Skip to content
 

Impactantes ruinas en el mundo

Descubrimientos del pasado de la humanidad que no dejan de fascinarnos.

  • iStock

    Reliquias de la humanidad

    In English | La escritora Marilyn Johnson dice que los arqueólogos sucumben al "atractivo de los escombros humanos", pero ¿acaso no es lo mismo que nos atrae a todos? Tienes la oportunidad de decidirlo por ti mismo: Descubre si te cautivan estos "monumentos del pasado", ya sea en persona o a través de esta galería fotográfica.

    1 of 12
  • iStock

    Machu Picchu, Perú

    A casi 8,000 pies sobre el nivel del mar, a esta "ciudad espectacular, tallada en una montaña que rozan las nubes" a la que puede llegar por un camino asombroso de escénico ascenso, dice Johnson en Lives in Ruins. Unos 200 edificios ceremoniales, astronómicos y agrícolas —¡y los que todavía no se han descubierto!— salpican el sitio del siglo XV, que se divide en zonas agrícolas y residenciales en terrazas, con una franja de espacio verde entre las dos. La función precisa que tuvo Machu Picchu en la sociedad inca es incierta. Aunque no hace falta saber del Imperio Incaico, según Johnson, “para que nos quite el aliento", quizá vale la pena llevar contigo un libro sobre esta civilización.

    2 of 12
  • EyeEm/Getty Images

    Borobudur, Indonesia

    ¿Creías que era imposible ejercitar tus piernas mientras das los primeros pasos hacia la iluminación? Se encuentra en el templo budista más grande del mundo, construido en el centro de Java durante los siglos VIII y IX. Para tener una idea del tamaño de Borobudur, camina primero por la base piramidal (pasarás junto a 504 estatuas de Buda). Luego, comienza el ascenso, pausando para examinar los frisos decorados con imágenes budista. En la cima —una especie de Nirvana—, más figuras de Buda meditan con gran gozo. Dos templos más pequeños completan el complejo en forma de loto, la flor sagrada de la fe.

    3 of 12
  • iStock

    Tulum, México

    Este remanente de la civilización maya en la península de Yucatán —un próspero puesto comercial de 1200 a 1450— tiene vistas de una playa de arena blanca, con el Caribe turquesa de fondo. Tres estructuras principales atraen a los visitantes: el Castillo, el Templo de los Frescos y el Templo del Dios Descendente (cuya figura invertida se puede ver por todo Tulum). Yucatán es famosa por sus cenotes o sumideros naturales, que los mayas veían como portales al inframundo. No presenta ningún peligro para los viajeros de hoy: aquellos que bucean o caminan por las cuevas solo encontrarán aguas puras y formaciones sensacionales.

    4 of 12
  • Jan Wlodarczyk/Alamy

    Complejo arqueológico de Angkor, Camboya

    Angokor Wat y sus torrecillas cónicas tienden a acaparar toda la atención, pero no pases por alto este complejo de 154 millas cuadradas que ancló el Imperio jemer del año 800 al 1400. Sumérgete en el ambiente misterioso y místico que impregna el templo abandonado de Ta Prohm, donde los dedos serpenteantes de las raíces de higo, baniano y ceiba parecen dispuestos a reducir las obras del hombre a meros escombros. Igualmente magníficas son las puertas de entrada de la capital final del reino, Angkor Thom.

    5 of 12
  • iStock

    Abu Simbel, Egipto

    Cuando en 1968 la construcción de la gran represa de Asuán amenazó con inundar los dos templos de Abu Simbel —construidos por Ramsés II en el siglo XIII antes de Cristo—, la UNESCO llevó a cabo un esfuerzo mundial para reubicarlos. Ambos templos —el más grande dedicado a Ramsés y con cuatro estatuas colosales en la fachada; el más pequeño dedicado a su esposa favorita, Nefertari— fueron cortados en bloques de 20 a 30 toneladas y cuidadosamente rearmados en una colina artificial 200 pies sobre el lago Nasser. Era indispensable preservar la orientación original del templo más grande. Dos veces al año, el sol brilla en el interior e ilumina a cuatro dioses sentados al fondo.

    6 of 12
  • Getty Images

    Petra, Jordania

    Ni los terremotos ni el turismo han atenuado la belleza de este centro de comercio prehistórico, mitad en forma de altos acantilados de arenisca y mitad tallados en ellos. Ocupada primero por los nabateos en el siglo IV antes de Cristo, la ciudad de Petra más tarde recibió a los romanos e incluso a los cruzados. Tras entrar en la ciudad a través del Siq —un acceso rodeado por imponentes acantilados— te topas con la Tesorería, una de los cientos de tumbas cubiertas por intrincados grabados. También invitan a la exploración los obeliscos, los templos y un anfiteatro para 3.000 personas coronado por un ascenso de 800 escalones hasta el monasterio, para una vista panorámica del valle de Aravá.

    7 of 12
  • Glenn Oakley/Getty Images

    Parque Nacional Mesa Verde, Colorado

    Es el año 1888, dos vaqueros se encuentran al borde de un cañón en Colorado, sobrecogidos por la "ciudad magnífica" encaramada bajo un voladizo en el lado opuesto. Los turistas de hoy suben por escaleras en las visitas guiadas de los guardabosques de Cliff Palace, por un laberinto de habitaciones y cámaras subterráneas. También pueden observar algunas de las más de 500 viviendas de los anasazi, construidas hace unos 800 años con un esfuerzo aparentemente sobrehumano. Los derrumbes han hecho inaccesible la famosa Spruce Tree House, pero sólo temporalmente, pero hay varias caminatas cortas que te permiten llegar a otros sitios, miradores y petroglifos.

    8 of 12
  • Niko Guido/Getty Images

    Capadocia, Turquía

    Los hoodoos —unas torres altas, cónicas, formadas por la actividad volcánica— motean los picos rosados y los valles de este país de las maravillas en el centro de Turquía, que se puede recorrer en globo aerostático. De regreso en tierra firme, cruza una de estas pilas ahuecadas (apodadas "chimeneas de hadas") y sigue los pasos de los primeros cristianos que escaparon de la persecución excavando y ocupando las ciudades subterráneas. Un laberinto de estrechos pasadizos revela todo lo que dejaron atrás, incluidas capillas aún adornadas por frescos bizantinos. (¡Hasta puedes pasar la noche en una cueva!)

    9 of 12
  • iStock

    Grutas de Longmen, China

    Esta escalofriante colección de tallas dedicadas al budismo constituye una "manifestación sobresaliente de la creatividad artística humana", según palabras de la UNESCO. Más de 2,300 cuevas y nichos esculpidos en piedra caliza albergan cerca de 110,000 estatuas de piedra y más de 60 estupas (marcadores que contienen reliquias sagradas). A pesar de que datan de los años 316 a 907, estos tesoros religiosos están milagrosamente bien conservados. El Templo de la Cueva Real —cerrado al público en 1953 para proteger sus artefactos, tras los saqueos ocurridos durante la Revolución Cultural de las décadas de 1960 y 1970— reabrió en marzo del 2016.

    10 of 12
  • Getty Images

    Pompeya y Herculano, Italia

    Una bola de cenizas candentes, lava y barro mató al menos a dos mil personas en estas dos ciudades cuando el cercano monte Vesubio hizo erupción en el año 79 después de Cristo. Ambos lugares ofrecen miradores en villas, tiendas y balnearios perfectamente conservados, que permiten a los visitantes de hoy recorrer estas antiguas calles y absorber los ritmos de la vida cotidiana hace dos milenios. Herculano, un pueblo más pequeño y menos visitado, presenta un cuadro siniestro pero fascinante: 300 esqueletos fabricados, congelados en el momento en que fallecieron. (Las cenizas volcánicas momificaron cientos de cuerpos, hasta la ropa y las expresiones faciales).

    11 of 12
  • Natthawat/Getty Images
    12 of 12

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto