Skip to content
 

Cindy Ayers Elliott comparte los productos de su granja con familias afectadas

Luchando contra la inseguridad alimentaria, Elliott ofrece productos frescos a su comunidad.

La doctora Cindy Aayers Elliott descarga productos de su granja

Rory Doyle

In English | Solía ser banquera de inversiones en Wall Street, pero, después del 11 de Septiembre, volví a Misisipi y me convertí en directora ejecutiva de una organización sin fines de lucro que trabaja en la política agrícola. Pero sabía que no podía ayudar a los agricultores solo hablando de política con ellos. Necesitaba sumergirme en su mundo. Para mí, las preguntas eran: ¿Qué es lo que falta en mi comunidad, y cómo puedo ayudar? 

El alcance

  • 450 familias atendidas
  • 3,150 libras de alimentos provistos semanalmente
  • $ 6,750 en valor por semana

Aquí, en West Jackson, la mayoría de las personas sufren inseguridad alimentaria. El almacén más cercano está a 15 millas de distancia. La incidencia de diabetes y de enfermedades cardiacas es superior a la media, en parte porque no siempre se ha podido acceder a alimentos saludables. Así que, en el 2010, decidí comenzar una finca de 68 acres aquí. Hacemos agricultura comunitaria, también llamada CSA (community-supported agriculture), en la que nuestros clientes compran suscripciones a cambio de una cuota semanal de frutas y vegetales frescos. Reciben siete libras de productos por $15 o quince libras por $30. Esto le da a nuestra comunidad acceso a alimentos frescos, saludables y asequibles. 

También proporcionamos asistencia técnica a las personas para que cultiven sus propias tierras. La gente puede arrendar un cuarto o medio acre de tierra por un dólar, o recibir una parcela de tierra a cambio de su mano de obra. Ahora mismo tengo a cinco agricultores haciendo eso. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


La doctora Cindy Ayers Elliott y sus empleados de la granja están parados con mascarilla detrás de una mesa llena de productos

Rory Doyle

Cuando comenzó el coronavirus, sabíamos que debíamos hacer todo lo posible para asegurarnos de que la gente pudiera comer. ¿Quién hubiera creído que en Estados Unidos la gente se pelearía por comida en las tiendas? Las Escuelas Públicas de Jackson preguntaron si podíamos proporcionar productos frescos para los estudiantes y las familias. Abordamos a empresas y grupos privados en busca de donaciones para ayudar a bajar el costo, y hemos repartido 450 canastas cada jueves, desde principios de abril, a tres escuelas en las zonas más empobrecidas de la ciudad. La necesidad es el doble y el triple de lo que podemos proporcionar, pero estamos haciendo todo lo que podemos. Tenemos que unirnos para servir a los más necesitados todo el tiempo, pero en especial en tiempos difíciles. 

Dejé los trajes de diseñador por los overoles, pero no tengo problemas para trabajar con la tierra. Quiero que la gente me vea dirigiendo este negocio y se diga a sí misma: “Puedo hacerlo”.

Cindy Ayers Elliott, de 63 años, es la fundadora de Foot Print Farms en Jackson, Misisipi.

Una mano amiga en tu comunidad