Skip to content

¡Bienvenido! AARP es tu guía para navegar la vida y planear tu futuro con Salud, Dinero y Amor. Conócenos mejor

 

Cómo ahorrar para gastos imprevistos y emergencias

Las investigaciones demuestran que es mejor tener cuentas separadas.

Jarra de vidrio con monedas y dólares dentro.

fstop123

In English | Cuando un árbol se derrumbó sobre la casa de Gary Shaffer en mayo, él llamó a su agente de seguros y entró en acción. El agente le aconsejó comunicarse con una compañía de remoción de árboles para deshacerse del árbol que estaba encima de su casa, y luego colocar una lona en el techo para evitar que una filtración de agua causara más daño.

"Cuando algo que pesa de 8,000 a 10,000 libras cae en tu casa, debes hacer algo al respecto o causará más daños", dice Shaffer, redactor técnico e inventor que vive cerca de Annapolis, Maryland.

Afortunadamente, Shaffer tenía un fondo para gastos imprevistos.

De repente, estaba girando un cheque por $2,300 para una compañía de remoción de árboles. "Tienes que tener dinero en efectivo", dice Shaffer. Él también contaba con la cobertura de su seguro, y cuando llegó el representante, la compañía empezó el proceso para devolverle dinero a Shaffer, cuya póliza tiene un deducible de $1,000.

Shaffer, de 60 y tantos años, no es el único que lidia con una emergencia financiera inesperada.

Brigitte Madrian, decana de la Facultad de Negocios Marriot en Brigham Young University, dice que los gastos inesperados ocurren más frecuentemente de lo que las personas piensan.

Y a diferencia de Shaffer, mucha gente no está preparada.

En mayo, la Junta de la Reserva Federal informó que aproximadamente 4 de cada 10 adultos tendrían dificultad para cubrir un gasto inesperado de $400. Los demás (61%) dijeron que usarían dinero en efectivo, ahorros o una tarjeta de crédito que saldarían el próximo mes, según el Report on Economic Well-Being of U.S. Households (Informe sobre el bienestar económico de las familias en EE.UU.).


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


"Los malos hábitos financieros no discriminan", dice Wayne Bogosian, presidente y director general de United Capital, una firma de gestión patrimonial. "Afectan a individuos de todos los niveles de ingresos".

La clave para estar preparado es tener dos fondos: uno para gastos inesperados menores y uno para emergencias más grandes.

Las investigaciones revelan que tener más de una cuenta te ayuda a ahorrar, dice Madrian.

Fondo para gastos imprevistos vs. fondo para emergencias

Primero, crea un fondo para gastos imprevistos menores, como la reparación de un auto o electrodoméstico, y luego guarda dinero en un fondo separado para emergencias para un acontecimiento más grande, como perder el empleo, aconseja Madrian.

Ahorrar no es fácil, especialmente para los que viven de cheque a cheque. Madrian dice, "Estos sistemas ayudan a las personas a crear autodisciplina".

Un fondo para gastos imprevistos es usualmente más pequeño —hasta $2,500— que un fondo para emergencias, que podría tener hasta nueve meses de gastos de manutención —de $10,000 a $50,000 o más—. El fondo para gastos imprevistos se debe usar en situaciones como el pago inicial que Shaffer le hizo a la compañía de remoción de árboles. Un fondo para emergencias usualmente cubriría más, como el alquiler mensual o el pago de hipoteca, la factura telefónica, el pago de vehículo, seguro, los impuestos sobre la propiedad, y facturas de agua y electricidad.

Crear un fondo para gastos imprevistos y un fondo para emergencias

La mejor manera es empezar poco a poco, por ejemplo, transferir $20 a la semana a una cuenta corriente separada para tu fondo de gastos imprevistos, dice Bogosian. Si puedes ahorrar $50 de cada cheque de pago o a la semana, sería aún mejor. Si vives de cheque a cheque, aquí tienes algunos consejos:

  • Ajusta tu retención con el Servicio de Impuestos Internos (IRS) para que recibas más dinero en tu cheque de pago cada mes. Úsalo para tu fondo para gastos imprevistos.
  • De otra manera, si recibes un reembolso de impuestos sobre el ingreso —como lo hacen dos tercios de las personas— o un bono, guárdalo en tu fondo para gastos imprevistos. El reembolso de impuestos promedio es de $3,000. El IRS te permite dividir tu reembolso entre dos o tres cuentas diferentes.
  • Si te dan un aumento de sueldo, usa parte o todo para tu fondo para gastos imprevistos.
  • Establece deducciones automáticas de nómina en tu fondo para gastos imprevistos; comunícate con el departamento de recursos humanos de tu empleador.
  • Si saldas el préstamo de tu auto o tu préstamo estudiantil, desvía la cantidad que pagabas mensualmente hacia tu fondo para gastos imprevistos.
  • Una vez que acumules de $1,000 a $2,500 en ese fondo, (por ejemplo, si ahorras $20 a la semana durante un año, son $1,040, y $50 a la semana, $2,600), céntrate en tu fondo para emergencias, dice Bogosian.

Incluso los economistas consideran que es un desafío crear un fondo para emergencias que cubra de seis a nueve meses de gastos del hogar. "Es intimidante", dice Catherine Eckel, directora del Behavioral Economics and Policy Program en Texas A&M University. Empieza con la meta de dos meses de sueldo, dice ella.

Dice Gary Shaffer sobre la emergencia del árbol en su casa, "El fondo no tenía de tres a seis meses para gastos de manutención. Estoy monitoreando los costos".

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO