Skip to content
 

Un miembro de los aviadores de Tuskegee obtiene reconocimiento después de 74 años

El ganador de la primera competencia de artillería ‘Top Gun’ cumple su deseo a través del programa Wish of a Lifetime, de AARP.

James Harvey junto a la imagen de un avión de combate

AARP

In English

James H. Harvey III, de 98 años, recuerda estar parado en el patio delantero de su casa en Pensilvania y ver pasar un escuadrón de aviones militares P-40. En ese momento pensó que un día a él también le gustaría ser piloto. Por eso, a los 19 años, en plena Segunda Guerra Mundial, fue a la oficina de reclutamiento del Cuerpo Aéreo del Ejército para enlistarse. Le dijeron que no estaban reclutando.

“Lo que en realidad querían decir era que no me querían por mi color”, dice Harvey, que es afroamericano.

Meses después, lo reclutó el Ejército y fue asignado a una unidad encargada de construir aeródromos. Pero él seguía soñando con volar, así que decidió solicitar la admisión al programa de capacitación de cadetes de aviación del Ejército. Había diez candidatos —nueve blancos y Harvey—, y él fue uno de los únicos dos que aprobaron el examen para comenzar el entrenamiento de cadetes. A Harvey lo enviaron al aeropuerto segregado de Tuskegee, en Alabama, donde los pilotos negros recibían capacitación básica y avanzada.

“El instructor me dio maniobras que debía practicar. Las repetí hasta que las pude ejecutar sin fallas”, dice. “Volar es fantástico. Es maravilloso estar allí arriba en esa máquina, totalmente solo. Tienes todo el control. No te puedes equivocar, no hay lugar para eso. Ni el más mínimo. Yo era el mejor en lo que hacía”. Luego de completar el entrenamiento de combate en abril de 1945, Harvey se unió al escuadrón de combate 332, al que más tarde se conoció como “los aviadores de Tuskegee”.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


Los veteranos y los militares activos reciben hasta un 30% de descuento en las cuotas de membresía de AARP. Obtén acceso inmediato a descuentos, programas, servicios y la información que necesitas para beneficiarte en todas las áreas de tu vida.

En el momento en que los pilotos estaban empacando para abordar un barco con destino a Europa, les llegó la notificación de quedarse. La guerra en Italia había terminado y se esperaba que la lucha en el resto del teatro de operaciones europeo se fuera reduciendo.

Cuatro años después, sin ninguna guerra en la que combatir, la Fuerza Aérea creó su primera competencia para identificar a sus mejores pilotos de combate “top gun”.

Una victoria oculta de la competencia ‘Top Gun’

Para la competencia, el jefe de personal de la Fuerza Aérea instruyó a los grupos de combate que enviaran a sus tres mejores pilotos para participar en una prueba aérea de 10 días en la Base de la Fuerza Aérea de Las Vegas, conocida ahora como la Base de la Fuerza Aérea Nellis.

Además de Harvey, el grupo de Tuskegee incluyó al capitán Alva Temple y al teniente primero Harry Stewart Jr., junto con el teniente primero Halbert Alexander como miembro alternativo.

“De nosotros, como raza, no se esperaba nada. Todo era negativo. Lo único que nos quedaba por hacer era ir y ganar la competencia”, dice Harvey.

El evento consistía en una serie de retos para poner a prueba la pericia aérea y el valor de los equipos de pilotos. Mientras que sus oponentes volaban los aviones más modernos de la Fuerza Aérea, los aviadores de Tuskegee tenían aviones más viejos y pesados.

“Pero no importó”, dice Harvey. “Es la pericia del piloto la que determina qué sucederá. Ellos estaban allí para competir y nosotros estábamos allí para ganar”.

Y eso fue lo que hizo el escuadrón 332, acumulando puntajes altos (en inglés) de los que Harvey se sigue enorgulleciendo al día de hoy. “Cuando se anunció que el escuadrón 332 había ganado el trofeo, se produjo un silencio en la sala. No hubo aplausos ni nada parecido, porque se suponía que nosotros no teníamos que ganar”, dice. “En ese momento yo no podía imaginar que esa sería la última vez que el público vería el trofeo en 55 años. Barrieron nuestra victoria bajo la alfombra”.

El trofeo desapareció misteriosamente.

De todos modos, Harvey se convirtió más adelante en el primer piloto negro en volar un avión de combate en un enfrentamiento. Piloteó 126 misiones de combate en la guerra de Corea y se jubiló de la Fuerza Aérea en 1965. Recibió numerosos galardones militares, entre ellos la Medalla de Oro del Congreso, que se otorgó a todos los aviadores de Tuskegee en el 2007.

El reconocimiento, más de medio siglo después

Transcurrieron décadas; el trofeo de artillería de los aviadores seguía perdido y el Almanaque de la Fuerza Aérea, una publicación anual, seguía indicando que se "desconocía" quienes fueron los ganadores de la competencia de 1949.

En 1993, Stewart, uno de los competidores de Tuskegee, volvió a la Base de la Fuerza Aérea Nellis y halló documentación sobre su victoria. La presentó a la Fuerza Aérea y se corrigieron los registros.

Diez años después, Zellie Orr, presidenta de la división de los aviadores de Tuskegee en Atlanta, se impuso la misión de hallar el trofeo. Después de pasar cinco días en el área de depósito del Museo Nacional de la Fuerza Aérea en Ohio, lo encontró.

James Harvey y sus colegas frente a al trofeo por ganar la competencia Top gun

Cortesía Zellie Rainey Orr

El trofeo de la competencia de artillería estuvo perdido durante 55 años hasta que se recobró y se puso en exhibición en el 2004. De izquierda a derecha: Zellie Rainey Orr, James Harvey, Harry Stewart y otro participante en la competencia.

Pero incluso con el trofeo en exhibición, los ganadores de la primera competencia de artillería “top gun” seguían sin recibir reconocimiento oficial de su victoria en la Base de la Fuerza Aérea Nellis.

Wish of a Lifetime (en inglés), la filial benéfica de AARP, tuvo noticia de que los aviadores de Tuskegee nunca habían recibido reconocimiento oficial en el aeródromo original donde se realizó la competencia en 1949. Entonces, se comunicaron con Harvey.

“Mi deseo era ir a la Base de la Fuerza Aérea Nellis y ver nuestros nombres encabezando la lista como los ganadores de la primera competencia de artillería”, dice Harvey.

Wish of a Lifetime se comunicó con la Asociación de la Fuerza Aérea para organizar una ceremonia en reconocimiento de Harvey y de los pilotos del 332.o escuadrón de combate.

El 13 de enero del 2022, en la Base de la Fuerza Aérea Nellis, tuvo lugar una ceremonia conmemorativa en la que se colocó una placa en honor del histórico momento en la historia de los aviadores de Tuskegee.

“Este día es prueba de que, si crees en algo y no te das por vencido, finalmente obtendrás reconocimiento”, dijo Harvey después de la ceremonia. “Y esta placa, finalmente, después de muchos años, estará por encima de todas. En el puesto número uno”.

Este es el quinto episodio de la nueva serie documental de AARP Studios, Reporting for Duty. Cada mes podrás ver una nueva historia inspiradora sobre veteranos y familias militares en YouTube.com/aarp.

Aaron Kassraie escribe para AARP sobre asuntos de importancia para los veteranos de las Fuerzas Armadas y sus familias. También es reportero de temas generales. Anteriormente, Kassraie cubría temas de política exterior de EE.UU. como corresponsal en la oficina de Washington de Kuwait News Agency y realizaba trabajo de captación de noticias para USA Today y Al Jazeera English.