Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

Skip to content
Content starts here
Leaving AARP.org Website

You are now leaving AARP.org and going to a website that is not operated by AARP. A different privacy policy and terms of service will apply.

Los sorprendentes peligros de beber demasiada agua

Tomar más de la cantidad recomendada puede ser peligroso para tu salud.


spinner image Una persona sirve agua en un vaso

Todos creemos que más es mejor cuando se trata de beber agua. Si la recomendación actual es tomar ocho vasos de 8 onzas al día, entonces seguramente obtendrás más beneficios para la salud por cada trago adicional después de las 64 onzas, ¿verdad?

No estés tan seguro.

spinner image Image Alt Attribute

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso inmediato a productos exclusivos para socios y cientos de descuentos, una segunda membresía gratis y una suscripción a AARP The Magazine.
Únete a AARP

Informes recientes sobre Brooke Shields, quien sufrió una convulsión tónico-clónica generalizada —antes conocida como una convulsión de gran mal— después de beber “demasiada agua”, sugieren que más no es mejor cuando se trata de la hidratación.

spinner image La actriz Brooke Shields
Brooke Shields ocupó los titulares de la prensa después de sufrir una convulsión provocada por la hiperhidratación.
DIMITRIOS KAMBOURIS/GETTY IMAGES

“La cantidad adecuada siempre es mejor”, dice Stavros Kavouras, profesor de Nutrición y director del Hydration Science Lab de la Universidad Estatal de Arizona. La Academia Nacional de Medicina recomienda una ingesta total de agua de 3.7 litros al día para los hombres y 2.7 litros al día para las mujeres. Dado que alrededor del 20% de nuestras necesidades totales de líquidos se satisfacen a través de los alimentos que comemos, eso se traduce en alrededor de 12 vasos al día para los hombres y 8 para las mujeres.

Los expertos dicen que esa es la cantidad necesaria para mantener la presión arterial, la temperatura corporal y varias otras funciones fisiológicas. Los riñones se encargan de cualquier exceso de líquido y excretan lo que el cuerpo no necesita a través de la orina.  

Si consumes más —sustancial y drásticamente más— líquido de lo que tu cuerpo necesita o quiere, corres riesgo de hiperhidratación, también conocida como intoxicación por agua.  

“La hiperhidratación interrumpe esta serie de acontecimientos”, dice el Dr. Mike Ren, profesor adjunto de Medicina en la Facultad de Medicina Baylor. “El consumo excesivo de líquidos puede provocar un desequilibrio en los electrolitos del cuerpo, en particular el sodio, lo que lleva a un trastorno conocido como hiponatremia, que se caracteriza por niveles bajos de sodio en la sangre. Esto puede ser peligroso y causar síntomas como confusión, náuseas y convulsiones”. Shields dijo que experimentó todos estos síntomas.

Otras complicaciones de la hiponatremia pueden incluir calambres musculares o debilidad, letargo y dolor de cabeza. Si no se trata, puede provocar un estado de coma e incluso la muerte, según Cleveland Clinic. 

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

¿Qué tan común es la hiperhidratación?

Esa es la buena noticia: es muy poco común. 

“La posibilidad de sufrir una convulsión o un efecto secundario grave por beber demasiado es extremadamente pequeña”, dice Kavouras. “Tu cuerpo puede responder”.

Para hiperhidratarte hasta el punto de sufrir hiponatremia, no solo tendrías que beber el doble de la cantidad recomendada de líquidos, sino que tendrías que hacerlo rápidamente, explica Kavouras.

Seguro

Planes de seguro de la vista de VSP™, de AARP®

Planes de seguro de la vista exclusivos para los socios y sus familias

See more Seguro offers >

“No sucede fácilmente”, afirma.

Un ejemplo: la hiperhidratación a menudo se observa en los atletas de resistencia, como los corredores de maratones, porque tienden a consumir grandes cantidades de agua durante actividades físicas prolongadas sin reemplazar adecuadamente los electrolitos perdidos a través del sudor, como el sodio.

“Beben más de lo que sudan, por lo que corren un alto riesgo de sufrir hiponatremia”, dice Kavouras.

Señales de advertencia de la hiponatremia

Los síntomas pueden incluir los siguientes:

  • Calambres musculares o debilidad
  • Náuseas y vómitos
  • Una sensación de poca energía
  • Dolor de cabeza
  • Cambios en el estado mental, incluida la confusión
  • Convulsiones

Fuente: Cleveland Clinic

Un estudio que analizó a corredores del Maratón de Boston, publicado en la revista The New England Journal of Medicine (en inglés), determinó que un número considerable de corredores tenían concentraciones de sodio sérico anormalmente bajas al final de la carrera.

El factor causante: la hiperhidratación.   

Es fácil olvidar que el sodio es un nutriente esencial que ayuda a mantener el equilibrio de los líquidos dentro y fuera de las células. Cuando los niveles de sodio disminuyen debido al consumo excesivo de agua, los líquidos viajan desde el exterior hasta el interior de las células, lo que hace que se hinchen.

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.

“El sodio tiene una mala reputación porque la mayoría de las personas consumen mucho más sodio del necesario”, dice Kavouras. En promedio, las personas en Estados Unidos consumen más de 3,400 miligramos de sodio al día, según la Asociación Americana del Corazón, que es más del doble de los 1,500 miligramos recomendados al día.

“Existe la impresión generalizada de que una dieta baja en sodio es saludable, pero si te mantienes físicamente activo y pierdes mucho sodio al sudar —y además bebes una enorme cantidad de agua natural—, esa combinación podría crear una deficiencia leve de sodio”, explica Kavouras.

Sorprendentemente, los adultos mayores también corren riesgo de hiperhidratación por varias razones, entre ellas las siguientes:

  • Reducción de la función renal, lo que dificulta que el cuerpo regule el equilibrio de líquidos de manera eficiente.
  • Ciertos medicamentos que pueden afectar el equilibrio de líquidos y electrolitos, como los diuréticos.
  • Enfermedades preexistentes, como insuficiencia cardíaca, que pueden llevar a la retención de líquidos y un mayor riesgo de hiperhidratación.
  • Deterioro de la percepción de sed, que puede resultar, curiosamente, en deshidratación o hiperhidratación (si consumes líquidos sin tener suficiente sed). Además, la sensación de sed tiende a disminuir con la edad.

¿Qué ocurre con más frecuencia que beber demasiado? Beber muy poco, especialmente entre los adultos mayores.

“Según los datos nacionales, más del 85% de los adultos mayores no beben una cantidad adecuada de líquido”, afirma Kavouras.

Hay algunas pistas que pueden decirte si estás bien hidratado, como si vas al baño aproximadamente cada dos o tres horas y tu orina es de color claro, sugiere un estudio publicado en el 2021 en la revista European Journal of Clinical Nutrition (en inglés).

“Estos son los mejores indicadores de que estás bien hidratado”, dice Kavouras, autor principal del estudio. “Si vas al baño con más frecuencia, entonces estás bebiendo en exceso. Eso debería guiar tu consumo de líquidos. Si bebes todo el día y orinas cada hora, entonces esto es una indicación de que estás bebiendo demasiado”.

Discover AARP Members Only Access

Join AARP to Continue

Already a Member?

spinner image AARP Membership Card

Membresía de AARP: $12 por tu primer año cuando te inscribes en la renovación automática.

Obtén acceso instantáneo a productos y a cientos de descuentos exclusivos para socios, una segunda membresía gratis y una suscripción a la revista AARP The Magazine.