Skip to content
 

Los voluntarios de AARP marcaron la diferencia en el voto sobre Medicare en el Senado

Los voluntarios de todo el país les pidieron a los legisladores que ofrecieran alivio de los precios de los medicamentos recetados.

Video en inglés

In English

A medida que se acercaba el voto en el Senado de Estados Unidos sobre la legislación que podría hacer que Medicare sea más asequible para millones de personas en el país, los voluntarios de AARP a lo largo y ancho de la nación presionaron a los legisladores para que votaran a favor del proyecto de ley.

La Ley de reducción de la inflación del 2022 permitirá a Medicare negociar los precios de algunos medicamentos recetados, establecer un límite de $2,000 sobre los costos de bolsillo anuales de los planes de medicamentos de la Parte D y continuar los subsidios federales sobre las primas para algunas personas que tienen seguro médico a través de la Ley del Cuidado de la Salud a Bajo Precio. La medida se aprobó en el Senado el 7 de agosto y en la Cámara de Representantes de EE.UU. el 12 de agosto. El presidente Joe Biden fimó la medida el 16 de agosto. El paquete presupuestario incluye disposiciones sobre el clima y la energía, así como cambios en los impuestos corporativos.

Dado que el voto de cada senador fue esencial para las perspectivas del proyecto de ley, los voluntarios de AARP hicieron todo lo posible por convencer a sus legisladores de que votaran a favor de aprobarlo. Para Len Kirschner, de 86 años, eso significó tomar un vuelo de última hora desde Arizona hasta Washington D.C. para reunirse con los legisladores en persona unos días antes de la votación. Durante su tiempo como presidente estatal de AARP Arizona, que es un puesto voluntario, Kirschner estableció relaciones valiosas con los miembros del Congreso de su estado. Él pensó que esas conexiones —además de su experiencia como médico y administrador de Medicaid— podían ayudar a que el proyecto de ley superara la meta en el Senado.

“Las personas que conozco tienen dificultades con Medicare y sus medicamentos recetados, así que estamos trabajando en esto”, dice Kirschner. “Es lo correcto”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Los voluntarios entraron en acción en todo el país

Si bien la mayoría de los voluntarios de AARP que lucharon por un voto a favor del proyecto de ley no tenían las relaciones personales con los legisladores que Kirschner tiene, fueron igual de eficaces debido a sus números conjuntos y a su compromiso tenaz y continuo con la causa de reducir los precios de los medicamentos. Desde el 2019, los voluntarios de AARP en todo el país han actuado más de 8 millones de veces —por correo electrónico, redes sociales, llamadas telefónicas, reuniones en persona, peticiones— para persuadir a los legisladores a permitir que Medicare negocie precios más bajos de los medicamentos recetados, junto con otras medidas para que el cuidado de la salud sea más asequible.

“A lo largo de los años, cuando hemos tenido la oportunidad de reunirnos con nuestros legisladores, hemos proclamado que necesitamos alivio de [los precios de los medicamentos recetados]”, dice Lee Baker, planificadora financiera de los suburbios de Atlanta, quien anteriormente fue presidenta estatal de AARP Georgia. Baker testificó en julio en una audiencia de campo sobre el tema realizada por el Comité del Senado sobre el Envejecimiento.

Baker comentó: “Esto no es partidario. No me importa si eres republicano, demócrata o independiente. El público promedio tiene dificultades para costear estos medicamentos”.

En todo el país, los voluntarios de AARP se conectaron con sus legisladores para presionar por este problema de varias maneras.

Mike Sopchak, de North Branford, Connecticut, hizo llamadas telefónicas. Aunque Sopchak, de 72 años, no ha enfrentado personalmente las consecuencias de los costos desenfrenados de los medicamentos recetados, cree que es importante lograr que los legisladores tomen medidas sobre el tema.

“Los costos del cuidado de la salud son algo que afecta a todos en algún momento de su vida”, dice Sopchak, ingeniero de planta externa jubilado de una empresa telefónica. “Creo que el voluntariado es una oportunidad para marcar la diferencia”.

Para Nancy Koch, de 72 años, de Milwaukee, Wisconsin, el problema de los costos de los medicamentos recetados es mucho más personal. Ella ha vivido con artritis reumatoide durante décadas. En los últimos años, los aumentos en los precios de los medicamentos recetados han empeorado sus dificultades. Por ejemplo, dice que uno de sus medicamentos pasó de ser gratis a costar $145 por frasco en un año.

“Por lo tanto, simplemente no puedo tomar ese medicamento porque definitivamente no puedo pagarlo ahora”, dice Koch, exenfermera. “Esa es solo una de las medicinas con las que esto ha sucedido”.

Como voluntaria de AARP, Koch ha conversado repetidamente con sus legisladores estatales y federales durante los últimos seis años para convencerlos de que apoyen la negociación de precios de Medicare y otros problemas de asequibilidad.

“Cuantas más personas escuchen lo que está sucediendo en el mundo real, hay más posibilidades de que alguien preste atención e intente hacer algo al respecto”, dice. “Todavía quiero seguir presionando para ver algún cambio”.

La Fuerza de ataque en el Capitolio toma el control

La directora ejecutiva de AARP, Jo Ann Jenkins, se dirige a una audiencia rodeada de varias personas entre ellas la senadora Amy Klobuchar de Minnesota y Debbie Stabenow de Michigan

STEPHEN VOSS PARA AARP

La directora ejecutiva de AARP, Jo Ann Jenkins, junto a los voluntarios de AARP y las senadoras Amy Klobuchar, a la izquierda, y Debbie Stabenow, a la derecha.

En Washington D.C., los voluntarios más visibles en el esfuerzo por aprobar la legislación sobre el cuidado de la salud han sido los 25 integrantes de la Fuerza de ataque en el Capitolio, de AARP. Vestidos con camisetas y mascarillas rojas de AARP, estos activistas —la mayoría de los cuales son jubilados— asisten a audiencias en el Congreso y otros eventos para asegurarse de que cuando los legisladores tomen sus decisiones, tengan en cuenta las vidas que serán afectadas.

“La Fuerza de ataque en el Capitolio representa a los casi 38 millones de socios de AARP y está dando un rostro al problema”, dice Gigi Hart Bessicks, gerente comunitaria de AARP. “El poder de nuestros socios es realmente el mayor poder que tenemos como organización”.

El 27 de julio, cuando se acercaba el voto del Senado sobre el paquete presupuestario,10 miembros de la Fuerza de ataque en el Capitolio asistieron a una conferencia de prensa de AARP para reforzar la importancia de este proyecto de ley para los adultos mayores. Cuando Jo Ann Jenkins, directora ejecutiva de AARP, tomó el podio en la conferencia de prensa, estuvo rodeada de miembros de la Fuerza de ataque.

“Los precios de los medicamentos y el seguro son asuntos muy complicados, y si se van a hacer mejoras, se necesita a alguien que se comprometa a largo plazo”, dice Tom Vollmer, uno de los miembros de la Fuerza de ataque en el Capitolio que participaron. “[Mi esposa y yo] pasamos años trabajando como voluntarios y creo que veo eso con AARP; tienen el compromiso hacia los adultos mayores para estar ahí a largo plazo. Y eso va a marcar la diferencia.

“[Medicare] es algo que tenemos que abordar porque la mayoría de nosotros estamos a solo una enfermedad grave de enfrentar dificultades financieras”, agrega.

Vollmer, de 75 años, y su esposa Robin Gillette, de 71 años, viven en Washington D.C. y han sido voluntarios de AARP durante unos seis años. Ambos se unieron a la Fuerza ataque en el Capitolio después de jubilarse de empleos en tecnología de la información.

Al asistir a audiencias, los voluntarios les recuerdan a los legisladores “que somos personas reales y que las decisiones que toman tienen un efecto en la vida real”, dice Gillette.

Larry Zarzecki habla en una conferencia de prensa sobre la reducción de los precios de los medicamentos con senadores de los Estados Unidos y voluntarios de AARP

STEPHEN VOSS para AARP

Larry Zarzecki habla en una conferencia de prensa sobre la reducción de los precios de los medicamentos con senadores de los Estados Unidos y voluntarios de AARP.

Continúan los desafíos para Larry Zarzecki

Otro voluntario presente y que habló en el evento del 27 de julio en el Capitolio del país fue Larry Zarzecki, el oficial de policía jubilado de Maryland que apareció en los destacados anuncios de AARP que se transmitieron en la televisión. Su lucha por pagar los medicamentos necesarios para tratar sus síntomas de la enfermedad de Parkinson ha perjudicado los ahorros jubilatorios de Zarzecki y ha hecho que necesite vender su vivienda para costearlos. Dijo que no ha podido conseguir un nuevo trabajo porque los empleadores pueden ser reacios a contratarlo debido a sus síntomas de Parkinson.

“Básicamente se me considera no apto para trabajar”, dice. “Puedo avanzar por el proceso de solicitud. Pero como he aprendido, cuando llega el momento de hacer la entrevista oral y descubren que [tengo Parkinson] —porque es bastante obvio— me pone en desventaja”.

Dice que toma 11 medicamentos por un total de aproximadamente $3,800 al mes, un aumento de $600 al mes en comparación con lo que pagó hace tres años.

“Los precios están aumentando constantemente. El permitir que Medicare negocie los precios ayudará a muchas personas que se encuentran en mi situación”, dice Zarzecki. “Beneficiaría a la economía y a las personas si tuvieran más dinero para gastar de vez en cuando, en vez de tener que hacer rendir los medicamentos, o quedarse sin medicinas y no volver a surtirlas porque no pueden costearlas en este momento”.

Kenneth Terrell cubre temas laborales de discriminación por edad y de trabajo, empleo y carreras profesionales, así como temas del Gobierno federal para AARP. Anteriormente trabajó para Education Writers Association y U.S. News & World Report, donde reportó sobre política y asuntos gubernamentales, educación, ciencia y tecnología, y estilos de vida.