Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Cuidar de alguien que sufre de una enfermedad mental

De qué manera el suicidio de mi padre me está enseñando a ser una defensora de la salud mental.

Una mujer abraza a su padre envejeciente

TOMAS RODRIGUEZ/GETTY IMAGES

In English | Para hablar sobre los problemas relacionados con la población que envejece y las necesidades de los cuidadores, primero tenemos que tener una conversación franca sobre las enfermedades mentales y el suicidio.

Un número creciente de adultos en Estados Unidos sufren de enfermedades mentales y se quitan la vida. El suicidio es ahora una causa principal de muerte; las tasas de suicidio han aumentado en un 31% (en inglés) desde el 2001. Y al menos 8.4 millones de personas en EE.UU. cuidan de un adulto con un problema emocional o una enfermedad mental.

Mi padre se suicidó a los 66 años. Un pensamiento constante que tuve en los días después de su muerte fue: "He estado de luto por él durante años". Una y otra vez regresaba a la idea de que sentía que el padre que yo conocía había muerto mucho antes.

Después de que se divorció de mi madre, su comportamiento se volvió cada vez más extraño. Empezó a distanciarse, y cuando hablábamos podía percibir su cansancio y oír los efectos obvios del alcohol. Intentó comunicarse varias veces mientras yo cuidaba de mi madre (su exesposa) debido al cáncer. Ella no quería verlo, y yo me sentía herida y resentida porque él la había abandonado (y a nosotros) y yo era la única cuidadora a una edad tan temprana. Le dije que lo contactaría cuando pudiera, una vez estuviera menos dolida y abrumada por el cuidado de mi madre. El resto de nuestras conversaciones fueron señales de sus problemas de salud mental, los cuales yo no entendí completamente. Recibía mensajes de voz de él que no tenían sentido. En una conversación, él pensó que yo era mi madre (quien ya había fallecido). En ese momento, supe que algo estaba mal —muy mal—. Y luego se quitó la vida.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Después de su muerte, hablé con varias personas que habían estado más presentes en los últimos años de su vida. Me contaron historias que me sorprendieron. "Hablaba mucho sobre su trastorno por estrés postraumático (TEPT) de su servicio militar", dijo un amigo. Mi papá fue reclutado para Vietnam, pero lo enviaron de vuelta a casa porque no pasó el examen físico. No solo nunca estuvo en el servicio activo, sino que estoy casi segura de que nunca salió de Boston. A medida que surgían historias como estas, entendí mucho mejor su estado mental. Me pregunto cuán consciente estaba su esposa de su disfunción (ella nunca lo conoció en sus años más estables) y cuán difícil tuvo que haber sido para ella presenciar su deterioro y muerte.

Enfermedades mentales: las señales

Reconocer las señales y los síntomas de una enfermedad mental no siempre es fácil. Mi padre parecía vivir una vida normal. Trabajaba duro, tenía amigos, disfrutaba el golf. Pero tenía este elefante gigantesco sobre sus hombros que solo algunos de nosotros podíamos ver y que no debimos ignorar, como el alcoholismo, el comportamiento progresivamente errático y el distanciamiento.

Nadie intervino y dijo "algo no está bien". Incluida yo.

Nadie puede evitar que alguien se suicide. Una vez leí que es como pensar que puedes detener un río embravecido tirando una piedra. Como familiares, amigos preocupados o cuidadores actuales o futuros, debemos informarnos y prepararnos para abordar las enfermedades mentales de nuestros seres queridos.

Recursos que pueden ayudar

*Algunos enlaces en inglés

Alianza Nacional para Enfermedades Mentales (NAMI, National Alliance on Mental Illness)una organización de defensa, educación, apoyo y concientización pública. NAMI puede ayudarte a aprender más sobre las enfermedades mentales y encontrar apoyo para ti o tus seres queridos.

Al-Anon o Nar-Anon: servicios para amigos y familiares de adictos. Comúnmente, la adicción y las enfermedades mentales van de la mano. Si una adicción está ocurriendo al mismo tiempo que una enfermedad mental, podrías beneficiarte de la ayuda adicional que brindan las experiencias compartidas de un grupo de apoyo.

Servicios de Protección de Adultos (APS, Adult Protective Services): Si sospechas que un ser querido es incapaz de satisfacer sus necesidades físicas, psicológicas o sociales, y esto pone su salud, seguridad o bienestar en peligro, comunícate con tu agencia local de APS. Puedes informar tus preocupaciones sobre el bienestar de otra persona y la agencia hará un seguimiento y recomendará servicios si es pertinente.

Organizaciones para la prevención del suicidio: La Línea Nacional de Prevención del Suicidio, la Administración de Servicios de Abuso de Sustancias y Salud Mental (SAMSHA), la Fundación Estadounidense para la Prevención del Suicidio y el Centro de Recursos para la Prevención del Suicidio, entre otros, pueden proveer información y recursos relacionados con la prevención del suicidio o sobre qué hacer después de un intento de suicidio o crisis. Si en algún momento hay una amenaza inminente de autolesión o suicidio, llama al 1-888-628-9454 o al 911 inmediatamente.

Planificación

Si sabes que una enfermedad mental es o será un factor en tu vida o en tus relaciones, estas son algunas maneras en las que alguien con una enfermedad mental (y sus cuidadores) pueden planificar:

• Prepara una directiva anticipada que tenga en cuenta enfermedades mentales (también conocida como directiva anticipada psiquiátrica). Para conocer más y ver formularios e información para los distintos estados, visita el sitio del National Resource Center on Psychiatric Advance Directives (en inglés).

• Asegúrate de designar un representante para asuntos de salud y preparar testamentos vitales detallados que consideren posibles enfermedades futuras. Las enfermedades mentales no siempre llevan a ideas o intentos de suicidio, pero pueden causar efectos de salud debilitantes. Por ejemplo, las personas con depresión tienen un riesgo un 40% mayor de sufrir enfermedades cardiovasculares o metabólicas. Puedes encontrar formularios gratis de directivas anticipadas en una variedad de lugares, incluido este sitio de AARP.

• Prepara poderes notariales duraderos o un fideicomiso que designe fideicomisarios sucesivos que manejen los asuntos durante tiempos de incapacidad, y designa por adelantado un tutor o curador en caso de que se recurra a un tribunal para nombrarlo. Habla con un abogado calificado en tu estado de residencia para que te explique tus opciones.

• Considera crear un plan de acción para la recuperación del bienestar (en inglés); puedes hacerlo tú solo o junto con tu ser querido. Esta planificación puede aportar herramientas de bienestar continuo y ayudar a crear un plan de crisis y un plan posterior a una crisis.

En su mejor momento, mi padre fue un gran hombre: inteligente, bondadoso, trabajador y divertido. Esas son las cualidades que elijo recordar. Y aunque el legado de mi padre no es su suicidio, ha jugado un papel importante en enseñarme cómo ser una defensora de la salud mental para mí misma y para otros. Mediante conversaciones y planificación abiertas y honestas, estaremos más preparados para lidiar con la realidad actual y creciente de las enfermedades mentales en muchos de nuestros hogares.

Amanda Singleton recibió el premio nacional Caregiving Visionary Award de CareGiving.com; presta servicios a cuidadores durante todas las etapas de la vida por medio de su bufete de abogados. Síguela en Twitter y Facebook (en inglés).

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO