Skip to content
 

Los fondos fiduciarios del Seguro Social podrían ser insuficientes para el 2034

Los beneficiarios podrían recibir pagos reducidos una vez agotadas las reservas.

Tarjeta del Seguro Social sobre billetes de 100 dólares

iStock / Getty Images

In English | El desempleo generalizado del año pasado debido a la pandemia de COVID-19 es una razón por la que los fondos fiduciarios que ayudan a pagar los beneficios de jubilación y discapacidad del Seguro Social podrían quedarse sin dinero en el 2034, un año antes de lo que se había proyectado anteriormente, según el informe anual de los administradores del Seguro Social que supervisan los fondos.

Los administradores citaron el impacto de gran alcance de la pandemia como una de las causas de la fecha más temprana para el déficit de los fondos fiduciarios del Seguro Social por jubilación e incapacidad. Debido a que los beneficios del Seguro Social se financian con dinero que se deduce de los cheques de salario de los trabajadores (con contribuciones adicionales de sus empleadores), un alto desempleo significa que hay menos personas que contribuyen a las arcas de los programas. Más de 22 millones de personas estaban sin trabajo en abril del 2020, y la tasa nacional de desempleo se mantuvo alta hasta que las vacunas contra la COVID-19 estuvieron ampliamente disponibles a principios de este año.

Los administradores también descubrieron que los aumentos en las muertes, la disminución en los nacimientos y la reducción de la inmigración —todo debido a la COVID-19— también desempeñaron papeles en el análisis que hizo adelantar el déficit de los fondos fiduciarios para jubilación e incapacidad en un año.

“Las proyecciones de los administradores en el informe de este año incluyen las mejores estimaciones de los efectos de la pandemia de COVID-19 en el programa del Seguro Social”, dijo el comisionado interino de la Administración del Seguro Social, Kilolo Kijakazi. “La pandemia y su impacto económico han tenido un efecto en los fondos fiduciarios del Seguro Social, y el curso futuro de la pandemia sigue siendo incierto”.


Venta del Día de la Recordación: Únete a AARP por solo $9 al año cuando te inscribes por un período de 5 años. Únete hoy y recibe un REGALO.


 “El Seguro Social y Medicare son más cruciales que nunca para los adultos mayores. El Seguro Social es la única fuente garantizada de ingresos para la jubilación, y Medicare proporciona la cobertura de salud crítica en la que los adultos mayores dependen y necesitan”, dijo la directora ejecutiva de AARP Jo Ann Jenkins. “Los informes actuales de los administradores muestran que ambos programas son sólidos, pero hay desafíos de financiamiento a largo plazo con los que lidiar. Cualquier discusión sobre los beneficios ganados de las personas en Estados Unidos exige una opinión pública y un debate completo y abierto”.

Los beneficios parciales se pagarían una vez que se agotaran los fideicomisos

Si no se hacen cambios antes del déficit proyectado en el 2034, el Seguro Social no tendría suficientes fondos para pagar los beneficios completos a los jubilados. Eso significaría que los beneficiarios en ese momento solo recibirían 78 centavos por cada dólar que deberían recibir. Más de 65 millones de personas en Estados Unidos actualmente reciben beneficios del Seguro Social.

En realidad, el Seguro Social tiene dos fondos fiduciarios distintos: El Old-Age and Survivors Insurance (OASI, Seguro de vejez y supervivencia) y el fondo fiduciario del Seguro por Incapacidad (DI). Cuando se analiza por separado (en lugar del análisis combinado utilizado para predecir la fecha del 2034), se proyecta que el fondo fiduciario OASI, que paga los beneficios de jubilación y supervivencia, se agotará en el 2033, un año antes que en el informe del 2020. Después de eso, podrá pagar el 76% de los beneficios programados con ingresos tributarios continuos.

Se estima que el fondo fiduciario DI se agotará en el 2057, ocho años antes que el informe del año pasado, y que el 91% de los beneficios seguirán pagándose después.

Los fondos fiduciarios de Medicare se mantienen estables

Un informe separado de los fideicomisarios de Medicare encontró que el fondo fiduciario que ayuda a cubrir a aproximadamente 61.2 millones de beneficiarios de la Parte A de Medicare se agotaría en el 2026, la misma fecha prevista en el informe del año pasado. Se proyecta que el fondo fiduciario del Seguro Hospitalario (HI) de la Parte A de Medicare, que paga los gastos de hospitalización, podrá pagar el 91% de sus beneficios programados si su fondo fiduciario se queda sin dinero en el 2026.

“Los legisladores tienen muchas opciones de políticas que reducirían o eliminarían los déficits de financiamiento a largo plazo en el Seguro Social y Medicare”, escribieron los administradores en su informe del 2021 publicado el 31 de agosto. “Los legisladores deben abordar estos desafíos financieros lo antes posible. Tomar medidas más pronto que tarde permitirá considerar una gama más amplia de soluciones y proporcionará más tiempo para introducir cambios para que el público tenga tiempo suficiente para prepararse”.

El fondo fiduciario del Seguro Médico Complementario (SMI) para la Parte B de Medicare, que paga por los servicios médicos y ambulatorios, y la Parte D, que cubre los beneficios de medicamentos recetados, son solventes indefinidamente, gracias al financiamiento de ingresos generales y las primas de los beneficiarios.

“La solvencia de los fondos fiduciarios de Medicare es un asunto increíblemente importante y de larga data, y estamos comprometidos a trabajar con el Congreso para continuar creando un programa de Medicare vibrante, equitativo y sostenible”, dijo Chiquita Brooks-LaSure, administradora de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid.