Skip to content
 

Tácticas sexuales avanzadas, una guía para hombres

Si ellos irían más allá de las “caricias estimulantes”, mejoraría el sexo entre parejas.

Pareja besándose - Técnicas eróticas avanzadas

ALAMY

La mayoría de las mujeres desearía que los hombres entendieran que el sexo se disfruta más cuando se incluye a todo el cuerpo.

In English | Son demasiados los hombres que ignoran uno de los rituales clave de las buenas relaciones sexuales: un masaje sin prisa, juguetón y suave de cada pulgada cuadrada del cuerpo de la mujer —no solamente en las partes que normalmente llaman la atención del hombre—.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

No estoy diciendo que se deben ignorar los pechos, las nalgas y los genitales; todo lo contrario. Pero cuando un hombre acaricia todo el cuerpo de su amante antes de tocar esos lugares, la mujer se vuelve sexualmente más receptiva —y es esto lo hace al hombre ser mejor amante—.

¿Cómo puede mejorar un masaje por todo el cuerpo el sexo y la experiencia sexual?

La piel contiene dos tipos de nervios sensibles al tacto. Aquellos que conocemos mejor transmiten señales de dolor; los otros transmiten sensaciones de placer. Cuando un masaje suave excita los nervios del placer, el cuerpo libera hormonas que promueven la relajación y sensaciones de bienestar y apego emocional. Estos, a su vez, contribuyen a la excitación sexual, el placer y el orgasmo.

Un masaje suave prolongado, de pies a cabeza, es fundamental para la receptividad erótica de la mayoría de las mujeres. Sin dicho masaje, a muchas mujeres les cuesta trabajo excitarse, mucho menos tener orgasmos. “Necesito por lo menos 30 minutos de caricias sensuales por todo el cuerpo para sentirme lo suficientemente dispuesta para el juego genital”, dice la Dra. Betty Dodson, educadora sexual desde hace muchos años en Nueva York. “Algunas mujeres necesitan aún más tiempo. Desafortunadamente, muchos hombres no entienden esto”.

Por qué se resisten los hombres al sexo de masajes

Una gran parte de los hombres se muestra escéptico ante el sexo de cuerpo entero. ¿A qué se debe esto? En parte, pienso que es porque nosotros los hombres perdemos la costumbre de tocarnos con delicadeza cuando dejamos atrás nuestra niñez. A diferencia de las mujeres, somos más propensos a darnos palmadas en la espalda que abrazarnos.

La pornografía tiene algo que ver en esto. Es una fantasía: está bien, pero no se debe imitarse en la vida real. Al igual que las persecuciones automovilísticas en las películas de acción, la pornografía puede excitar y ser divertida, pero no es precisamente como debemos hacerlo; se centra un 95 % en las zonas genitales, con casi ningún masaje corporal. Cuando las relaciones sexuales resultan estupendas representan más un 100 % de sexo de cuerpo entero en la primera media hora, seguido por un 60 % de cuerpo entero y un 40 % de zonas genitales hasta que se llegue al acto principal.

El término “caricias estimulantes”, desafortunadamente, aún es parte de la resistencia al masaje que muestran los hombres. Arbitraria y artificial, el término divide el acto sexual entre el “acto principal” —el coito— y todo lo demás. Muchos hombres tienen la mala costumbre de comenzar desinteresadamente con unas cuantas caricias para luego iniciar el coito mucho antes de que la mujer se sienta lista. Señores, ¡no corran tanto!

O por lo menos esperen hasta sentir un masaje profesional antes de decidir que no les interesan las relaciones sexuales de cuerpo entero. Pruebe esta ruta comprobada hacia la cama: programe un masaje para ambos usted y su cariño y luego hagan el amor (preferiblemente esperen a llegar a la casa primero). Apuesto mis credenciales que ambos se sentirán más excitados, receptivos y satisfechos.

Adiós a las caricias estimulantes, bienvenidas las caricias amorosas

Olvídese de las relaciones sexuales lineales que se generan a raíz de “caricias estimulantes”. En su lugar, deje la puerta abierta a una mayor creatividad erótica al darse el gusto de acariciarse con amor. Podrían comenzar con música a la luz de velas mientras se besan y abrazan. Luego, desvístanse el uno al otro mientras siguen dándose masajes recíprocos. Entonces tomen una ducha juntos, enjabonándose, enjuagándose y secándose el uno al otro. Después pueden acostarse, para seguir besándose y acariciándose.

Ahora, ¡por fin!, es hora de que se acaricien los genitales el uno al otro por un rato, para que después se vuelvan a besar y abrazar, cada uno acariciando el cuerpo del otro con las manos. Entonces vuelvan a los juegos genitales, quizás seguido por un juguete sexual.  

¿Se da cuenta por qué nada de esto se considera “caricias estimulantes”?

La mayoría de las mujeres desearía que los hombres entendieran que el sexo se disfruta más cuando se incluye a todo el cuerpo. Sí, los genitales son importantes, pero ¡también lo es todo! Una vez que usted acepte que el cuerpo entero es un espacio de recreación sensual, podrá comprender por qué las relaciones sexuales que excitan hasta la última pulgada del cuerpo se consideran “superiores”.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto