Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Por qué los hombres mayores se están suicidando a un ritmo alarmante

Más de la mitad de las muertes por suicidio se producen entre adultos de 45 años o más.


spinner image Perfil de un hombre mayor que luce triste y deprimido
ARMAN ZHENIKEYEV / GETTY IMAGES

Según un informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) (en inglés), los índices de suicidio entre los adultos mayores están aumentando, y los hombres son los que corren más riesgo.

Entre el 2001 y el 2021, los índices de suicidio aumentaron notablemente en los hombres de 55 a 74 años y en las mujeres de 55 a 84 años. Entre los hombres mayores, los índices de suicidio aumentaron en general con la edad, y los hombres de 85 años o más registraron el mayor porcentaje de todos los grupos de edad (55.7 muertes por suicidio por cada 100,000 personas). El informe también reveló que los suicidios cometidos con armas de fuego fueron mucho más frecuentes entre los hombres mayores.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Los datos (en inglés) preliminares de los CDC para el 2022 indican que casi el 53% de las 49,449 muertes por suicidio (cifra récord) en Estados Unidos se produjeron entre personas de 45 años o más. Entre las personas de 45 a 64 años, las muertes por suicidio aumentaron casi un 7% desde el 2021 y más de un 8% entre las personas de 65 años o más. 

Estos aumentos se destacan claramente en comparación con los grupos más jóvenes. Durante el mismo período, las muertes por suicidio descendieron más de un 8% entre los menores de 24 años y aumentaron menos de un 1% entre las personas de 25 a 44 años.

Las muertes por suicidio se producen durante todo el año, pero contrariamente a lo que muchos piensan, los suicidios no alcanzan su punto más alto durante la temporada de fiestas (en inglés), sino que en realidad son más frecuentes durante el verano y el otoño.

Soledad y aislamiento social

Entre los motivos por los que los adultos mayores corren este riesgo se incluyen una serie de factores como la soledad y el aislamiento social, el duelo por la pérdida de una pareja y la disminución de la autonomía personal.

Por otra parte, los cambios drásticos de circunstancias —como la jubilación o un diagnóstico de salud física o mental que ponga en peligro la vida— pueden contribuir a que se produzca una crisis. La publicación de los CDC de sus cálculos preliminares para el 2022 sobre muertes por suicidio sugiere una tendencia que los datos definitivos publicados a fin de año deberían confirmar: los adultos mayores —especialmente los hombres mayores— corren más riesgo de quitarse la vida.

“Con frecuencia, puede haber hasta más de una docena de factores de riesgo que se acumulan durante muchos años, y ahora afrontan la muerte de un cónyuge, un nuevo diagnóstico de demencia o el aumento de un dolor. Cada uno de estos factores de riesgo puede acumularse”, señala la Dra. Christine Moutier, psiquiatra y directora médica de la American Foundation for Suicide Prevention.

“En ese grupo de edad más avanzada, los suicidios se planifican más y tienden a producirse por medios más letales, y quizá haya menos posibilidades de encontrar y reanimar a la persona que intenta suicidarse. También es posible que su fragilidad los haga más propensos a sucumbir a un intento de suicidio que una persona más joven”, añade.

Señales complejas y sutiles

Los factores que pueden llevar a alguien a quitarse la vida son complejos, al igual que las señales de advertencia que pueden revelar su crisis. Entre esas señales de advertencia se incluyen evitar las actividades sociales y no interesarse por las cosas que solían disfrutar, regalar objetos personales, descuidar su salud o su aseo personal, expresar poca preocupación por su seguridad o estar interesado en la muerte.

Algunos signos son más sutiles, explica Thomas Joiner, profesor de Psicología de la Universidad Estatal de Florida, en Tallahassee, quien estudia el suicidio. Joiner ha escrito varios libros sobre el tema, uno de los cuales se publicará en febrero.

“Puede parecer que existe un problema para dormir o un cambio en el sueño. Puedes observar un cambio evidente en la interacción social. Hay nerviosismo, inquietud e irritabilidad”, indica. “Si esas señales aparecen de repente, no se trata necesariamente de una crisis de suicidio, pero no hay que descartarla”.

Joiner señala que los hombres mayores “son el grupo más propenso a ocultar estas señales de advertencia”. 

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Los seres queridos deben prestar atención a su instinto

Moutier recomienda que las familias confíen en su instinto.

“Tenemos nuestra lista habitual de señales de advertencia del riesgo de suicidio, pero la verdad es que debe personalizarse para cada caso concreto en función de lo que sabemos de la persona”, explica. “Un hombre mayor puede no expresar tristeza. Puede mostrarse irritable, enfadado y retraído. No participa en sus actividades habituales”.

Un signo frecuente es el aumento de consumo de drogas o alcohol. Según Moutier, un hombre mayor que padece varios trastornos de salud puede dejar de tomar medicamentos o interrumpirlos, porque piensa: ¿Qué sentido tiene?. “Si empiezan a hablar realmente de una sensación de inutilidad, casi puede resultar hasta lógico. Si no parecen ellos mismos, es algo que hay que examinar”, dice Moutier.

Seguro

Planes de seguro de la vista de VSP™, de AARP®

Planes de seguro de la vista exclusivos para los socios y sus familias

See more Seguro offers >

Dado que, según los expertos, las mujeres son más propensas que los hombres a pedir ayuda a los profesionales médicos por estos trastornos mentales o físicos, es posible que los hombres mayores necesiten un poco de incentivo.

“Debemos reconocer que en Estados Unidos el suicidio a una edad avanzada es más frecuente entre los hombres blancos”, afirma Silvia Sara Canetto, profesora de Psicología de la Universidad Estatal de Colorado, quien estudia las convicciones culturales sobre el género, la edad y el suicidio.

Según Canetto, en Estados Unidos se cree que “el suicidio es relativamente comprensible y permisible en los adultos mayores y en las personas que padecen una enfermedad o una discapacidad física”, y que “el suicidio es un acto masculino, especialmente cuando se utiliza un arma de fuego”. Su investigación revela que estas creencias suelen estar más arraigadas entre los blancos, lo que probablemente contribuye a la elevada mortalidad por suicidio de los hombres blancos de edad avanzada.

Las armas de fuego representan un factor, sobre todo para los hombres

El desequilibrio de género en relación con la muerte por suicidio es universal, según Mike Anestis, director ejecutivo del New Jersey Gun Violence Research Center de la Universidad Rutgers de Piscataway.

“Los hombres tienden a elegir medios más violentos, y eso suele significar armas de fuego”, afirma. “Cuando eliges un método más violento para suicidarte, tienes más probabilidades de morir”.

“Todas las demás causas principales de muerte han registrado descensos extraordinarios en términos de prevalencia de la muerte, pero el suicidio no”.

—Peter Franz, profesor clínico adjunto del Psychiatry Research Institute de Montefiore Einstein de Nueva York

El informe de los CDC reveló que los índices de suicidio por arma de fuego en los hombres aumentan con la edad, y que los hombres de 85 años o más registran el mayor índice (45.9 por 100,000). Entre los hombres de 55 años o más, los índices de suicidio por arma de fuego fueron entre 3 y 14 veces más altos en todos los grupos de edad que los índices de los dos siguientes métodos más frecuentes, la asfixia y el envenenamiento.

Anestis insta a los propietarios de armas que las guarden bajo llave y las conserven legalmente fuera de casa.

“En pocas palabras, guardar armas de fuego de forma no segura dentro y fuera de casa y tener la posibilidad de usarlas en el peor momento aumenta las probabilidades de morir”, comenta.

Según Anestis, las armas de fuego se utilizan en menos del 5% de los intentos de suicidio en EE.UU., pero si alguien muere por suicidio, “es más frecuente que sea con un arma de fuego”.

Escasez de ayuda para los adultos mayores

Peter Franz, profesor clínico adjunto del Psychiatry Research Institute de Montefiore Einstein de Nueva York, centra su investigación en la intervención para la prevención del suicidio. Le preocupa que los índices de mortalidad por suicidio en el 2020 hayan sido similares a los de hace cien años.

“El hecho de que no hayamos observado descensos persistentes del suicidio en los últimos cien años sugiere que, como sociedad, tenemos que hacer más para prevenir estas tragedias”, añade. “Todas las demás causas principales de muerte han registrado descensos extraordinarios en términos de prevalencia de la muerte, pero el suicidio no”.

Franz y sus colegas llevaron a cabo un estudio controlado aleatorizado con biblioterapia digital basada en la narrativa para favorecer la salud mental, con la utilización de relatos personales de pensamientos suicidas o intentos de suicidio. Llegaron a la conclusión de que el método “puede ser una intervención eficaz para las personas que corren riesgo de suicidio”, según el estudio que se publicó en el 2022 en la revista Journal of Consulting and Clinical Psychology (en inglés).

“Nuestros resultados demuestran que las personas con riesgo suicida que leyeron una selección de relatos relacionados con el suicidio publicados en una plataforma digital de medios sociales manifestaron un menor deseo de morir durante un período de estudio de dos semanas que las personas que no leyeron estos relatos”, indica el estudio, y señala que “su efecto puede deberse en parte al aumento de los sentimientos de optimismo y experiencia compartida que se perciben".

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

Tender una mano para apoyar a los demás entraña cierto poder, dice Franz, y cita un estudio que se publicó en el 2022 en The British Journal of Psychiatry (en inglés) que demuestra que preguntar directamente a las personas sobre sus pensamientos suicidas no aumenta el riesgo de suicidio.

Un informe gubernamental (en inglés) que se publicó en agosto sobre la intervención en el suicidio de los adultos mayores destaca la urgencia de ocuparse de lo que el informe denomina “un grupo de riesgo especialmente alto” de suicidio, que además se ve agravado por el envejecimiento de la generación de baby boomers.

El informe elaborado para el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. concluyó que “actualmente existen pocos programas basados en datos científicos que tengan como objetivo específico prevenir el suicidio entre los adultos mayores, y la investigación sobre la eficacia de los programas en dichos adultos es limitada. Las evaluaciones más recientes de los programas basados en datos científicos que se incluyen en este informe datan de hace más de una década”.

Señales de advertencia del suicidio en los adultos mayores

Los adultos mayores que contemplan el suicidio pueden manifestar las mismas señales de advertencia que otros adultos, pero estas señales también pueden ser un tanto diferentes, explica Moutier. Ella insiste en que las familias confíen en sus instintos sobre los posibles pensamientos suicidas de un ser querido y pidan ayuda si sospechan que ocurre algo.

Estas son algunas de las señales de alarma más frecuentes, según el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH) (en inglés).

Adultos que hablan de:

  • Querer morir
  • Sentir culpabilidad o vergüenza
  • Ser una carga

Adultos que se sienten:

  • Vacíos, desesperanzados, atrapados o sin una razón para vivir
  • Sumamente tristes, ansiosos, inquietos o llenos de ira
  • Dolor intenso emocional o físico

Adultos que cambian de comportamiento, como:

  • Planear o investigar formas de morir
  • Alejarse de amigos o regalar objetos importantes
  • Asumir riesgos peligrosos
  • Exhibir cambios de humor excesivos
  • Comer o dormir más, o menos
  • Usar drogas o ingerir alcohol con más frecuencia

Otros indicios pueden incluir:

  • Evitar las actividades sociales y perder el interés por lo que antes disfrutaban
  • Descuidar la salud o el aseo personal
  • Expresar poca preocupación por su seguridad
  • Interesarse por la muerte

Formas de ayudar

Los amigos y la familia pueden ayudar a las personas que tienen pensamientos suicidas con su apoyo, así como con la ayuda de profesionales cuando sea necesaria para la prevención del suicidio.

La National Action Alliance for Suicide Prevention y la Línea de prevención del suicidio y crisis (988) ofrecen una guía de cinco pasos para apoyar a las personas con riesgo:

  1. Pregunta y habla sobre el suicidio, lo que puede reducir los pensamientos suicidas en vez de aumentarlos.
  2. Protege la seguridad de las personas al reducir su acceso a métodos letales.
  3. Hazte presente para limitar sus sentimientos de aislamiento y aumentar la vinculación social.
  4. Ayúdalos a pedir ayuda, como con la Línea de prevención 988 que puede ofrecer esperanza, lo cual puede contribuir a que se sientan menos deprimidos y menos proclives al suicidio.
  5. Sigue tendiendo una mano para que las personas se sientan apoyadas y sepan que otros se sienten conectados con ellas.

Las personas que prefieran enviar un mensaje de texto en vez de hablar pueden acceder sin cargo a la Línea de mensajes texto para situaciones de crisis y enviar un mensaje con la palabra “HOME” al 741741. 

“La idea general es que la letalidad de la conducta suicida aumenta cada vez más durante la vida con el paso de las décadas. La proporción entre intentos y muertes es de 4 a 1, mientras que en los grupos de edad más jóvenes es de 200 a 1”, explica Moutier.

“Entre la gente que lo intenta y sobrevive, el 70% no vuelve a intentarlo. Las segundas oportunidades son importantes”, señala Anestis. “Y si eliges un método violento, casi nunca tienes una segunda oportunidad”.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.