Skip to content
 

Conflictos familiares: tu matrimonio puede sufrir cuando cuidas de un ser querido

Los cónyuges deben saber que pueden sacar tiempo para estar juntos y que la tensión no durará para siempre.

Sicóloga familiar escucha mientras un matrimonio discute

SEVENTYFOUR/GETTY IMAGES

In English | Mientras cuidas de un adulto mayor de tu familia, tu cónyuge puede sentir que tu matrimonio ha quedado relegado a las necesidades de tu otro ser querido.

Después de todo, el cuidar de otra persona puede disminuir el tiempo y la atención que solías dedicarle a tu cónyuge y perturbarles el horario como pareja o familia. Algunas veces, la carga económica de cuidar a un ser querido mayor también puede afectar tu matrimonio.

“Se deben hacer ajustes en el matrimonio”, dice Dolores Gallagher-Thompson, profesora invitada de la Betty Irene Moore School of Nursing de University of California, Davis. “Es un tiempo de transición para el matrimonio. Tu cónyuge debe entender que debe compartirte más (y apoyar tus esfuerzos)”.

Dos de cada cinco cuidadores en Estados Unidos son hombres, según Caregiving in the U.S. del 2015 (en inglés), un informe de AARP y la National Alliance for Caregiving. El 56% de estos cuidadores estuvieron casados, aproximadamente la misma tasa para los cuidadores en general.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Ayuda tener una conversación general con tu cónyuge sobre la situación y asegurarle que estos cambios no serán para siempre”.

“El objetivo es hacer que tu cónyuge esté de tu lado para ayudarlo a comprender por qué debes hacer esto en este momento de la vida”, indica Nancy Schlossberg, profesora emérita de Orientación Psicológica de University of Maryland y autora de Too Young to Be Old.

Mientras tanto, lo siguiente te puede ayudar:

1. Hablen sobre sus expectativas

Es inevitable que se presenten algunos cambios de funciones; por lo tanto, “intercambien sus expectativas cuando hablen sobre lo que cambiará y cómo lo manejarán”, afirma Schlossberg.

Cuando sea posible, ambos deben ponerse de acuerdo en cuanto a las expectativas sobre cómo distribuirán el tiempo, establecerán límites con la persona que recibe la atención, y encontrarán formas para socializar juntos y pasar tiempo en pareja. Cuando no puedan hacerlo, negocien y traten de llegar a un acuerdo.

“Lo más importante es que puedan mantener abiertos los canales de comunicación”, indica Schlossberg.

2. Saquen tiempo para estar juntos

“Traten de salir una noche o pasar una tarde juntos el fin de semana semanalmente”, dice Eve Markowitz Preston, psicóloga con práctica privada en la ciudad de Nueva York, y quien atiende mayormente a adultos mayores y a menudo hace visitas domiciliarias.

Usen ese tiempo para concentrarse completamente en el otro o para hacer algo que siempre hayan disfrutado hacer juntos, ya sea practicar un deporte —¿tal vez tenis?—, o ir al cine o al teatro.

Si tu ser querido mayor vive con ustedes, puede ser difícil encontrar tiempo y privacidad para tener intimidad con tu pareja. En estos casos, trata de coordinar con otro miembro de la familia o con un auxiliar de atención médica en casa para que salga una tarde con tu ser querido o para que se quede con este el fin de semana a fin de que tú y tu cónyuge puedan pasar tiempo juntos.

3. Pídele ayuda a tu cónyuge

Con tu atención, energía y tiempo limitados, tu cónyuge podría ayudarte al asumir más responsabilidades en casa, tal vez limpiar, hacer las compras, preparar la comida o hacer mandados.

Si tu cónyuge no puede hacerlo, considera contratar a alguien para que te ayude con estas tareas. De todas formas, esto te ayudará a evitar que te sientas agobiado y resentido.

4. Tómense el pulso emocional regularmente

El cuidado de un ser querido no es una carrera corta, suele ser una maratón, o al menos una carrera de larga distancia; por lo tanto, mantén abiertos los canales de comunicación con tu cónyuge a lo largo del camino.

“Manténganse en contacto regularmente y habla con tu cónyuge sobre cómo se siente”, dice Preston. De esta forma, podrás hacer ajustes para que tu cónyuge supere sus frustraciones, tal vez al coordinar cuidado diurno para adultos a fin de que puedas tomarte un descanso o recibir relevo para que puedan irse de viaje en pareja.

Mientras tanto, tu cónyuge al menos sentirá que escuchaste y validaste esos sentimientos de frustración, lo que puede ayudar a evitar o aliviar las tensiones mutuas.

Stacey Colino es escritora independiente galardonada, y se especializa en salud, psicología y asuntos familiares. Su trabajo ha sido publicado en decenas de revistas nacionales, así como en páginas web y libros. 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO