Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Una guía de viaje al Monumento Nacional de Pearl Harbor en Hawái

La conmemoración del ataque de 1941 que llevó a EE.UU. a tomar parte en la Segunda Guerra Mundial.

U.S.S. Arizona Memorial en Pearl Harbor

Ralf Broskvar / Alamy Stock Photo

El U.S.S. Arizona Memorial en Pearl Harbor.

In EnglishLo último por la COVID-19: para visitar el U.S.S. Arizona Memorial es necesario hacer reservaciones por adelantado. Reserva los boletos de entrada en Recreation.gov (no se exige entrada para los museos). Es obligatorio usar mascarilla en las áreas interiores y algunos espacios al aire libre. Se pide mantener la distancia física. Consulta los sitios web para ver las actualizaciones (en inglés).

De pie en el blanco interior del monumento al USS Arizona, en la isla hawaiana de Oahu, me invade un sentimiento sombrío, sobre todo en medio de la belleza del mar azul y las montañas verdes. Aquí, en Pearl Harbor, al noroeste de Honolulu, me doy cuenta de que estoy literalmente sobre un buque de guerra hundido en el que todavía hay mil marineros estadounidenses enterrados en una tumba de acero destrozada. Murieron en estas aguas durante el infame ataque aéreo sorpresa japonés el 7 de diciembre de 1941.

Un silencio inquietante me rodea, y algunos otros visitantes incluso se secan las lágrimas. La lista, sorprendentemente larga, de los nombres de esos marineros grabados en negro en el mármol blanco del interior del monumento es un recordatorio simple pero poderoso de que esto no es solo una lección de historia y una conmemoración de la Segunda Guerra Mundial, sino un triste monumento a vidas jóvenes truncadas.

USS Bowfin

Vaclav Schindler / Alamy Stock Photo

El USS Bowfin.

Planea tu visita

Ubicación: 1 Arizona Memorial Place, Honolulu (12 millas al noroeste de Waikiki y 17 millas al este de las áreas turísticas de Ko Olina). El tráfico de Oahu puede ser congestionado, así que reserva más tiempo para llegar a Pearl Harbor.

Cómo llegar: conduciendo, toma la autopista H-1 hasta la salida 15A “Arizona Mem/Stadium” —no tomes la salida “Hickam AFB/Pearl Harbor”, que te llevará a la base militar activa—. También puedes tomar los autobuses públicos n.º 20 y 42 (desde Waikiki) y el n.º 40 (desde Ko Olina). Muchos operadores privados organizan visitas guiadas a Pearl Harbor que incluyen el transporte de ida y vuelta a los hoteles.

Visitas: el Monumento Nacional de Pearl Harbor (PHNM) y el Bowfin Museum están abiertos todos los días. El Missouri está abierto de miércoles a sábado; y el Museo de Aviación de miércoles a domingo. Todos están cerrados el Día de Acción de Gracias, Navidad y Año Nuevo. Dos o tres horas deberían ser suficientes para el PHNM, pero planifica un día completo para cubrir todos los lugares de interés. Todo el equipaje debe guardarse en un casillero (por una tarifa de $5 a $7) o dejarse en el auto.

Entradas: el PHNM es gratuito; la entrada al Missouri cuesta $29.99; al Bowfin, $15; y al Museo de Aviación, $25 (no hay descuentos para adultos mayores en ninguno).

La mejor temporada para visitar: el Día de la Recordación, el 7 de diciembre, es el mayor evento anual de Pearl Harbor, con una semana de actividades que incluyen actuaciones de bandas, salidas ceremoniales, sobrevuelos de aviones y servicios conmemorativos. Llega temprano para evitar las multitudes.

Accesibilidad: encontrarás espacios para discapacitados cerca de la entrada en el estacionamiento del centro para visitantes. El PHNM cumple con la ADA y es totalmente accesible para las sillas de ruedas, incluso en el paseo en bote, pero las instalaciones no tienen sillas de ruedas disponibles. El Bowfin no es accesible para sillas de ruedas, pero la parte del museo cumple con la ADA. El Museo de Aviación es accesible en silla de ruedas y cumple con la ADA, al igual que el Missouri en algunas áreas (algunos recorridos requieren subir escaleras empinadas). Ambos tienen sillas de ruedas gratuitas, pero limitadas (por orden de llegada).

Fundado en 1962, el Monumento Nacional de Pearl Harbor (PHNM) (en inglés), administrado por el Servicio de Parques Nacionales de EE.UU., abarca tanto el monumento al USS Arizona en el puerto como el centro para visitantes de Pearl Harbor, con un museo y un teatro en dos partes. Visita este conmovedor monumento en el Pacífico y seguramente tus emociones se verán igualmente conmovidas. Es un viaje emotivo a través de la historia que se hace más vívido porque este es el lugar donde el Día de la Infamia realmente ocurrió —es donde comenzó la guerra para Estados Unidos, con la muerte de más de 2,400 estadounidenses—. Mira las aguas junto al Arizona y, a menudo, todavía se puede ver el petróleo que se escapa del buque, lo que hace que el ataque parezca tan reciente como si hubiera ocurrido ayer mismo.

El PHNM es parte de los sitios históricos de Pearl Harbor, una colección de atracciones que también incluye el USS Bowfin Submarine Museum, el Museo de Aviación de Pearl Harbor y el Battleship Missouri Memorial (los tres últimos administrados por una organización sin fines de lucro, no por el servicio del parque). Si tienes tiempo, puedes recorrer estos lugares de interés en una fascinante excursión de un día completo que te llevará desde el principio de la Segunda Guerra Mundial hasta el final.

Lugar donde todo comenzó

Comienza tu visita con el programa del Arizona Memorial, de 75 minutos de duración, que incluye una orientación de los guardabosques, un documental de 23 minutos en el teatro y un paseo en bote hasta el Arizona Memorial en el puerto, donde desembarcarás para la tranquila reflexión descrita anteriormente. De vuelta a la costa, para contextualizar, no dejes de entrar en el imprescindible centro para visitantes, donde las galerías del museo, ubicadas en dos edificios, dan vida a la historia con un bombardeo de información personal interactiva que te lleva al pasado y te inspira a reexaminar tus perspectivas.

En el edificio Road to War, obtén una buena visión general de la geopolítica detrás del ataque japonés, con informes de noticias de la época que crean una gran sensación de temor de lo que ahora sabemos que se convirtió en una guerra horrible. La galería también muestra cómo era la vida en las islas hawaianas en 1941, una curiosa combinación de agroindustria a gran escala, una importante presencia militar y tradiciones hawaianas. Las historias contadas por los isleños nativos desafían las suposiciones comunes sobre Pearl Harbor. Dado que Hawái aún no era un estado estadounidense en el momento del ataque, desde el punto de vista local, la batalla fue entre dos imperialistas por una isla que realmente no pertenecía a ninguno de ellos. “Para nosotros, el visitante es soberano. Queremos presentar todos los datos, todos los puntos de vista y dejar que la gente decida por sí misma lo que significa”, dice Eileen Martinez, exjefa de interpretación del monumento.

Entre las exhibiciones más atractivas en el edificio Attack and Aftermath: estaciones de video que reproducen relatos individuales del ataque. Las voces temblorosas que se escuchan dando detalles gráficos pueden dejarte un estremecer un poco. Los relatos de los marineros combinan descripciones desgarradoras de sus intentos de salvar a compatriotas de las heridas de las bombas, del agua cubierta de petróleo en llamas y de los barcos que se hunden, con recuerdos en video de amigos que dieron su vida para salvar a otros. Los civiles manifiestan su temor a la caída de bombas, al fuego amigo y a un posible ataque terrestre.

Por si fuera poco, también escucharás a la otra parte. Un piloto japonés describe sus nervios mientras volaba hacia el combate, calmándose al concentrarse en la belleza de los campos de piñas de Oahu. No pude evitar sentir un poco de emoción cuando el mismo piloto describió su conmoción tres años más tarde al ver el buque de guerra “hundido” en Pearl Harbor, el USS West Virginia, restaurado con los cañones en ristre para ayudar a derrotar a los japoneses en Okinawa.

Al salir del museo, tómate un tiempo para reflexionar en el Contemplation Circle, un espacio tranquilo en el paseo marítimo con asientos y una vista de la escena solemne. “Poder ver el Arizona, el Missouri y todo el puerto, es algo poderoso para dar un paso atrás y pensar en ello aquí”, dice Hanako Wakatuski-Chong, la jefa de interpretación en funciones.

También puedes pasear por el cercano Remembrance Circle, que conmemora las vidas de los civiles que se perdieron ese día y rinde homenaje a los galardonados con la Medalla de Honor de la batalla.

Avión en el Museo de Aviación de Pearl Harbor

Claudine Klodien / Alamy Stock Photo

Museo de Aviación de Pearl Harbor.

Más que aprender

Ahora, continúa con tu recorrido por la historia de Pearl Harbor en las otras tres atracciones del PHNM. Simplemente cruza la plaza hasta el Bowfin y súbete a los autobuses que te llevan a las otras dos, ambas en la cercana isla de Ford.

El USS Bowfin Submarine Museum and Park: en este monumento a los marineros (en inglés) en “patrulla eterna”, obtendrás una visión vívida de la experiencia de los submarinistas en la Segunda Guerra Mundial. El recorrido por el submarino restaurado de 311 pies de largo —apodado el Pearl Harbor Avenger— revela los claustrofóbicos camarotes (una experiencia que te golpea en la cabeza si eres alto) entre diminutas literas y tubos de torpedos demasiado cercanos, lo que hace que se aprecie el riesgo y el sacrificio de los marineros en tiempos de guerra. Los comentarios audiovisuales dan vida a las tareas cotidianas de la tripulación. Nota: está actualmente cerrado por renovaciones, se espera que el museo vuelva a abrir a mediados del 2021; el submarino en sí continúa abierto para recorridos.

Museo de Aviación de Pearl Harbor: aquí (un viaje en autobús de 10 minutos desde el Bowfin), aviones bombarderos, de combate y de apoyo restaurados de las décadas de 1940 a 1990 llenan los pisos de grandes hangares, cuelgan sobre dioramas y montan guardia en la pista. Es sorprendente ver cuán pequeños y frágiles parecen los aviones de la Segunda Guerra Mundial (en inglés) que ayudaron a ganar la guerra en comparación con los aviones modernos. En lo alto de las exposiciones, las ventanas todavía tienen agujeros de bala del ataque del 7 de diciembre. Imagina que tienes nervios de acero y prueba tu suerte en los simuladores de aviones de combate del museo.

El Battleship Missouri Memorial: este buque de guerra (en inglés) de 887 pies de largo y cuatro pisos de altura, que se cierne sobre el Arizona Memorial, representa un enorme broche de oro para el final de la guerra que comenzó en el mismo lugar. Busca la placa en la cubierta que marca el mismo lugar donde los japoneses firmaron los documentos de rendición para poner fin a la guerra en 1945.

Mientras exploras el barco (un trayecto de cinco minutos en autobús desde el Bowfin), descubrirás que es mucho más que una plataforma para sus imponentes cañones de 16 pulgadas —es una ciudad flotante completa—. Los recorridos guiados y autodirigidos (con auriculares) llevan a los visitantes a cuatro cubiertas (nota: algunos recorridos requieren subir escaleras empinadas). Verás puestos de artillería, dormitorios, centros de mando e incluso una oficina de dentista, una oficina de correos y salas de juego.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Atracciones cercanas

Para conocer más sobre la historia militar de Oahu, visita otras dos atracciones.

Un museo del Ejército cerca de Schofield Barracks (bien conocido por los fanáticos de From Here to Eternity), el Tropic Lightning Museum (en inglés) honra a la 25.ª División de Infantería, trazando su historia desde el ataque del 7 de diciembre hasta la Segunda Guerra Mundial y más allá. Está a unas 15 millas tierra adentro desde Pearl Harbor, a través de la H1 y H2.

El Diamond Head State Monument (en inglés), el volcán inactivo con vistas a Waikiki a unas dos millas de distancia, tiene una conexión militar notable, con búnkeres excavados en acantilados estratégicos. Un sendero empinado y desafiante conduce a las increíbles vistas de la cima, pero las instalaciones del parque que cumplen con los requisitos de la ADA en la base también ofrecen buenas vistas.

Alojamiento

Waikiki, donde los hoteles se alinean en la playa, es la zona turística más cercana a Pearl Harbor, aunque, en el tráfico de Oahu, está al menos a 30 minutos en auto hacia el noroeste. Los hoteles del complejo Ko Olina, a unos 30 a 40 minutos al oeste del puerto, son otra opción. Muchos hoteles en estas dos áreas populares ofrecen paquetes turísticos al sitio.

Restaurantes:

todas las atracciones de Pearl Harbor tienen establecimientos de comida o cafés, pero opta por la comida hawaiana en los alrededores.

The Alley en Aiea Bowl: no dejes que la bolera te espante de este acogedor restaurante que sirve los platos favoritos de la isla, como el loco moco (hamburguesa con salsa y huevo) y las costillas. Su especialidad: la sopa de rabo de buey. A una milla del monumento en la H1.

Restaurant 604: las familias de militares locales frecuentan este elegante restaurante frente al mar a menos de media milla del Arizona. Prueba los sándwiches de dorado o el atún a la plancha.

Nota de redacción: este artículo se publicó el 19 de mayo, 2021. Ha sido actualizado con nueva información. 

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.