Skip to content
 

8 maneras de crear hermosos jardines en macetas

Las macetas con flores y plantas dan belleza y son fáciles de cuidar.

Porche delantero de una casa con flores de colores en macetas

DigiStu/Getty Images

In English

Las macetas llenas de flores y follaje dan un toque especial a un patio o un porche. Pero ¿cómo puedes llevar las macetas ornamentales de ordinarias a extraordinarias?

Los principios básicos de color, diseño y cuidado aportan ese toque profesional, dicen los expertos que diseñan macetas para algunos de los principales jardines botánicos del país. Dicho esto, no te preocupes demasiado por las reglas estrictas. Es importante optar por lo que te gusta, y la horticultura es "muy indulgente", dice Adam Dooling, curador de jardines al aire libre y colecciones herbáceas del New York Botanical Garden.

"Simplemente le digo a la gente que deben experimentar. Y me gusta la idea de encontrar nuevas maneras y romper las reglas", dice. "Si experimentas y fallas, inténtalo de nuevo".

No importa lo que pongas en una maceta, es importante prepararla para el éxito: elige un recipiente con orificios de drenaje, luego pon tierra para macetas y tal vez un poco de fertilizante de liberación lenta. Adapta tus hábitos de riego al recipiente (las macetas de arcilla se secan más rápido que las de plástico) y al lugar. Y cuando las macetas estén secas, riega "en serio", dice Jim Sutton, director adjunto de diseño de exhibición en Longwood Gardens en Kennett Square, Pensilvania. Eso significa remojar la tierra lo suficiente como para que el agua salga por los orificios al fondo de la maceta. El riego superficial solo fomenta el crecimiento de raíces superficiales.

Luego viene la parte divertida, que es diseñar la exposición.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Comienza visualizando el espacio arquitectónico donde se ubicarán las macetas. Sus colores, por ejemplo, pueden verse diferentes contra una pared de ladrillos en comparación con las tejas grises. Luego, considera el efecto que quieres crear: helechos suaves y tenues o espectaculares lirios canna, por ejemplo, dice Dooling. Después, dirígete a la tienda de jardinería y experimenta agrupando plantas en tu carrito como si estuvieran en la maceta y jugando con algunos de los siguientes elementos básicos:

1. La planta principal, la que sobresale y el relleno

Este es el mantra clásico para plantar macetas. Las plantas principales son las que más llaman la atención, dice Tim Pollak, subgerente de producción del Chicago Botanic Garden. Los rellenos cubren la tierra, ocultan el tallo de la planta principal y agregan volumen al diseño. Los sobresalientes caen sobre el borde de la maceta, lo que suaviza los bordes y expande la línea vertical. Algunas plantas, como las petunias, pueden rellenar y caer, con lo que logran una doble función, dice Pollak. Una combinación podría ser begonias (el principal) con coleo colorido (el relleno) y enredaderas de batata (la que sobresale).

Flores de colores cuelgan de una maceta en una ventana

jorgeantonio/Getty Images

2. Una planta, una maceta

El estilo tradicional conocido como monotípico es elegante, dice Dooling. En lugar de poner varias plantas en una maceta, es una agrupación de varias macetas con una planta cada una. "Te permite jugar con diferentes plantas, alturas y formas. Y tienes más flexibilidad con tu composición", dice. También permite cambiar una planta en mal estado o agregar acentos de temporada.

3. Limítate a los números impares

"Es un poco más natural que usar [plantas] en pares", dice Pollak. "A veces los pares pueden dar forma a una maceta o a un diseño. A veces pueden crear una pared o casi dividir la maceta por la mitad". O tal vez quieras una simetría formal alrededor de la puerta principal, dice Sutton, y ser más libre en el patio trasero.

4. Ten en cuenta la textura y la forma

"Puedes tener margaritas, flores en forma de copa, flores colgantes o en forma de gota o pendientes, si quieres", dice Pollak. El follaje también agrega textura: brillante, suave, borroso o plumoso. "Tal vez algunas plantas tienen hojas grandes, en forma de corazón; otras tienen hojas de helecho, parecidas a encajes".

Macetas con flores y plantas en un jardín

kschulze/Getty Images

5. Juega con los colores

Si quieres adentrarte en la ciencia de qué colores se complementan o hacen resaltar a los demás, usa una rueda de colores (hay tutoriales disponibles en YouTube). De lo contrario, experimenta mezclando colores. O elige un estilo monocromático y juega con diferentes texturas, dicen los expertos.  Ten en cuenta la visibilidad, dice Pollak. "Algo para considerar sobre los colores más oscuros —los azules y los púrpuras— es que se ven muy bien cuando estás de cerca, pero cuando estás lejos o conduciendo, y tienes grandes macetas junto a la puerta de tu casa y usas muchos azules y púrpuras, se pierden".

Si quieres optar por azules y púrpuras, entonces considera agregar un toque de blanco o amarillo, dice. Si quieres estar al día, busca el color del año determinado por Pantone, la empresa de consultoría de color. Este año, es bígaro.

6. Mantenlas (en su mayoría) compatibles

Los expertos aconsejan que tengas cuidado con los extremos, como poner helechos amantes del agua con suculentas tolerantes a la sequía, por ejemplo. Y querrás ser coherente sobre si tus plantas necesitan sombra o sol. Dicho esto, las macetas son más tolerantes que los jardines, dice Siena MacFarland, horticultora del Mendocino Coast Botanical Garden de Fort Bragg, California. "En una maceta puedes mezclar plantas que no serían compatibles en el jardín a largo plazo porque la mayoría de las macetas se plantan para una temporada de crecimiento y se cambian al año siguiente", dice.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


7. Mezcla algo práctico

"Hay algunas hortalizas que resultan bastante bonitas en macetas; por ejemplo, los pimientos ornamentales y cosas así, que en realidad son comestibles", dice Sutton. "Las hierbas también se benefician de estar en una maceta porque a la mayoría les gusta secarse entre riegos. Podrías poner un bonito recipiente con romero, lavanda y albahaca".

8. Compra o pide prestados los diseños

Estudia las macetas en los catálogos y en los jardines botánicos y centros de jardinería locales. Busca ideas en Instagram, Pinterest y otras redes sociales. Consulta libros en la biblioteca; Container Theme Gardens, de Nancy J. Ondra, por ejemplo, tiene más de 40 macetas de cinco plantas diseñadas por la autora. Si la idea de planificar y plantar todo parece demasiado abrumadora, deja que los profesionales lo hagan. Muchas empresas de venta de plantas por correo ofrecen colecciones seleccionadas para macetas. Por lo general, puedes contar con que han sido diseñados por expertos, dice Dooling.

Susan Moeller colabora con artículos sobre estilos de vida, salud, finanzas y temas de interés humano. Fue reportera y redactora de varios periódicos; también escribe artículos y ensayos para The Boston Globe Magazine y para su estación local de NPR, entre otros medios.