Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Sérgio Mendes habla sobre el poder de la música y abrazar el cambio

El músico brasileño dice que su vida 'ha sido una serie de encuentros que nunca planeé'.

El doloroso camino hacia la música

Cuando tenía tres años, contraje una enfermedad ósea. Mi padre era médico, así que pudimos conseguir penicilina y eso me salvó la pierna. Quizás fui una de las primeras personas en tomar penicilina en Brasil. Tuve un yeso de cuerpo completo durante varios años. Cuando me quitaron el yeso, mi madre lo tiró al mar. Fue un momento muy simbólico para mí. Libertad, ya sabes. Todavía no podía andar en bicicleta ni jugar al fútbol, pero mi madre me dijo: "Te voy a regalar un piano". Recuerdo que tenía dolor, pero lo que recuerdo mucho más fue cuando llegó la música. Aquí tienes tu nueva vida: el piano y la música.

El poder de la canción

Vivíamos al otro lado de la bahía de Río de Janeiro. Mi padre era negro; la familia de mi madre, portuguesa. Mucha gente en Brasil tiene esa mezcla, al igual que nuestra música. Empecé tocando música clásica, pero al principio de mi adolescencia alguien puso un disco de jazz —"Take Five" de Dave Brubeck— y me dije: "Guau, esto es mágico". En realidad, ese fue el comienzo de mi vida musical.

Si vives en Brasil y has nacido en Río, la música te rodea todo el día. Quiero decir que tienes niños pequeños que tocan instrumentos de percusión y la música está en el aire. Te despiertas y oyes a las personas tocar algo en la esquina, así que lo que realmente influyó en mí fue el estar rodeado de música. 


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Espíritu viajero

Mis amigos se reunían todas las semanas y escuchábamos discos, hablábamos de arte y literatura, íbamos a ver películas de directores extranjeros como Fellini. Me enamoré del pintor Paul Gauguin, porque se fue de Francia a la Polinesia. Pensé: Si él pudo hacer eso, tal vez yo pueda salir de aquí e ir a algún lugar. La primera canción que escribí se llamaba "Nôa... nôa...", que es uno de sus cuadros.

La magia de la serendipia

Mi vida ha sido una serie de encuentros imprevistos que me han abierto puertas increíbles. Cuando tenía unos 18 años, un amigo me invitó a tocar en el Bottles Bar de Río. La bossa nova acababa de comenzar y pude tocar con gente como João Gilberto. Formé un sexteto y grabamos un disco que tuvo mucho éxito. En 1962, cuando tenía 21 años, nos invitaron a tocar en el primer gran concierto de bossa nova en el Carnegie Hall. ¡El sueño de mi vida!

Pañales sueltos y leche caliente

En 1964, hubo un golpe militar en Brasil. Había tanques en la calle, un momento horrible. Mi hijo nació ese abril y envié un telegrama a mi amigo Wesley Lee: "Dile al tío Lee que la orden del día es pañales sueltos y leche caliente". ¡Nos arrestaron porque pensaron que era un mensaje codificado para iniciar la revolución! Cuando me dejaron ir, volamos a Los Ángeles y nos mudamos a un apartamento de una habitación.

Convertir los limões en limonada

Traje a algunos músicos de Brasil y empezamos a tocar en clubes nocturnos como Brasil '65. Pasamos dificultades. Pero incorporé a dos mujeres talentosas y formé un nuevo grupo: Brasil '66. Era un sonido estupendo: sensual, sexi y romántico. Herb Alpert y Jerry Moss entraron en un ensayo y dijeron: "Acabamos de crear un nuevo sello: A&M Records". ¡Serendipia! Nuestra canción "Mais que Nada" se convirtió en un gran éxito.

Trabajar con la nueva generación

Suena el teléfono y un tipo dice: "Oye, me encanta tu música y quiero conocerte. Me llamo will.i.am, ¿puedo ir a tu casa?". "Claro", respondí. Vino con todos mis viejos discos y vinilos, y me dice: "Me encanta tu música, me crie aquí en viviendas públicas de East L.A. y crecí con tu música. Tengo una banda, Black Eyed Peas, y me encantaría hacer un disco. ¿Puedes tocar?". Así que fui y toqué en una canción ["Más que nada"] del disco de Black Eyed Peas. Nos caímos bien, y le dije: "Hagamos algo juntos". Me encantó trabajar con él porque es un visionario total. Empezamos a regrabar algunas canciones brasileñas. Algo totalmente diferente a lo que había hecho en el pasado. El disco [Timeless] fue un gran éxito y seguimos siendo muy buenos amigos.

La alegría de vivir, la familia y la comida

Yo creo que la familia es un elemento muy importante en la vida cuando se tiene la suerte de tener una familia con amor, con cariño. Yo tuve esta suerte, una madre querida, un padre también. Y hoy, mi mujer, los hijos, los nietos… para mí es la fiesta, es la celebración de la vida. La unidad de la familia es tan importante como la música. El título de mi nuevo álbum es In the Key of Joy (En la clave de la alegría) y representa exactamente lo que yo pienso de la vida. Para mí, comer juntos con tu familia, con tus amigos, pues tomar una copa, es todo un proceso de celebración de la vida. Es parte de mi cultura.

Amor, medicina y esperanza

Mi esposa Gracinha y yo nos enamoramos a primera vista. La conocí cuando ella tenía 17 años. Ella cantaba con una banda en São Paulo, y desde entonces hemos estamos juntos. Creo que 50 años. Ha sido maravilloso. No hay una fórmula; tiene que ver con la química, el humor y la alegría de estar juntos. Es una gran cantante, una gran esposa, una gran madre, una gran abuela, muy positiva y alentadora. La pandemia lo ha demostrado. No salir de casa durante un año y medio es un buen barómetro. Nos relacionamos bien, ¡incluso en la cárcel! [risas] Pero este período ha sido un momento triste para la humanidad. Para todos nosotros. Es muy importante que las personas se vacunen. Con la ayuda de la medicina y de la esperanza, podemos salir de esta situación.

Sérgio Mendes, de 80 años, es el protagonista de un nuevo documental, Sérgio Mendes: In the Key of Joy, dirigido por John Scheinfeld.

Nota: Estamos en proceso de reemplazar nuestro servicio de comentarios para usuarios. De este modo, es posible que los comentarios previos tomen algunos días en aparecer. Inicia sesión o regístrate gratis con AARP.org para compartir tus comentarios.