Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

Los mejores museos de béisbol de EE.UU.

6 lugares donde los aficionados pueden disfrutar del pasatiempo.

Jackie Robinson sentado en el banco con sus compañeros de equipo de los Dodgers de Brooklyn

Getty Images

De izquierda a derecha: los compañeros de equipo de los Brooklyn Dodgers John Jorgensen, Harold "Pee Wee" Reese, Eddie Stanky y Jackie Robinson en 1947, el año de novato de Robinson.

In English | La historia del béisbol es también la historia de Estados Unidos. El un juego creado en la década de 1840 en la ciudad de Nueva York, se convirtió en uno de los pasatiempos adorados del país y que, en palabras del documentalista Ken Burns, "nos ha ayudado en algunos de los tiempos más oscuros que hemos vivido".

Varios museos en el país rinden homenaje a este deporte, y al mismo tiempo exploran cómo ha reflejado y contribuido a dar forma a la identidad social y cultural del país.

Si eres un gran entusiasta o solo disfrutas de una tarde de juego de vez en cuando, merece la pena visitar estos seis lugares.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Niños en el salón de la fama del béisbol nacional de Nueva York

Getty Images

Salón de la Fama del Béisbol (National Baseball Hall of Fame, Cooperstown, Nueva York)

Durante más de 80 años, los aficionados al béisbol han acudido al encantador pueblo de Cooperstown, al norte del estado de Nueva York, para visitar el Salón de la Fama del Béisbol (en inglés). Repartidos en tres pisos, más de 40,000 artefactos notables cuentan las historias de los jugadores y los momentos más emblemáticos del béisbol. Entre lo más destacado de la colección se cuentan desde la pelota del jonrón número 714 de Hank Aaron hasta los uniformes que llevaban las mujeres que jugaban en la All-American Girls Professional Baseball League, el retrato Pop Art de Tom Seaver realizado por Andy Warhol en 1977 y una propuesta de declaración de derechos para los jugadores latinos escrita en 1964 por el dominicano Felipe Alou. No dejes de caminar por los venerados pasillos de la Galería del Salón de la Fama de la planta baja del museo, que cuenta con placas de bronce en honor a los 333 jugadores, gerentes, árbitros y ejecutivos que han sido admitidos en Cooperstown desde 1936.

Lo último por la COVID-19: la capacidad del museo tiene límites para que se mantenga la distancia física. Las entradas generales se pueden comprar en línea y permiten a los visitantes reservar una fecha y hora específica para ingresar al museo. Tanto los visitantes como el personal tienen que usar mascarilla.

25 Main St.; 607-547-7200 o 888-425-5633; $25 adultos (13-64), $20 adultos mayores de 65 años con identificación válida, $15 niños de 7 a 12 años, gratis para niños menores de 6 años.  

Una foto del letrero del negro leagues baseball museum

Getty Images

Museo de las Ligas Negras de Béisbol (Negro Leagues Baseball Museum, Kansas City, Misuri)

El 13 de febrero de 1920, Andrew "Rube" Foster convocó a los propietarios de siete equipos negros de béisbol de la región central del país a una reunión en el Paseo YMCA de Kansas City. ¿Su objetivo? Establecer una liga profesional negra que protegiera a los propietarios y a los jugadores de las estafas de los agentes blancos que vendían las entradas y controlaban el acceso a los grandes estadios. Juntos crearon la Negro National League, que funcionó durante 40 años, impulsando el crecimiento económico de las comunidades negras y propiciando el cambio social en Estados Unidos. En la actualidad se recuerda a esos equipos en el Negro Leagues Baseball Museum (en inglés), a solo dos manzanas de ese histórico YMCA. A través de exposiciones interactivas, presentaciones de video y artefactos memorables, los visitantes del museo conocen la historia del béisbol afroamericano desde Jim Crow hasta Jackie Robinson, y examinan tanto el impacto de la discriminación y la división racial en la experiencia de los jugadores negros como el papel que el juego desempeñó en la promoción del fin de la segregación y del avance social.

Lo último por la COVID-19: el museo exige a todos los visitantes que reserven un puesto con horario de entrada con antelación para permitir el distanciamiento físico. Se trata de un boleto gratuito que permite entrar al edificio del museo. Una vez que hayas asegurado tu puesto con horario específico, las entradas al museo se pueden comprar por adelantado. Tanto los visitantes como el personal tienen que usar mascarilla.

1616 East 18th St.; 816-221-1920; $10 adultos, $9 adultos a partir de 65 años, $6 niños de 5 a 12 años.

Un bate de béisbol gigante fuera del Louisville Slugger Museum

Andy Lyons/Getty Images

Museo y fábrica Louisville Slugger (Louisville Slugger Museum and Factory, Louisville, Kentucky)

¿Qué tienen en común Cal Ripken Jr., Derek Jeter, Jackie Robinson y Lou Gehrig? Además de ser algunos de los jugadores más famosos de la historia del béisbol, estos se acercaron al plato empuñando un auténtico bate Louisville Slugger. Dedicado a la segunda pieza más importante del equipamiento de béisbol, el Louisville Slugger Museum and Factory (en inglés) rinde homenaje tanto a los jugadores que establecieron récords con sus bates Slugger como a los hábiles artesanos que los fabrican. Una enorme réplica de 120 pies del emblemático bate de Babe Ruth da la bienvenida a los visitantes del museo que entran para batear en las jaulas de bateo, ver uno de los bates que utilizó Mickey Mantle y examinar el tercer bate Slugger que usó Joe DiMaggio durante su épica racha de bateo de 1941. Pero lo mejor puede ser la nueva experiencia de visita a la fábrica en el lugar, donde los cilindros de ceniza blanca del norte se convierten en 1.8 millones de bates cada año. Incluso te llevarás un Slugger en miniatura.

Lo último por la COVID-19: se requieren entradas con horario y pueden adquirirse en línea. La mascarilla es obligatoria para todos los visitantes mayores de 6 años. Si no tienes una mascarilla, puedes comprar una en la entrada por $1.

800 West Main St.; 877-775-8443; $16 adultos, $15 adultos a partir de 60 años, $9 niños de 6 a 12 años, gratis para los menores de 5 años.

Un recorte de Babe Ruth en el museo de Babe Ruth

Alamy Stock Photo

Museo de la casa natal de Babe Ruth (Babe Ruth Birthplace Museum, Baltimore, Maryland)

Tanto si lo conoces como Sultan of Swat, Colossus of Clout o Great Bambino, no se puede negar que George Herman "Babe" Ruth Jr. fue una leyenda del béisbol. En una calle secundaria de Baltimore, a poca distancia del Oriole Park en Camden Yards, se encuentra la casa de ladrillos rojos donde nació y vivió Ruth (en inglés) hasta que lo mandaron a la St. Mary's Industrial School for Boys a los 7 años. La casa es ahora un museo que recorre la historia de la vida de Babe, desde sus tumultuosos años de infancia hasta su ascenso a la fama y su conmovedora vida personal. Varias exposiciones —preparadas con la ayuda de la viuda, las hermanas y las hijas de Ruth— presentan piezas memorables, como el guante de receptor de su infancia, su tarjeta de béisbol de novato de 1914 y un kimono del Imperial Hotel de Tokio que le obsequiaron durante una gira por Japón en 1934.

216 East 18th St.; 410-727-1539; $12 adultos, $10 adultos a partir de 65 años, $6 niños de 5 a 12 años. (No es necesaria la compra anticipada de entradas).

Una exhibición en el World of Little League Museum

Getty Images

Museo del Mundo de las Ligas Menores (World of Little League Museum, South Williamsport, Pensilvania)

Todos los jugadores profesionales tienen que empezar en algún sitio, y muchos de los grandes saltaron al campo por primera vez en las ligas menores. Conoce todo sobre el juego oficial de seis entradas y la organización que lo respalda en el World of Little League Museum (en inglés) en South Williamsport, Pensilvania, un complejo que también alberga las Little League World Series, que duran un mes. Un breve video da comienzo a una visita autoguiada que conduce a los visitantes a través de la historia de las pequeñas ligas. A lo largo del recorrido, los expositores informativos y las exhibiciones interactivas permiten a los adultos y a los niños poner a prueba sus habilidades mientras exploran las tradiciones y los ideales de las pequeñas ligas de béisbol y sóftbol. En la mesa táctil global, una de las atracciones favoritas del museo, los visitantes pueden acceder a información sobre más de 750 programas de las pequeñas ligas en todo el mundo, mientras que el Salón de la Excelencia muestra a los "graduados" de las pequeñas ligas que sirven como modelos adultos ejemplares para los niños.

Lo último por la COVID-19: el World of Little League Museum está actualmente cerrado, pero se espera que vuelva a abrir la primera semana de junio. Asegúrate de consultar el sitio web del museo en littleleague.org/world-of-little-league para conocer las actualizaciones sobre la apertura y los requisitos para los visitantes antes de la visita.

525 Montgomery Pike (U.S. 15); 570-326-3607; 5$ adultos, 3$ adultos a partir de 62 años, $2 niños de 6 a 12 años, gratis para los menores de 4 años. (Las excepciones a la admisión se indican en el sitio web).

Una foto de Bruce Hellerstein ajustando un bate de béisbol gigante

Getty Images

Museo Nacional de Estadios de Béisbol (National Ballpark Museum, Denver, Colorado)

Cuando le pidieron a Bruce Hellerstein que imaginara su "paraíso perfecto" durante un taller de crecimiento personal en la década de 1980, inmediatamente imaginó un campo de béisbol. Hellerstein, aficionado al juego desde hacía mucho tiempo, coleccionaba tarjetas de béisbol desde que era pequeño, antes de comenzar a adquirir objetos más impresionantes, especialmente los relacionados con los estadios de béisbol clásicos. Inspirado por la visión que tuvo en el taller, transformó su sótano en el B's Ballpark Museum para exhibir su tesoro, que fue presentado en el Smithsonian Baseball de Stephen Wong como una de las mejores colecciones privadas de béisbol del mundo. En el 2010, los tesoros de Hellerstein se instalaron en una nueva ubicación, a solo unos pasos de Coors Field, el hogar de los Colorado Rockies. En la actualidad, los aficionados al béisbol acuden al National Ballpark Museum (en inglés) para contemplar reliquias tales como un panel del famoso Green Monster de Fenway que tiene la huella de una pelota; asientos auténticos de estadios de béisbol clásicos, como el Wrigley Field o el Shea Stadium; una rara gorra de acomodador del Ebbets Field de Brooklyn; y un antiguo torniquete del Yankee Stadium.

Lo último por la COVID-19: no es necesaria la compra anticipada de entradas. Es obligatorio usar mascarilla y mantener el distanciamiento social. La ocupación del museo está limitada a 10 visitantes al mismo tiempo.

1940 Blake St.; 303-974-5835; $10 adultos, $5 adultos a partir de 65 años, gratis para militares en servicio activo y adolescentes/niños menores de 16 años; cerrado los domingos, lunes y feriados.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.