Skip to content
 

Cómo utilizar la aromaterapia en el cuidado

Conoce los beneficios para ti y el ser querido a quien cuidas.

Aromatherapy For Caregiver Dr. Lyda Arevalo Flechas ESP

Shutterstock

Hipócrates, médico griego que vivió durante los años 460 a 375 a.C., predicaba que para mantenerse sano había que tomar un baño aromático y someterse a un masaje perfumado todos los días. Los griegos usaban una variedad de aceites aromáticos, que asignaban específicamente a cada parte del cuerpo. Más adelante, el médico árabe Avicenna inventó la destilación de aceites esenciales con alambiques. Con el paso del tiempo, aquello propuesto por Hipócrates ha sido objeto de investigaciones formales, y hoy con el aromaterapia sabemos cómo sacarles provecho a las propiedades de los aceites esenciales.

Estos aceites o esencias aromáticas se extraen de las flores, hojas, frutos, semillas, raíces y partes leñosas de plantas medicinales. Su propiedad aromática es de gran utilidad, ya que sabemos que ciertos olores están relacionados con ciertas emociones.

¿Te gusta lo que estás leyendo? Recibe contenido similar directo a tu email.

Además, algunos aceites tienen propiedades antisépticas, analgésicas, antidepresivas y digestivas, entre otras. Los aceites esenciales que pueden interesar a las personas encargadas del cuidado de un ser querido son las que tienen efectos en el sistema nervioso y neurovegetativo. Estos aceites pueden ser usados para aliviar:

  • la ansiedad;
  • la depresión;
  • el estrés;
  • la irritabilidad;
  • el insomnio; y
  • otros.

Cómo utilizar los aceites esenciales

Estos aceites se pueden comprar en almacenes de productos naturales, farmacias o internet. En la etiqueta del frasco de vidrio oscuro podrás encontrar el nombre de la esencia, si el aceite es puro o diluido, si es de uso externo, para qué sirve y la cantidad necesaria de uso. Al comprar, verifica que estén bien sellados. Toma en cuenta estas consideraciones en el uso:

  • Debido a su alta concentración, un aceite puro nunca debe aplicarse directamente en la piel o una lesión, ni siquiera en caso de emergencia.
  • Si la etiqueta indica que el aceite es para “uso externo”, quiere decir que ya viene diluido y puede aplicarse directamente en la piel. Pero es bueno probar una pequeña cantidad en la parte interior del antebrazo para asegurar que no haya una reacción negativa. Si lo hay, no uses el aceite.
  • Los aceites pueden venir diluidos en alcohol o en aceite vegetal.
  • No deben refrigerarse ni almacenarse en recipientes claros porque puede deteriorar los aceites.

  • En caso de uso interno o ingestión de aceites esenciales, este debe estar a cargo de una persona con conocimiento amplio de la aromaterapia. Los aceites deben diluirse en agua, té u otras bebidas.
  • Se puede combinar aceites esenciales que tengan propiedades similares o afines. No se recomienda mezclar más de tres.
  • Pon los aceites esenciales fuera del alcance de los niños y de adultos con deficiencias cognitivas o demencia.
  • Ten en cuenta que el uso de aceites esenciales no reemplaza la evaluación de profesionales de la salud.

Las técnicas para el uso externo de la aromaterapia incluyen:

  • baños aromáticos;
  • baños de manos y pies;
  • compresas calientes;
  • masajes aromáticos;
  • enjuagues bucales y gargarismos; e
  • inhalaciones de vapor aromático.

La aromaterapia en el cuidado de tu persona y de otros

Con la cantidad de responsabilidades que enfrentas, no hay duda que te sería de mucha utilidad disminuir el estrés y lograr una respuesta de relajación. Además, puedes usar las mismas técnicas con la persona a quien cuidas, siempre y cuando no presenten ningún peligro para ella. Por ejemplo, las compresas calientes y las inhalaciones de vapor pueden presentar peligro si el ser querido exhibe conductas disruptivas, tiene impedimentos cognitivos o no puede comunicar sus necesidades. Te describo a continuación dos técnicas rápidas y sencillas:

1.     Baños aromáticos: Asegúrate de que el cuarto de baño no esté frío. Cierra puertas y ventanas y llena ⅔ de la tina o bañera con agua caliente. El ambiente tibio permitirá que se mantenga el aroma. Agrega al agua caliente (prueba que la temperatura no sea excesiva sumergiendo ligeramente tu codo), un puñado de sal de Epsom (sulfato de magnesia) o sales marinas, y de 15 a 30 gotas de aceite esencial. Sumérgete en el agua por unos 20 minutos. Este momento es ideal para que practiques técnicas de respiración que te ayuden a relajar mientras el aceite esencial penetra en tu piel y estimula tu olfato. Puedes tomar un baño aromático a diario si lo deseas.

2.     Masajes aromáticos: Recuerda que primero hay que diluir el aceite esencial puro. Procura hacerlo en una crema sin olor para el cuerpo o en un aceite vegetal como el aceite de semilla de uva. A una cucharadita de aceite o crema de jojoba agrega cinco gotas de aceite esencial. También puedes utilizar esta preparación en masajes en las manos —para ti o tu ser querido— o en masajes corporales en los que combines los movimientos de tus manos, ya sea un roce muy ligero o un masaje profundo.

¿Qué esencias utilizar?

Los aceites esenciales más utilizados en aromaterapia por sus propiedades relajantes son:

  • lavanda o espliego;
  • rosa;
  • naranja;
  • canela; y
  • menta.

Te invito a que pruebes su uso individual o combinado. Mi combinación favorita es la lavanda y el eucalipto —ambos con propiedades relajantes— y además el eucalipto puede penetrar las vías respiratorias y facilitar la respiración. Los masajes aromáticos son tal vez la técnica más efectiva de la aromaterapia. Tanto tú como la persona a quien cuidas pueden beneficiarse bastante.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

Siguiente Artículo

Lea Esto