Skip to content

¿Cómo mantenerte sano durante tus viajes?: Consejos para disfrutar de las vacaciones de verano 

 

¿Tus nietos detestan el brócoli?

Un estudio atribuye la culpa al microbioma oral.

Una niña con sus brazos cruzados mira de reojo y molesta un plato de brócoli y zanahorias

GETTY IMAGES

In English | Si tus nietos no toleran comer brócoli, coliflor, repollo o coles de Bruselas, puede deberse a la abundancia de cierto tipo de bacterias que viven en su saliva, según investigadores de Australia.

Un estudio que aparece en la revista Journal of Agricultural and Food Chemistry de la American Chemical Society sugiere que la aversión a estas verduras —en particular entre los niños— se debe a un olor desagradable que se crea a medida que se mastican estas verduras de Brassica.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Parece que un cierto tipo de bacteria abundante en la saliva de algunas personas descompone un compuesto de estas sustancias químicas llamado sulfóxido S-metil-L-cisteína, que produce una sustancia química volátil llamada dimetil trisulfide, que los investigadores dicen que tiene un “olor intenso, podrido y sulfuroso”. Las verduras que menos les gustaron a los niños de 6 a 8 años cuya saliva produjo altas cantidades de compuestos volátiles de azufre fueron las verduras de Brassica crudas, según el estudio, que incluyó a 98 parejas de padres e hijos en Australia.

Para el estudio, los investigadores midieron los niveles de compuestos volátiles de azufre que resultaron de mezclar la saliva fresca de los voluntarios con coliflor cruda pulverizada. Si bien encontraron grandes diferencias en los niveles de las muestras, los padres y sus hijos compartían niveles similares; el estudio especula que probablemente esto se debe a que tenían microbiomas similares. Aunque se encontró un vínculo entre los altos niveles de compuestos volátiles de azufre y la aversión de los niños hacia las verduras de Brassica, lo mismo no era cierto para sus padres. Los investigadores sugieren que con el tiempo, los adultos simplemente pueden haber aprendido a tolerar el sabor.

Peter Urban es un escritor y editor que se especializa en noticias sobre la salud. Urban trabajó veinte años como corresponsal en Washington, D.C., para periódicos en Connecticut, Massachusetts, Ohio, California y Arkansas, incluido un período como jefe de la oficina de Washington del Las Vegas Review-Journal. Su trabajo independiente se publicó en Scientific American, Bloomberg Government y CTNewsJunkie.com.

¿Qué opinas?

0 %{widget}% | Add Yours

Debe registrarse para comentar.