Skip to content
 

Cómo "Black-ish" cambió la televisión para siempre

Ahora que la serie estrena su última temporada, sus creadores analizan en forma retrospectiva su impacto en el medio.

El reparto de "Black-ish" (de izquierda a derecha): Miles Brown, Marsai Martin, Laurence Fishburne, Jenifer Lewis, Anthony Anderson, Tracee Ellis Ross, August y Berlin Gross, Yara Shahidi y Marcus Scribner.

Dario Calmese/ABC

El reparto de "Black-ish" (de izquierda a derecha): Miles Brown, Marsai Martin, Laurence Fishburne, Jenifer Lewis, Anthony Anderson, Tracee Ellis Ross, August y Berlin Gross, Yara Shahidi y Marcus Scribner.

In English

En enero comienza la octava y última temporada de la innovadora comedia Black-ish, que cuenta la historia de Dre (Anthony Anderson), la Dra. Rainbow Johnson (Tracee Ellis Ross) y su familia. El personaje de Anderson ha mejorado mucho: como dice Dre en la serie, cuando empezó en su agencia de publicidad Stevens and Lido en el primer episodio, "no existía Facebook; Tom Brady no había ganado un Super Bowl; y Eddie Griffin era una estrella de cine". Desde entonces, Dre ha sido promovido al cargo de vicepresidente sénior "de la división urbana", y continúa su trayectoria ascendente.


Ahorra un 25% el primer año cuando te unes a AARP con opción de renovación automática. Obtén acceso al momento a descuentos, programas, servicios y toda la información que necesitas para mejorar tu calidad de vida.


La "HBCU de Hollywood"

El programa ha ayudado a muchos otros a ascender en Hollywood. El guionista Peter Saji ha dicho que la sala de guionistas de Black-ish fue su "HBCU de Hollywood", el equivalente televisivo de las universidades históricamente negras, una gran incubadora de talentos que cambian el mundo.

No te pierdas esto: 11 cineastas negros que deberías conocer


Empieza con las series derivadas: Grown-ish, que sigue a la hija mayor Zoey en la universidad, y Mixed-ish, que se centra en la niñez de Rainbow Johnson en una familia birracial. (Se anunció una serie derivada de Laurence Fishburne, Old-ish, pero no llegó a la pantalla). La verdadera importancia de todos estos programas "-ish" es la forma en que reconocen constantemente las áreas ricamente matizadas de la vida de las personas afroamericanas en el país. ​​​​​


Cuentan historias realmente divertidas y reales

La productora de Black-ish, Courtney Lilly, pasó por la sala de guionistas de otra comedia innovadora, Arrested Development, y conoce el secreto. Uno de los problemas de muchas de las comedias de situación, dice, es que los guionistas "contaban historias  que parecieran graciosas, en lugar de contar historias que fueran graciosas. Tal vez dirían: "sería gracioso si...' en lugar de decir: "esto es algo que me sucedió a mí", y luego cuentas la historia... y es graciosa'". Black-ish también tiene momentos que dan en el blanco y que a veces son desgarradores. La creadora de la comedia autobiográfica, Kenya Barris, contaba con un montón de historias personales para alimentar a los guionistas, y luego estaba el agitado mundo más allá del impecablemente decorado hogar de los Johnson.

"Me encanta lo que Kenya hizo con el episodio 'Hope'", dice Lilly. En esa joya de la segunda temporada, la familia Johnson al completo, incluidos los padres de Dre, está viendo las noticias cuando está a punto de anunciarse el veredicto en un juicio por un tiroteo policial. Se produce un animado intercambio de opiniones sobre la historia de las interacciones entre la policía y las personas negras, con puntos de vista divergentes. Mientras tanto, Rainbow trata de proteger a los jóvenes gemelos del peso aplastante de esa historia.

"Creo que eso nos abrió muchas posibilidades. Nos permitió dar un giro y cambiar lo que éramos como programa", dice Lilly. "Nos habíamos ganado, gracias a una temporada y media de comedia con una acogida realmente positiva, la oportunidad de hacer algo que fuera a la vez divertido y que demostrara que somos capaces de ser más serios, especialmente sobre un tema importante". Será muy interesante ver cómo Black-ish aborda lo serio y lo muy gracioso en su última temporada. Cuando se acabe, todos sentiremos lo que expresa el grupo Boyz II Men en la banda sonora de Black-ish : "Es tan difícil decir adiós al ayer". 

Lisa Kennedy, quien escribe con frecuencia reseñas de cine para AARP, es exeditora de Village Voice (1986-96) y también fue crítica de cine del Denver Post (2003-15). Además, escribe sobre cultura popular, raza y género para Variety, The New York Times, Essence, American Theatre, el Denver Post y otras publicaciones.