Skip to content
 

5 pasos para pagar las tarjetas de crédito a medida que suben las tasas APR

Las tasas de interés suben con rapidez, lo que aumenta la urgencia de abordar tu deuda tan pronto como sea posible

Ejecutiva muestra una tarjeta de crédito mientras trabaja en su computadora personal

ISTOCK / GETTY IMAGES

In English

Si hay algo que les encanta a las personas en este país, es comprar... y muchos compran a crédito. Cuando la pandemia de COVID-19 entró en su tercer año, los compradores se apresuraron a ir a las tiendas y cargaron $46,000 millones en las tarjetas de crédito durante el segundo trimestre, un aumento interanual del 13%, el mayor en más de 20 años. El total de la deuda en tarjetas de crédito es ahora de $890,000 millones, un aumento de $100,000 millones en los últimos 12 meses, según el Banco de la Reserva Federal de Nueva York.

Si pagas tus saldos todos los meses, no tienes que preocuparte por el más reciente aumento de la tasa de interés por parte de la Reserva Federal. Sin embargo, si tienes un saldo en tu tarjeta de crédito, la reciente serie de alzas de las tasas de interés de la Reserva Federal es muy inquietante, y las noticias podrían empeorar porque pocos esperan que la Reserva haya terminado de aumentar las tasas de interés. No obstante, aún tienes varias maneras de reducir tu tasa y tu deuda.

Todo lo que sube... seguirá subiendo

La Reserva Federal aumentó la llamada tasa de interés de los fondos federales cuatro veces este año —en marzo, mayo, junio y julio—, lo que ha aumentado la tasa de referencia de casi cero a entre 2.25 y 2.5%. El aumento más reciente fue de tres cuartos de punto porcentual, una decisión agresiva por parte del normalmente cauteloso banco central.

La Reserva Federal incrementó las tasas para frenar la economía y combatir la inflación, que aumentó un oneroso 9.1% durante los 12 meses que finalizaron en junio. Las tasas más altas significan que los consumidores y las empresas pagan más en intereses, y eso reduce su capacidad de gastar.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


¿Qué tiene que ver la tasa de interés a corto plazo de la Reserva Federal con tu tarjeta de crédito? La mayoría de las tasas de las tarjetas de crédito son variables, lo que significa que pueden subir y bajar, y se basan en la denominada tasa de interés preferencial, que por lo general se encuentra tres puntos porcentuales por encima de la tasa de interés de los fondos federales. Los bancos generalmente aumentan sus tasas de interés preferencial en las 24 horas posteriores al anuncio por parte de la Reserva Federal de un aumento en la tasa de interés de los fondos federales. El aumento más reciente de las tasas de la Reserva Federal se anunció el 27 de julio; Citibank y JPMorgan Chase aumentaron sus tasas de interés preferencial del 4.75 al 5.5% el mismo día.

La tasa preferencial es solo un punto de partida para las tasas de las tarjetas de crédito: nadie paga la tasa preferencial en una tarjeta de crédito. Por lo general, los bancos agregan 10 puntos porcentuales o más a la tasa de interés preferencial y luego adaptan las tasas de interés para las tarjetas de crédito en función de la calificación crediticia del cliente. Por ejemplo, la tasa de interés de una tarjeta de crédito, que se conoce como la tasa de porcentaje anual (APR), podría ser de 11 puntos porcentuales por encima de la tasa preferencial para los clientes con una calificación de crédito excelente, y de 20 puntos porcentuales para los clientes con una calificación crediticia aceptable.

La tasa APR promedio de las tarjetas de crédito es en la actualidad del 17.48%, en comparación con el 16.16% de hace 12 meses, según Bankrate.com, que rastrea las tasas de interés de las tarjetas de crédito, las cuentas de ahorro y otros productos bancarios. Los clientes suelen tardar uno o dos ciclos de facturación en sentir todos los efectos del aumento de las tasas de interés preferencial, indica Greg McBride, analista financiero sénior de Bankrate.com, lo que significa que es posible que no hayas sentido hasta la fecha el impacto total del aumento de 0.75% más reciente. Y dada la probabilidad de que las tasas de interés de la Reserva Federal aumenten de nuevo, “los titulares de las tarjetas de crédito pueden esperar más disgustos cuando vean que sus tasas de interés aumentan con regularidad”, indica McBride.

Qué hacer: cinco soluciones

Si tienes saldos en las tarjetas de crédito, casi siempre es buena idea pagarlos lo más rápido posible para evitar que se acumulen los intereses. Al 17.6% de interés, un saldo de $1,000 casi se duplicará en tres años, a $1,913. Dicho de otra manera: saldar esa tarjeta es el equivalente básico de ganar un 17.6% anual, una tasa que incluso los inversores bursátiles envidiarían. ¿Cuál es la mejor manera de saldar las tarjetas? A continuación, te mostramos cinco pasos que debes considerar.

1. Obtén una tarjeta nueva. “Si tienes buen crédito, acepta una de las ofertas introductorias de 0%”, señala McBride. “Algunas te dan hasta 21 meses, con 0% de interés, para liquidar la deuda”. Esa es una excelente manera de pagar tu deuda. Digamos que tenías $5,000 en deuda en tu tarjeta de crédito, y tu tasa de interés era del 17%. Pago: $250. Ahorrarías alrededor de $900 en intereses con una tarjeta a una tasa de interés del 0% y, suponiendo que continúes pagando $250 por mes, pagarías la factura en 20 meses. Y cuando hayas terminado, tendrás $250 adicionales al mes en tu cuenta bancaria.

2. Obtén una tasa de interés más baja. Si no puedes obtener una tarjeta con una tasa de interés del 0%, trata de obtener una tarjeta con una tasa más baja, o considera preguntar al emisor de la tarjeta actual si consideraría darte una tasa más baja. Si bien es posible que la petición no haga más que hacer reír al representante de servicio, el rastreador de crédito Experian dice que vale la pena tratar. Cualquier cantidad de dinero que ahorres en intereses ayuda.

3. Obtén un préstamo personal. Aún puedes obtener préstamos personales con tasas de un solo dígito, señala McBride. Si liquidas la tarjeta de crédito con un préstamo personal, guárdala y paga por tus compras con dinero en efectivo (o carga a la tarjeta solo lo que te puedas permitir saldar cada mes para que no se acumulen los intereses). De lo contrario, terminarás con una enorme factura de la tarjeta de crédito, además de los pagos del préstamo personal.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


4. Usa el método de la avalancha. Si tienes varias tarjetas de crédito que quieres pagar, prueba el método de la avalancha. Este método requiere que hagas los pagos mínimos mensuales en todas tus tarjetas de crédito, y que emplees cualquier excedente de efectivo que tengas para pagar la tarjeta con la tasa de interés más alta. Una vez que hayas saldado la tarjeta con la tasa de interés más alta, selecciona la que tenga la tasa más alta entre las restantes hasta que pagues todas tus deudas. Este método minimiza la cantidad total de intereses que pagas.

5. Usa el método de la bola de nieve. El método de bola de nieve aborda el problema desde un ángulo diferente al método de la avalancha. El método de la bola de nieve se centra en pagar la tarjeta con el saldo más bajo primero, independientemente de la tasa de interés. Una vez que hayas pagado esa tarjeta, utiliza tu excedente de efectivo para pagar la próxima tarjeta que tengas con saldo bajo. No es tan eficiente como el método de la avalancha, pero pagar esa primera tarjeta con rapidez es un buen estímulo psicológico que aumenta la probabilidad de que te adhieras a tus objetivos de pago de deudas.

Si ninguna de estas estrategias funciona, y crees que te estás endeudando cada vez más, considera consultar a un asesor crediticio, que te ayudará a organizar un presupuesto y hablar con tus acreedores sobre planes de pago. Puedes encontrar una agencia de asesoramiento crediticio sin fines de lucro en la National Foundation for Credit Counseling (NFCC). Los miembros de la NFCC son entidades sin fines de lucro 501(c)3 y deben cumplir con los estándares de acreditación y ofrecer programas de educación financiera además de administración de deudas.

 

John Waggoner escribe para AARP sobre temas financieros, desde presupuestos e impuestos hasta el Seguro Social y la planificación de la jubilación. Anteriormente fue periodista para Kiplinger's Personal Finance y USA Today, y ha escrito libros sobre inversión y la crisis financiera del 2008. La columna sobre inversión de Waggoner para USA Today se publicó en docenas de periódicos durante 25 años.