Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
CLOSE ×

Buscar

Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

El error que atormenta a un guardia de la Tumba del soldado desconocido

Un sueño cinematográfico se convirtió en una vocación de servicio.


spinner image Ethan Morse, guardia de la Tumba del Soldado Desconocido
Cortesía Ethan Morse

 

Al conseguir el papel de un soldado en una película importante, Ethan Morse pensó que por fin iba a realizar su sueño de triunfar en Hollywood. Sin embargo, jamás imaginó que una visita imprevista al Cementerio Nacional de Arlington alteraría su trayectoria, pasando de representar a un soldado en la pantalla a ser un soldado en la vida real.  

Morse estaba filmando Gods and Generals en el área de Washington D.C., cuando un amigo sugirió que visitaran la Tumba del soldado desconocido.

spinner image Image Alt Attribute

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Morse conocía el Cementerio Nacional de Arlington porque creció en una granja lechera al norte del estado de Nueva York, pero nunca había oído hablar de la tumba dedicada a miembros no identificados de las Fuerzas Armadas que murieron en la guerra.

"Me conmovía cuando hablaba de ello, porque era algo que nunca había visto en mi vida. Y menos en la granja", dijo. "Vimos dos cambios de guardia. La emoción me dominó. Me encanta hablar, pero después de salir de allí, no pude hablar durante varias horas".

Un llamado al servicio

Morse siempre le había dicho a su familia que nunca se alistaría en el Ejército a menos que atacaran al país. De manera que, cuando ocurrieron los ataques del 11 de Septiembre, el entonces joven de 21 años fue a la oficina de reclutamiento del Ejército y puso en pausa sus sueños cinematográficos.

"Apenas me acababan de entregar mis uniformes, entró un sargento que estaba reclutando a soldados de infantería para ir a Arlington", dijo Morse. "Esperaba que me asignaran a la Tumba. No sabía que no funciona así".

En vez de eso, le asignaron la función de portador de féretros y tuvo que entrenar durante dos meses, levantando pesas, cargando féretros llenos de piedras y practicando el plegado de banderas.

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

"Cada soldado practicó y entrenó hasta lograr la perfección. La responsabilidad de enterrar a los caídos me conmovía profundamente. Y fue muy honroso estar ahí", dijo.

Después de unos 13 meses como portador de féretros en más de 300 entierros, el sargento de pelotón de Morse le propuso una nueva misión: vigilar la Tumba del soldado desconocido.

Trabajo y empleos

Lista de empleos, de AARP

Busca oportunidades de empleo para trabajadores con experiencia

See more Trabajo y empleos offers >

Un grave error

Los guardias desfilan solemnemente y dan 21 pasos por una alfombra negra detrás de la Tumba, dan vuelta, miran hacia el este durante 21 segundos y luego dan vuelta y miran hacia el norte durante 21 segundos. A continuación, dan 21 pasos por la alfombra y repiten el proceso. El número 21 simboliza el máximo honor militar, la salva de 21 cañonazos.

Antes de que un guardia, o centinela, comience su jornada de trabajo, debe pasar una detallada inspección de guante blanco por parte de un comandante.

"Durante 18 meses, estuve asignado a la Tumba del soldado desconocido [y] jamás supe de nadie que hubiera fallado una inspección, excepto yo un día", dijo. 

Era un húmedo día de verano cuando Morse salió de las dependencias de la Tumba con un arma sucia. Su amigo cercano y mentor, el sargento de Estado Mayor Adam Dickmyer, pasó la mano sobre el arma y vio que su guante se había ensuciado.

"Había cometido uno de los pecados capitales que me enviaron de vuelta del bloque de inspección", dijo Morse. "Estaba llorando. Toqué fondo. Creí que me iban a expulsar". 

En cambio, Dickmyer, que había ayudado a Morse a superar algunos de los momentos más difíciles del entrenamiento, le ordenó que regresara por un nuevo rifle. 

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Un solemne retorno al cine

En el 2006, Morse terminó su compromiso con el Ejército y supo que era el momento de volver a perseguir sus sueños de la infancia. Se mudó a Hollywood y empezó a trabajar de nuevo en la industria del cine. 

Poco después recibió la noticia de que Dickmyer había muerto en su misión en Afganistán e iba a ser enterrado en el Cementerio Nacional de Arlington.

"Iba a ser como una reunión, todos de nuevo en el Cementerio Nacional de Arlington. Pero no fue un reencuentro feliz", dijo Morse. "Ahí no había alegría. Estábamos allí enterrando a un guardia de la Tumba, a un amigo nuestro".

Mientras tanto, la Society of the Honor Guard, una organización sin fines de lucro entre cuyos miembros se encuentran guardias y exguardias de la Tumba del soldado desconocido, le preguntó a Morse si estaría interesado en hacer un video conmemorativo sobre Dickmyer. En vez de hacer un breve video para homenajearlo, Morse decidió filmar un documental mostrando el amor y el sacrificio de los guardias de la Tumba por los soldados desconocidos.

Después de más de seis meses de rodaje y de ganar el premio al mejor largometraje en el Festival de Cine Documental de Ámsterdam, el proyecto se convirtió en una serie documental de cuatro partes (en inglés) sobre los diferentes pelotones del cementerio.  

"Creo que la Tumba representa ahora a los soldados de todas partes: van ahí a recordar a los caídos y nosotros nos aseguramos de que los caídos sepan que tienen un compañero que está con ellos las 24 horas del día", dijo Morse.

Este es el segundo episodio de la nueva serie documental de AARP Studios, Reporting for Duty.  Cada mes podrás ver una nueva historia inspiradora sobre veteranos y familias militares en YouTube.com/AARP.

Aaron Kassraie escribe para AARP sobre asuntos de importancia para los veteranos de las Fuerzas Armadas y sus familias. También es reportero de temas generales. Anteriormente, Kassraie cubría temas de política exterior de EE.UU. como corresponsal en la oficina de Washington de Kuwait News Agency y realizaba trabajo de captación de noticias para USA Today y Al Jazeera English.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image membership-card-w-shadow-192x134

Oferta de Membresía por tiempo limitado - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.