogares de ancianos en todo el país han fallecido a causa de la COVID-19, lo que representa aproximadamente una quinta parte de las muertes totales por COVID-19 en el país.

Si bien la tasa actual de muertes de residentes es muy inferior a la del invierno pasado, está en aumento. Recientemente, las muertes han aumentado más del doble, desde alrededor de 500 para la semana que terminó el 2 de enero hasta alrededor de 1,000 la semana pasada.

Las tasas de refuerzo continúan rezagadas

Los residentes y el personal de los hogares de ancianos recibieron prioridad para las vacunas contra la COVID-19 cuando se distribuyeron por primera vez en diciembre del 2020, pero han tardado en recibir las vacunas de refuerzo.

Más del 35% de los residentes de hogares de ancianos completamente vacunados no habían recibido un refuerzo al 16 de enero, según datos de los CDC (enlace en inglés). Eso es además del aproximadamente 13% de los residentes que no están vacunados o solo están parcialmente vacunados y, por lo tanto, no pueden recibir un refuerzo. 

Mientras tanto, aproximadamente el 70% del personal de los hogares de ancianos completamente vacunados no han recibido un refuerzo. Eso es además del aproximadamente 14% de los empleados que no están vacunados o solo están parcialmente vacunados.

Los CDC comenzaron a recomendar las vacunas de refuerzo para los residentes de los hogares de ancianos en el otoño, después de que los estudios (enlace en inglés) demostraran que la vacunación se vuelve menos eficaz con el tiempo, especialmente en las personas de 65 años o más. Según datos de los CDC (enlace en inglés), los casos de COVID-19 entre los residentes de hogares de ancianos que recibieron un refuerzo fueron más de 10 veces más bajos que los casos entre los residentes no vacunados y los residentes que han recibido solo la serie primaria de vacunas, según datos de la semana que terminó el 2 de enero.

 “Si bien estar completamente vacunado sin un refuerzo todavía brinda protección contra la enfermedad grave y la muerte, ya no es suficiente para los residentes de los hogares de ancianos”, escribieron Reinhard y Houser, de AARP, el jueves. “Se necesita el refuerzo para permanecer protegido”.

La indecisión entre el personal y los residentes en cuanto a la dosis de refuerzo, las demoras en recibir el consentimiento de los representantes de los residentes, las largas esperas para que los socios de las farmacias proporcionen vacunas en los centros y la escasez de personal contribuyen al retraso en las vacunas de refuerzo, según los operadores de los hogares de ancianos. Algunos centros también mencionan brotes recientes de COVID-19; una vez que los residentes o el personal se infectan con el virus, se recomienda que esperen hasta que los síntomas se hayan resuelto antes de recibir un refuerzo.

Muchos empleados también están confundidos por las pautas oficiales o cansados de que cambien las pautas constantemente, dice Glen Lewis, director ejecutivo de la comunidad de vivienda para adultos mayores Edgewater en West Des Moines, Iowa. “Eso hace que algunos se demoren o simplemente renuncien a tratar de mantenerse al día”, dice.

Algunos estados están más retrasados

La aceptación de la dosis de refuerzo en los hogares de ancianos varía considerablemente entre los estados. Al 9 de enero, en Dakota del Norte, Dakota del Sur, Hawái, Iowa, Minnesota, Nuevo Hampshire y Vermont, más del 80% de los residentes completamente vacunados habían recibido la dosis de refuerzo, según los CDC (enlace en inglés). Pero en Arizona, Florida y Nevada, menos del 50% de los residentes completamente vacunados han recibido la segunda dosis.

“En particular donde las tasas de vacunación y la aceptación de las vacunas de refuerzo son bajas, los estados deben abordar este asunto con urgencia”, escribieron Reinhard y Houser, de AARP, en el blog.

En Arizona, que reportó la tasa de dosis refuerzo más baja entre los residentes completamente vacunados —solo el 46%—, la directora estatal de AARP, Dana Marie Kennedy, exhorta al gobernador Doug Ducey a tomar “medidas inmediatas para asegurar que tanto los residentes como el personal estén completamente vacunados y reciban la dosis de refuerzo tan pronto como puedan recibirla”.

“Las tasas de refuerzo en Arizona entre quienes viven y trabajan en hogares de ancianos son [...] mucho menos de lo que se necesita para prevenir brotes mortales”, escribió en una carta reciente al gobernador (enlace en inglés).

Después de meses de dificultades legales, el requisito de vacunación contra la COVID-19 de la Administración Biden para el personal de los centros de atención médica certificados por Medicare y Medicaid, que incluye a la mayoría de los hogares de ancianos, fue aprobado por la Corte Suprema la semana pasada.

Si bien el requisito de vacunación ya estaba en vigor en 25 estados, el fallo permite que el Gobierno haga cumplir el requisito en todos los estados. El requisito, que AARP “apoya firmemente” (enlace en inglés), solo cubre la serie inicial de vacunas, no las vacunas de refuerzo.