Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

4 grandes predicciones sobre la COVID para el 2024

A medida que la pandemia entra en su quinto año, estos son los cambios —y lo que permanecerá igual— según esperan los expertos.


spinner image unas manos que intentan ver el futuro en una bola de cristal que tiene un virus adentro
Z_WEI / GETTY IMAGES

Han pasado alrededor de cuatro años desde que se identificó la COVID-19 por primera vez, y en ese tiempo, mucho ha cambiado, incluido el mismo virus. Ahora tenemos pastillas que pueden tratarlo y pruebas caseras que pueden identificar una infección. También tenemos vacunas que se han actualizado para que protejan mejor contra las versiones del virus que circulan actualmente. 

A pesar de estos logros, la COVID-19 no ha desaparecido, y permanecerá entre nosotros durante algún tiempo, dicen los expertos en salud. Esto es lo que podemos esperar a medida que nos acercamos a nuestro quinto año con la COVID-19. 

spinner image Image Alt Attribute

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

1. La COVID probablemente no entrará en un patrón predecible 

Los meses fríos son sinónimo de virus respiratorios. Pero a diferencia de la gripe y el VRS —cuya actividad aumenta en el otoño y el invierno, y disminuye en la primavera y el verano— la COVID-19 no tiene una temporada fija. Los brotes surgen en el invierno, la primavera, el verano y el otoño. 

Si bien la COVID podría establecerse en un patrón más predecible en el futuro, es probable que eso no suceda en el 2024, dice el Dr. Robert Murphy, experto en enfermedades infecciosas y director ejecutivo del Robert J. Havey, MD Institute for Global Health en la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern. 

“La COVID es diferente”, dice Murphy. “Es algo único”. 

Si se convirtiera en un virus de otoño e invierno, Andrew Pekosz, profesor de Microbiología en la Facultad de Salud Pública Bloomberg de Johns Hopkins, dice que eso podría ser útil por algunas razones. 

“Eso haría que las estrategias de vacunación y los mensajes de salud pública fueran mucho más fáciles que en el caso de algo que está presente todo el año y que se produce en oleadas impredecibles”, dice Pekosz. Saber cuándo esperar lo peor también puede ayudar a los hospitales y a los proveedores de atención médica a prepararse para un aumento de pacientes. 

spinner image AARP Membership Card

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

2. Seguirán surgiendo nuevas variantes 

¿Recuerdas lo fácil que fue darle seguimiento al virus durante esos primeros años de la pandemia? Primero surgió alfa, luego beta, luego delta, luego ómicron. Ahora, el grupo de variantes es más como una sopa de letras abarrotada, con nuevos descendientes de ómicron que surgen cada pocos meses, y con nombres que no son fáciles de pronunciar: BA.2.86 y FL.1.5.1, por ejemplo. 

Acostúmbrate, porque los expertos en virus dicen que podemos esperar ver más variantes en el 2024. “La única constante en todo esto es el cambio continuo. Así que las personas deben esperar que el virus continúe evolucionando”, dice el Dr. Ziyad Al-Ally, investigador de COVID-19 y profesor adjunto de Medicina en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis.  

En su mayor parte, el virus ha tenido pequeños cambios desde que ómicron llegó a finales del 2021, dice Pekosz, y con esto, hemos podido ajustarnos con vacunas actualizadas que pueden atacar las versiones más recientes del virus. Pero no hay garantía de continuar por este camino. 

“La preocupación que tengo es si las variantes evolucionan en una dirección diferente y las vacunas actuales se vuelven obsoletas, entonces tenemos que diseñar nuevas vacunas, o los antivirales esenciales que usamos actualmente se volverán obsoletos y tendremos que diseñar uno nuevo”, dice Al-Aly. 

Las personas no están completamente indefensas cuando se trata de prevenir variantes nuevas y potencialmente más peligrosas, dice Jodie Guest, profesora y vicepresidenta sénior del Departamento de Epidemiología de la Facultad Rollins de Salud Pública de la Universidad de Emory. 

Cuanto más circula un virus en una población, más oportunidades tiene para mutar, así que “si nos protegemos y protegemos a otros de la COVID-19, estamos ayudando a evitar que surjan nuevas variantes”, dice Guest. “Cada nuevo caso da lugar para que surja una variante”. 

Seguro

Planes de seguro de la vista de VSP™, de AARP®

Planes de seguro de la vista exclusivos para los socios y sus familias

See more Seguro offers >

3. Nos acercaremos a resolver el misterio de la COVID prolongada 

Millones de personas que han tenido COVID-19 experimentan síntomas persistentes, a veces incapacitantes, que pueden interferir con la vida cotidiana, un fenómeno conocido como COVID prolongada. 

Todavía no se sabe mucho sobre el trastorno, pero eso podría cambiar pronto. “Creo que el 2024 nos dará más respuestas de las que tenemos ahora”, dice Al-Aly. 

Una gran razón tiene que ver con nuevos estudios en curso. Los Institutos Nacionales de la Salud recientemente lanzaron ensayos clínicos a gran escala (en inglés) para comprender, tratar y prevenir mejor la COVID prolongada. Uno investigará si el tratamiento de la COVID-19 Paxlovid puede ayudar a mejorar los síntomas de la misteriosa enfermedad. Otro estudiará las intervenciones para ayudar con la confusión mental, la pérdida de memoria y otras complicaciones cognitivas causadas por la COVID prolongada. Los resultados de esta iniciativa de investigación, que incluye algunos otros estudios, se publicarán de manera continua. 

Durante el próximo año, Al-Aly espera que también aprendamos más sobre por qué ocurre y cómo se produce la COVID prolongada; es decir, cuál es su mecanismo. Hacerlo podría brindar un poco de información sobre cómo prevenirla en primer lugar, dice. “Espero que el 2024 no solo mejore aún más la conciencia nacional sobre el problema, sino también nuestra capacidad para abordarlo [médicamente]”, agrega. 

4. Probablemente tendremos nuevas vacunas 

Dada la naturaleza cambiante del virus, es probable que la vacuna contra la COVID-19 se actualice el próximo año para que proteja contra las nuevas versiones del virus que se están propagando, del mismo modo en que la vacuna contra la gripe se actualiza anualmente, dice la Dra. Rachel Presti, profesora de Medicina y directora médica de la Unidad de Investigación Clínica de Enfermedades Infecciosas en la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en San Luis. 

“Ya estamos viendo que [el virus] se ha alejado un poco de la vacuna que estamos administrando este año”, aunque esta nueva vacuna, que se lanzó en septiembre, es mucho mejor para las variantes actuales que la vacuna del año pasado, dice Presti.

También podrías escuchar más sobre una vacuna combinada contra la gripe y la COVID en el 2024. Esto se debe a que los fabricantes de vacunas están probando una sola inyección que ayuda a proteger contra la gripe y el coronavirus. Los datos de los primeros ensayos han producido resultados positivos, y los estudios de la Fase 3 están en marcha. 

“Estoy muy entusiasmado sobre ellos”, dice Pekosz. “Todas las mismas razones por las que obtendrías la vacuna contra la gripe son las mismas razones por las que te pondrías la vacuna contra la COVID, pero estamos viendo una gran diferencia en cuanto a las personas que se administran la vacuna contra la COVID en comparación con la vacuna contra la gripe”. 

Según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), aproximadamente el 42% de los adultos en Estados Unidos recibieron la vacuna contra la gripe, al 14 de diciembre, mientras que solo el 18% de los adultos recibieron la nueva vacuna contra la COVID-19.  

“Así que espero que una vacuna combinada realmente envíe el mensaje a la mayoría de la población, en particular a aquellos que son susceptibles a la COVID grave o la gripe, de que esta es una manera sencilla de protegerse de estos dos patógenos tan peligrosos; con una sola vacuna”, dice Pekosz.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Venta del Día de la Recordación - Únete a AARP por solo $9 al año por 5 años. Además, recibe un REGALO.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.