Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Uncut Gems: el cómico Adam Sandler llega a la mayoría de edad como actor dramático

En una trama policial de suspenso que te acelera el corazón, un jugador se apodera de una piedra de un millón de dólares, si es que los malos no llegan a él antes.

Clasificación: R (restringida)

Duración: 2 horas y 14 minutos

Actores: Adam Sandler, Eric Bogosian, Idina Menzel, Julia Fox y Kevin Garnett

Directores: Josh y Bennie Safdie

In English | Nunca entendí cómo es que los espectadores podían considerar a Adam Sandler, de 53 años, tan divertido como para gastar $4,000 millones para ver sus comedias. Esa voz nasal que quiere aparentar la de un niño es insoportablemente irritante. Pero como actor dramático ha sido bueno durante años, si bien nunca había sido tan impresionante como en la interpretación de Howard Ratner, un joyero, jugador, soñador y bufón derrotista de Nueva York, en Uncut Gems. Su oficina es tan sucia que la puerta se queda continuamente atascada, lo que resulta útil cuando lo visitan unos mafiosos irritados para preguntar sobre las deudas en constante proliferación de Howard, y quedan atrapados detrás del cristal, gritando amenazas.

Howard tiene más que mafiosos de qué preocuparse. Su esposa (Idina Menzel, de 48 años) lo llama "la persona más pesada que he conocido. Odio estar contigo, odio mirarte, y si me saliera con la mía, nunca te volvería a ver". Ella tiene algo de razón, aunque por algún motivo la amante de Howard (Julia Fox) lo ama de todos modos, aunque no deja pasar la oportunidad halagadora de ser manoseada a escondidas por la estrella del rap The Weeknd, lo que provoca los celos hipócritas de Howard.

Aun así, tremendamente deshonesto como es, Howard es un tonto que tiene sus encantos. Incluso su voz irritante y aguda se ve redimida por su amabilidad despistada, y en el contexto de un personaje que nos importa, es más divertida que nunca. El corazón de Howard es tan dulce como su mente es imprudentemente imaginativa, y su ambición es insaciable. Cuando pierde una apuesta deportiva, ¿se da por vencido? ¡No! Empeña algo que alguien le prestó y hace otra apuesta para cubrirlo. Luego otra para cubrir esa, robándole a Pedro (y a tantos otros como sea necesario) para pagarle a Juan.

Lo que va a salvar todas sus apuestas es una exitosa jugada magistral. Porque se ha apoderado de una piedra mágica, una gran pieza con ópalos brillantes excavada de una mina en Etiopía. En una impresionante escena inicial, visitamos la mina y entonces, al estilo de Fantastic Voyage, nos sumergimos en el misterioso interior de la gema. Luego hay un sorprendente corte a otro corredor, que resulta ser el video de la colonoscopia de Howard.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Es una metáfora sarcástica de hacia dónde podría llevarlo su brillante visión de ganar un millón de dólares, y también un buen ejemplo de la cinematografía inteligente y frenética de la película. Toda la película completa parece la última parte de Goodfellas, cuando el héroe está en una fiesta de cocaína y la cámara se contagia la euforia por contacto. La droga de elección de Howard es la avaricia desatada por esa gema gigante sin pulir que obtuvo a través de conexiones sospechosas y que planea vender en una exclusiva casa de subastas.

Pero su conocido Kevin Garnett, el jugador profesional de baloncesto (representado sin mucho esfuerzo por el mismo Garnett), también tiene sentimientos apasionados por la piedra preciosa en cuestión y trata de comprarla por mucho dinero antes de la subasta. La necesita para tener suerte en la cancha. Howard no la venderá por menos de sus desorbitantes expectativas, pero está lo suficientemente loco como para prestársela a Garnett por unos días, lo que le genera presión por parte de los subastadores.

Y como si eso no fuera suficiente, su cuñado siniestro (el brillante Eric Bogosian, de 66 años) le exige de inmediato el dinero que le debe, aunque él también parece cautivado por la increíble audacia de Howard para alcanzar su sueño. Además, Howard intenta ser el mejor hombre de familia que puede. Diligentemente, asiste a la obra escolar de su hija. Cuando ve a un par de delincuentes en la audiencia que querrían verlo muerto y tiene que huir, ¿es culpa de Howard?

Si Preston Sturges, maestro del diálogo cómico rápido, hubiera escrito la áspera película Bad Lieutenant de Abel Ferrara y copiado Mean Streets de Martin Scorsese, no superaría a esta película policial irresistible. Y si Sandler no consigue una nominación al Óscar por este papel, le han robado.

El crítico de AARP Tim Appelo fue editor de entretenimiento de Amazon y crítico para The Nation, Hollywood Reporter, EW, People, MTV, LA Weekly, New York Times y Los Angeles Times.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO