Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Reseña del documental El silencio de otros Skip to content
 

‘El silencio de otros’: El juicio de la historia

El desgarrador documental español ganador del premio Goya llega a Estados Unidos.

GÉNERO: Documental
PAÍS: España
DIRECTORES: Almudena Carracedo y Robert Bahar
GUION: Ricardo Acosta, Robert Bahar, Almudena Carracedo y Kim Roberts           
PRODUCTORES: Agustín y Pedro Almodóvar
FOTOGRAFÍA: Almudena Carracedo
DURACIÓN: 96 minutos

Verdades a medias, sospechas, rumores, secretos… nunca un reconocimiento oficial. El silencio de otros saca a la luz eventos que no se sabía públicamente que ocurrieron durante las casi cuatro décadas del régimen franquista en España: desapariciones forzadas, asesinatos y hasta el robo de bebés de disidentes en los hospitales. El documental muestra en primer plano a algunas de las víctimas cuyas historias han sido acalladas luego de que a la muerte de Francisco Franco en 1975 (en el poder desde el fin de la guerra civil en 1939), se decretara un llamado “Pacto del olvido” que impuso el silencio —“la vuelta de hoja”— con el supuesto propósito de sanar las heridas entre los españoles y ver al futuro. En palabras de Xabier Arzalluz en el Congreso de los Diputados cuando se promulgó la Ley de Amnistía en 1977, esta sería “la única manera de poder darnos la mano sin rencor”. Utilizando imágenes de archivo como la de Arzalluz mezcladas con testimonios del presente, Carracedo y Bahar construyen un persuasivo argumento de cómo las medidas lograrían justo lo contrario: un país dividido después de más de cuatro décadas de democracia.


Recibe contenido similar, suscríbete a nuestro Boletín


Siguiendo de cerca a nueve personajes, El silencio de otros rastrea más de 80 años de historia. Paqui Maqueda, presidenta de la asociación andaluza Nuestra Memoria, es la protagonista de la película. Dado que hasta la fecha España sigue bloqueando las investigaciones en torno a los abusos del franquismo, Maqueda y otros sobrevivientes apelaron al principio de jurisdicción universal, bajo el cual los crímenes de lesa humanidad no prescriben, y llevaron su causa a Argentina. Maqueda y su familia sufrieron las represalias de haber presentado el único proceso judicial abierto en el mundo a la dictadura franquista. Durante seis años, Carracedo y Bahar siguieron los altibajos de la llamada “querella argentina”. Sin embargo, es —simbólicamente— al público mismo a quien se apela en nombre de la dignidad y la justicia. Los testimonios de personajes tan conmovedores como el de una anciana que apenas puede hablar, pero recuerda perfectamente la noche de una masacre en su pueblo en la que asesinaron a su madre entre otros treinta “sospechosos”. En otra pequeña ciudad del interior, un hombre maduro habla del infierno que es para él tener que toparse en la calle con el hombre que lo torturó en más de tres ocasiones, viviendo en absoluta libertad y tranquilidad. Y también hay los implacables datos: ocho mil restos mortales recuperados por iniciativa privada frente a los cerca de cien mil que todavía esperan.

Escena del documental El silencio de otros.

Almudena Carracedo

Escena del documental ‘El silencio de otros’.

Hay un motivo visual que llega a ser tan contundente como el testimonio mismo de los dolientes sobre la trascendencia del pasado que impide una verdadera reconciliación nacional mientras muchos españoles no reconozcan las heridas vivas del franquismo. Se trata de las esculturas desnudas, cabizbajas, desoladas, de tres hombres y una mujer en el monumento “El mirador de la memoria” en el Valle del Jerte en Cáceres. La obra de Francisco Cedenilla se inauguró en el 2009 coincidiendo con la Ley de Memoria Histórica para recordar a las víctimas de la Guerra Civil y la dictadura de Franco. A los pocos días de su inauguración fueron tiroteadas. Y aunque no se encontró al culpable, Cedenilla se rehusó a repararlas diciendo que  los disparos “habían culminado su obra”.

“La venganza es mía”, nos dice Dios en el viejo testamento y El silencio de otros aborda esa cuestión siempre espinosa: perdonar y olvidar. Pero a los personajes que hablan no los mueve un ánimo revanchista, sino cosas tan sencillas como saber el paradero de hijos, padres, hermanos y amigos desaparecidos, “¡Vivos o muertos!”, como grita desesperada una mujer en una audiencia. Sobre todo, al contrario de lo que los detractores dicen, buscan no aferrarse al pasado, sino enfrentar el futuro de España con la mirada clara, con el simple reconocimiento de lo que ellos padecieron y que jamás se ha admitido de manera oficial. Aunque el documental alude principalmente a las autoridades, abarca entre esos “otros” también a los padres y ciudadanos que ocultaron muchos de los abusos a sus hijos. El silencio de otros nos muestra la extraordinaria facultad del cine para echar luz a la oscuridad de un pasado que muchos se rehúsan a aceptar.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO