Skip to content
 

Concursante transgénero en ‘Jeopardy!’ promueve el entendimiento y rompe récords

Amy Schneider ganó admiradores y creó conciencia para la comunidad LGBTQ.

Amy Schneider en Jeopardy

Associated Press

In English

Amy Schneider logró una serie de victorias consecutivas en el programa televisivo de preguntas y respuestas Jeopardy!. En el proceso, rompió récords y estereotipos, y se ganó admiradores, quienes crearon la etiqueta #teamAmy como muestra de apoyo.

Schneider, de 42 años, de Oakland, California, terminó su racha de 40 juegos ganados, con ganancias de más de $1.3 millones. Ahora tiene el récord como la segunda persona que gana más episodios consecutivos en la historia del programa y es la mujer con más triunfos en la historia del programa.

Además, es una mujer transgénero cuyo éxito ha despertado conciencia y la ha convertido en un modelo a seguir para la comunidad LGBTQ. Pero Schneider, quien frecuentemente comenta en Twitter acerca de su desempeño en Jeopardy!, dice que ser transgénero no era el punto de su participación en el programa.

“El hecho es que, realmente no pienso acerca de ser transgénero con mucha frecuencia. Por este motivo, al aparecer en la televisión nacional quería representar esa parte de mi identidad acertadamente. como algo importante, pero en segundo plano”, Schneider publicó en Twitter. Sin embargo, está muy consciente de su impacto.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


En la temporada de Acción de Gracias, Schneider se puso en el suéter un broche de una bandera transgénero, para mostrar solidaridad con su comunidad en una época del año particularmente difícil. Decidió lucir el broche, dijo en Twitter, porque muchos jóvenes transgénero enfrentan entornos hostiles cuando regresan a casa para el Día de Acción de Gracias.

Poco después de que terminara su racha victoriosa, Schneider expresó gratitud por el apoyo que había recibido. “En camino a mi primera grabación, una de las cosas que me dije a mí misma fue ‘Simplemente sé tú misma, y lo que sea que pase como resultado, estarás bien’”, escribió en Twitter. “¡Me da tanto gusto que parece que todos lo percibieron así!”

El país llegó a conocer a Amy​

La racha de Schneider con 40 victorias en Jeopardy! es la segunda más exitosa en la historia del programa. Como parte de su racha, ella se convirtió en la primera concursante abiertamente transgénero en cumplir los requisitos para participar en el torneo anual de campeones. Dejó su huella con su estilo distintivo de apretar el timbre, que, como contó en Good Morning America, viene del instinto y el tacto (en inglés), y con las perlas (un regalo de su novia) que siempre se pone.

Schneider creció en Dayton, Ohio, y le dijo a Journal-News que en su casa siempre veían Jeopardy!. Su padre hizo una audición para ser concursante en el programa y su madre era profesora de matemáticas en varias universidades locales. Durante su niñez, Schneider participó activamente en el programa teatral de su escuela secundaria, el cual, explica, le dio confianza en el escenario de Jeopardy!.

Fue esa experiencia teatral la que la ayudó a reconciliar su identidad de género antes de declararse transgénero en el 2016. Schneider escribió en Twitter que actuar en una producción de A Midsummer Night’s Dream le ayudó a empezar a aceptarse a sí misma, y que “vestirme de mujer todas las noches me hacía sentir sorprendentemente bien”.

Durante su participación en Jeopardy!, Schneider publicaba análisis de sus victorias en Twitter, donde acumuló más de 100,000 seguidores.

Aunque Schneider no le está restando importancia a su éxito, a menudo le recuerda al mundo que ella es simplemente una mujer que demuestra sus habilidades en un juego que se adapta bien a esas aptitudes.

“El truco de Jeopardy!... es aprender a dominar una habilidad subestimada, que es simplemente comprender lo que se te está preguntando”, escribió Schneider recientemente en un artículo para el sitio web sobre deportes y cultura Defector. “La esencia del programa es que las pistas se expresan mediante un extraño tipo de sintaxis, de modo que, con frecuencia, tienes que desenredar la pregunta antes de poder empezar a buscar la respuesta”.

Schneider ha dicho en entrevistas que realmente no tenía una estrategia específica al competir en Jeopardy!. En vez de eso, le dijo a USA Today, cuando se presentaba la oportunidad, trataba de apostar fuerte en ella misma en los Daily Doubles y sencillamente intentaba mantenerse en el juego.

Impacto de gran alcance

La visibilidad de Schneider en Jeopardy! y sus victorias consecutivas han tenido un impacto en la comunidad transgénero, independientemente de si Schneider se lo haya propuesto o no. Para muchos en el país, era la primera vez que veían a una persona transgénero con regularidad; incluso si solo era a través de una pantalla.

“La increíble participación de Amy Schneider en Jeopardy! permite a las familias de todo el país conocerla como alguien que es excelente en resolver acertijos de palabras, que tiene un conocimiento profundo sobre una amplia variedad de temas y que también da la casualidad de que es una mujer transgénero”, dice Nick Adams, director de representación de personas transgénero en GLAAD. “Amy está usando sus históricas apariciones y su nueva plataforma para crear conciencia sobre los asuntos que son importantes para la comunidad transgénero y también para compartir un poco de su historia personal”.

El alcance de Schneider ha ido más allá de su éxito en la televisión. Algunas personas en la comunidad transgénero se han dado cuenta de que las victorias de ella en un programa popular que es visto por millones de personas han creado un mayor entendimiento de quiénes son las personas transgénero.

Para Madeleine Anderson, de 30 años, de Connecticut, la visibilidad de Schneider ha sido buena para mejorar su relación con sus abuelos. Cuando Anderson reveló por primera vez a sus abuelos el pasado mes de septiembre que era transgénero, ellos estaban confundidos y dijeron que “necesitaban más tiempo” para procesar la noticia, explica Anderson. Le preocupaba que sus abuelos quizás eran intolerantes de la comunidad LGBTQ, pero en una visita reciente todo salió bien. Su abuela admitió que no estaba segura de qué pensar sobre la transición de Anderson hasta que vio la participación de Schneider en Jeopardy! y se convirtió en una admirada de la concursante.

“Estoy segura de que esta era la primera vez que [mi abuela] había visto una representación positiva de personas transgénero en las noticias o en los medios de difusión; ciertamente una en donde no se nos presentaba como atemorizantes o raros, o donde nuestro aspecto transgénero era el centro de nuestra identidad”, dice Anderson. “Por supuesto que no creo que esto fue lo único que hizo que me aceptara. Pero sí creo que ayudó a facilitar el cambio para ayudarle a pensar en la transición, no como algo alarmante, sino como parte de la vida”.

Sydney Bauer colabora con artículos sobre deportes, política y grandes eventos a través del lente de identidad y género. Su trabajo se ha publicado en medios que incluyen Reuters, them., the Daily Beast y The New Republic.