Skip to content
 

Cómo funcionarán las negociaciones sobre los precios de los medicamentos recetados de Medicare

Qué medicamentos podrían ser los primeros y cuándo los beneficiarios podrían empezar a ver ahorros.

Sello junto a la palabra Medicare en rojo

Olivier Le Moal

In English

Cuando el Congreso agregó un beneficio de medicamentos recetados a Medicare hace casi dos décadas, la ley prohibió explícitamente que el programa negociara con las compañías farmacéuticas los precios de estos medicamentos que millones de beneficiarios necesitan diariamente para vivir. AARP ha argumentado durante muchos años que, en vista de que más de 50 millones de personas en el país obtienen sus medicamentos a través de Medicare, si se le permitiera al programa negociar los precios, ese poder adquisitivo favorecería a los beneficiarios de Medicare y a los contribuyentes que, en última instancia, absorben la mayor parte de los costos de los medicamentos.

“Cuando hablamos de la Ley de reducción de la inflación del 2022, el componente principal es la negociación de Medicare”, dice Bill Sweeney, vicepresidente sénior de Asuntos Gubernamentales de AARP. “Esa es la solución a largo plazo para el problema que hemos estado viendo durante décadas, que es el precio descontrolado de los medicamentos recetados”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Conceptos básicos de las negociaciones de precios

Para empezar, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. (HHS) identificará los 100 medicamentos en que más gasta Medicare. Luego, decidirá cuáles de ellos cumplen con los requisitos para ser parte del primer grupo de 10 medicamentos cuyos precios se negociarán. Estos requisitos son:

  • Los medicamentos no pueden tener competidores directos. Eso significa que no existe un equivalente genérico y, si es un medicamento biológico, no puede haber un producto biosimilar. Un medicamento biológico es un medicamento complejo que generalmente se usa para tratar el cáncer y otras enfermedades graves.
  • Los medicamentos deben haber estado en la lista aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos durante muchos años. Ese límite es de 9 años para los llamados medicamentos de moléculas pequeñas; aquellos que normalmente obtienes en la farmacia y tomas en forma de pastilla. Los medicamentos biológicos tienen que haber sido aprobados durante 11 años para poder ser incluidos entre los medicamentos a negociar.

Estas dos reglas son la razón por la que algunos de los medicamentos más costosos pueden no estar entre los primeros en ser negociados. A continuación, un vistazo a algunos de los medicamentos que desde ahora podrían estar incluidos en el primer grupo:

  • Eliquis, para tratar la fibrilación atrial. Medicare gastó más en este medicamento en el 2020 ($9,900 millones) que en cualquier otro medicamento individual y más de 2.6 millones de beneficiarios lo tomaron.
  • Januvia, para tratar la diabetes. Medicare gastó $3,900 millones en este medicamento en el 2020 y casi 935,000 beneficiarios lo tomaron.
  • Xtandi, un medicamento contra el cáncer. Medicare gastó $2,000 millones en este medicamento en el 2020 y 26,490 personas lo tomaron.
  • Myrbetriq, que trata una vejiga hiperactiva. Medicare gastó $1,700 millones en este medicamento en el 2020 y alrededor de 600,000 personas lo tomaron.
  • Orencia, que se usa para el tratamiento de la artritis reumatoide. Medicare gastó $1,000 millones en este medicamento y 29,764 beneficiarios lo tomaron.

¿Cuándo bajarán los precios de los medicamentos?

Los primeros precios negociados entrarán en vigor en el 2026 para los medicamentos cubiertos por los planes de la Parte D de Medicare. Estos son los medicamentos recetados que normalmente surtes en tu farmacia. En el caso de los medicamentos cubiertos por la Parte B —que paga las visitas al médico, las pruebas de diagnóstico y otros servicios ambulatorios, como la quimioterapia y otras infusiones de medicamentos en un hospital o en el consultorio del médico—, los precios negociados entrarán en vigor en el 2028. Este es el programa completo de distribución:

  • 2026: se negociará un máximo de 10 medicamentos
  • 2027: se negociará otro grupo máximo de 15 medicamentos
  • 2028: se negociará otro grupo máximo de 15 medicamentos
  • 2029: otro grupo máximo de 20 medicamentos se negociará este año y cada año posterior.

¿Qué sucede si los fabricantes de medicamentos no están de acuerdo?

Bajo la nueva ley, si el fabricante de un medicamento que fue seleccionado se niega a negociar, el Gobierno podría imponer un impuesto de hasta el 95% de sus ventas del año anterior. La idea detrás de ese impuesto es darles a las compañías farmacéuticas un fuerte incentivo para participar en el proceso de negociación.

Hay mucho en riesgo. Un análisis realizado por la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO) una entidad sin afiliación política, calcula que tan solo la disposición que permite las negociaciones sobre los precios de los medicamentos podría ahorrarle a Medicare casi $102,000 millones en 10 años. El análisis también desmintió las afirmaciones de que la negociación de los precios de los medicamentos perjudicaría la innovación farmacéutica y llevaría a la creación de muchos menos medicamentos nuevos. Según el pronóstico de la CBO, de los 1,300 medicamentos nuevos que se espera que se aprueben en los próximos 30 años, solo 15 no llegarían al mercado como resultado de la nueva ley.

Dena Bunis informa sobre temas relativos a Medicare, atención de la salud, políticas en materia de salud y el Congreso. Además, es autora de la columna "Medicare Made Easy" para AARP Bulletin. Galardonada por su labor periodística, Bunis trabajó durante décadas para diarios en grandes ciudades. Entre los puestos que ocupó se incluyen los de jefa de la oficina de Washington del Orange County Register y reportera sobre temas de salud y entorno laboral para Newsday.