Skip to content

Es el momento de reevaluar tu cobertura de Medicare: Revisa esta guía sobre el período de inscripción abierta.

 

Stanley Tucci explora el mundo del amor y la demencia temprana

El actor de cine comparte anécdotas sorprendentes sobre su colaboración con Colin Firth en la nueva película 'Supernova'.

Stanley Tucci y Colin Firth en "Supernova".

Bleecker Street via AP

Stanley Tucci (izquierda) y Colin Firth.

In English | Stanley Tucci, mejor conocido por su papel como el colorido villano Caesar Flickerman en The Hunger Games y como director artístico y de moda de Meryl Streep en The Devil Wears Prada, conversa con AARP sobre Supernova, una brillante película sobre el amor y las fases iniciales de la demencia.

¿Cuál es el secreto de que tú y Colin Firth sean tan convincentes como una pareja que ha estado junta 20 años?

Somos amigos cercanos desde hace 20 años. Tenemos la misma edad. Hemos pasado por muchas cosas juntos [la separación de Firth, la muerte de la primera esposa de Tucci]. Es mi confidente, un hombro en el que llorar.

El personaje de Firth es un pianista profesional británico; tú interpretas a un novelista de Estados Unidos que está empezando a perder la memoria por demencia. ¿Verá el espectador novedades en tu faceta como actor o en la de Firth?

Colin siempre hace algo que nunca habíamos visto antes. Mira lo que hizo con el papel de banquero malvado en Mary Poppins, logró un personaje maravillosamente gracioso y oscuro. En Supernova (enlace en inglés), es un personaje magníficamente calibrado y abierto. Por alguna extraña razón, mi personaje no termina de mostrar todos sus sentimientos y quiere controlarlo todo al máximo. Su comportamiento se acerca más al estereotipo británico que el de Colin.

¿Aporta alguna diferencia que la pareja (que posiblemente está haciendo su último viaje de vacaciones en el encantador e histórico Distrito de los Lagos en Inglaterra) sea homosexual?

No. Yo creo que el amor es amor.


Jamás había habido una proliferación semejante de series y películas dignas de un Óscar sobre la demencia: The Father, de Anthony Hopkins; Falling, de Viggo Mortensen; Elizabeth is Missing, de Glenda Jackson. ¿A qué crees que se debe?

Ahora vivimos más tiempo y, por desgracia, la demencia, el Alzheimer, la enfermedad de Parkinson... todas esas cosas se vuelven más prevalentes. Parece que en mi familia no hay antecedentes, pero conozco a personas que sí tienen antecedentes familiares. Y eso asusta mucho, es muy difícil lidiar con ello.

Datos sobre Tucci

El actor Stanley Tucci.

Jeff Spicer/Getty Images

Edad: 60 años

Lugar de nacimiento: Peekskill, N.Y.

Mayores éxitos: The Hunger Games, The Lovely Bones, Easy A, Julie & Julia, Feud: Bette and Joan

Premios ganados: Emmys (Winchell, Monk, Park Bench With Steve Buscemi), nominación a un Óscar (The Lovely Bones), New York Film Critics Circle (Big Night), Screen Actors Guild Award (Spotlight), nominación a un premio Tony (Frankie and Johnny in the Clair de Lune), Grammy (The One and Only Shrek!)

Libros: en octubre publicará Taste: My Life Through Food.

Nueva serie para los amantes de la cocina: la serie de seis capítulos sobre viajes gastronómicos, Stanley Tucci: Searching for Italy (CNN), se estrenará el 14 de febrero a las 9 p.m., hora del este.

¿Tuviste que documentarte para la película?

Leí libros, vi muchos documentales y hablé con un doctor que ayuda a pacientes con esta enfermedad. El documental [del 2012] de Louis Theroux, Extreme Love: Dementia, sobre personas con demencia precoz, es muy bueno y doloroso de ver. Es desgarrador. Pero, obviamente, para mí, como actor, tiene un valor inestimable; lo que buscas es hacer algo tan fiel a la realidad como sea posible.

En la película hay dolor, pero también una cantidad sorprendente de momentos alegres entre ustedes dos, algunos de los cuales fueron improvisados. ¿Es realista?

Lo que más me sorprendió de los documentales es que cuando se les pide a estas personas que hagan algo (dibujar o escribir el número cuatro, algo simple), dicen: "Oh, sí, claro", pero luego no pueden escribir el número cuatro. Y lo primero que hacen, casi sin ninguna excepción, es reírse. Lo vemos en el documental Glen Campbell: I'll Be Me. Él no puede recordar una palabra ("...esa palabra, esa cosa con estrellas"), y se pone a reír.

También hay muchas risas en el documental sobre el Alzheimer, Dick Johnson is Dead. Pero parece que la clave no es tanto el humor negro, sino la manera en que el humor une a las personas con demencia con sus seres queridos.

Exactamente. El director juega con esa carta a la perfección. Hay momentos alegres, pero no son los típicos de "ahora vamos a hacer alguna estupidez para hacerte reír". La gracia está en las relaciones basadas en el cariño.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


La película, entonces, no es deprimente: es sobre cómo vivir de la mejor manera posible durante el máximo tiempo posible.

Sin lugar a dudas. La demencia es desgarradora. Pero si pensamos en cualquier enfermedad o dolencia, forman parte del proceso de envejecer, y si solo las miramos desde un ángulo negativo, no nos va a hacer ningún bien, ¿no es cierto? Espero que la película ayude a todo el mundo a entender que sí, la demencia es una posibilidad, pero si tienes la suerte de estar en una relación basada en el amor, eso puede marcar una gran diferencia.