Skip to content
 

Cinco secretos para una jubilación feliz

Asombrosamente, el dinero no es la clave del bienestar.

In English | ¿Cuál es su idea de una jubilación feliz? ¿Implica descansar en la playa, viajar por el mundo o practicar su pasatiempo favorito? ¿Realizar tareas voluntarias? ¿O finalmente hacer realidad todos esos proyectos en su hogar que ha demorado durante años?

Vea también: ¿Necesita ayuda para tomar decisiones financieras?

Pareja de adultos mayores pensionados

Hill Street Studios/Blend/Corbis

Sin importar cuál sea su escenario ideal, seguramente querrá estar seguro de que contará con los recursos financieros para hacerlo realidad. Aunque el dinero no hace la felicidad ni mucho menos, deberá planificar su jubilación y administrar sus fondos con inteligencia durante esa etapa.

Tenga presente estos cinco secretos financieros al diseñar su versión de una jubilación feliz:

Secreto # 1: la riqueza no tiene sentido sin salud

Tamara Haskins, fundadora de Haskins Wealth Management en Highland Park, Nueva Jersey, dice conocer a muchísimas personas prestas a jubilar que prácticamente se matan trabajando poco antes de abandonar la fuerza laboral. A menudo, se trata de personas que comienzan a ahorrar tarde y luego deben hacer una cantidad enorme de horas extras o tomar un segundo empleo para sanear sus finanzas.

"Terminan agotados, y como no se han cuidado adecuadamente, su salud sufre las consecuencias al jubilarse", dice Haskins. "Pero riqueza y salud van de la mano, porque no importa cuánto dinero tengas si estás enfermo y no puedes disfrutarlo".

Los jubilados Allen y Violet Large son un buen ejemplo de ello. Con más de 35 años de matrimonio, esta pareja canadiense ganó $11 millones en la lotería, y donó la totalidad de esta suma.

Al ganar el premio, Violet estaba recibiendo tratamiento quimioterapéutico para luchar contra un cáncer. Para ellos, el dinero era un "dolor de cabeza", una molestia más que una ayuda, según afirmaron. Así que la pareja hizo algo poco convencional: donó todo el dinero a una serie de entidades benéficas, organizaciones sin fines de lucro y causas a las que apoyaban, además de a parientes que lo necesitaban.

"No gastamos ni un centavo en nosotros porque estuvimos demasiado ocupados encargándonos de todo y, con mi estado de salud, tengo que esperar a mejorarme para volver a tener la energía para hacer cosas", contó Violet al periódico canadiense National Post, y agregó: "la salud y la felicidad no se compran con dinero".

Siguiente: Muchas veces menos es más.  »

Secreto # 2: Muchas veces menos es más

Existe una curiosa tendencia en muchas comunidades del país: los estadounidenses están optando por vivir en hogares más pequeños. Aparentemente, al comprar o construir la casa ideal se está dejando de lado la idea de que "cuanto más grande mejor".

En consecuencia, muchas personas, entre ellos adultos de mediana edad, jubilados y padres cuyos hijos se han ido del hogar, venden sus grandes casas ya que, a nivel personal o económico, no tiene sentido mantenerlas.

"Incluso a las tasas actuales, un creciente número de baby boomers opta por un estilo de vida más sencillo y hogares más pequeños o accesibles", afirma Jed Smith, economista de la National Association of Realtors (Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios).

De acuerdo con Smith, muchas personas de más de 50 años "se mudan a lugares como Tennessee, Carolina del Norte, Arizona y Florida, donde la vivienda tiene un costo menor".

Además de los beneficios económicos, existe un motivo por el que tantos baby boomers y personas próximas a jubilarse deciden reducir sus gastos con la edad. Muchas personas han llegado a la conclusión de que tener una casa grande y los bienes materiales que antes consideraban tan importantes no los hace sentirse más satisfechos con la vida.

Secreto # 3: las experiencias, y no los bienes materiales, son los que enriquecen la vida

Si analiza sus gastos pasados, probablemente recordará con más cariño, y con mucho mayor detalle, las experiencias que tuvo que las cosas que compró. De hecho, cada vez más investigaciones sugieren que una vez que una persona tiene el dinero suficiente para satisfacer sus necesidades básicas, adquirir mucho más dinero (o muchas más posesiones) no genera más felicidad.

Los gastos vinculados con experiencias son los que realmente brindan una satisfacción inmediata y a largo plazo.

Los expertos consideran que uno de los motivos por el que las experiencias generan más felicidad es que se las recuerda mejor en el futuro. Evocar un viaje a España, un evento de degustación de vinos compartido con amigos o un curso de fotografía de verano trae a la mente recuerdos agradables y sobre los que mantener conversaciones, algo que probablemente no sucederá con un sofá o un traje tres años después de comprarlos.

Siguiente: No se compare con los demás.  »

Secreto # 4: no se compare con los demás

Un objetivo para muchas personas próximas a jubilarse es cancelar todas sus deudas. Se trata de un objetivo admirable, dado que es muy bueno llegar a la jubilación con la certeza de que no le debe nada a nadie.

¿Pero qué sucede si al llegar a la jubilación aún tiene cuentas de tarjeta de crédito, o incluso una hipoteca, pendientes? Aunque usted no lo crea, en tanto no sea excesiva, una deuda no tiene por qué reducir su felicidad personal de forma significativa, a menos que se compare todo el tiempo con los demás.

Resulta que cuando las personas comparan sus ingresos o sus bienes con los de otras personas, a menudo se deprimen si su situación financiera no es la misma, de acuerdo con investigaciones llevadas a cabo por la Warwick University en Inglaterra. Incluso si sus ingresos aumentan, las personas suelen sentirse menos felices si los ingresos de otras personas lo hacen aún más.

La solución más simple es no realizar comparaciones financieras con los logros de otras personas. Para medir su desempeño económico, tome como base únicamente sus propios objetivos.

"Para los jubilados, es muy bueno liberarse del síndrome de compararse con los vecinos", afirma Lew Altfest, director ejecutivo de Altfest Personal Wealth Management en la ciudad de Nueva York.

Secreto # 5: covertir su pasión en realidad no tiene precio

A Gerard Stein le gustaría que más jubilados conocieran el secreto que aprendió: que la jubilación puede ser su oportunidad más importante de hacer lo que siempre desearon. Según este jubilado de 72 años, eso no tiene precio.

Luego de trabajar durante 31 años en IBM, Stein se jubiló oficialmente hace una década, aunque pronto encontró un nuevo llamado: ayudar a mujeres pequeñas empresarias en distintas economías emergentes de todo el mundo. En el 2002, creó la EVE-olution Foundation, una organización internacional sin fines de lucro cuya misión consiste en enseñar a mujeres emprendedoras a optimizar la rentabilidad de sus negocios.

Stein recaba fondos corporativos, pero el alma de su fundación es su red de voluntarios —muchos de ellos jubilados— que brindan su experiencia y energía a las aspirantes a empresarias en áreas remotas del mundo. "De China a Chile", afirma Stein, "descubrimos que cuando una mujer adquiere independencia económica, se convierte en un modelo a seguir y en una persona influyente y líder".

Stein afirma que antes vivía como un "hombre rico" pero que ahora lo hace de forma modesta. Ya ni siquiera tiene televisor.

"Para mí, con la jubilación comenzó la vida verdadera", afirma. "Lo que hago, para mí y para estas mujeres empresarias, no se trata únicamente de ganar dinero, sino de hacer del mundo un lugar mejor".

Lynnette Khalfani-Cox es autora de Perfect Credit: 7 Steps to a Great Credit Rating (Crédito perfecto: Siete pasos para lograr una óptima calificación crediticia). Puede hacerse amigo de Lynnette en Facebook o seguirla en Twitter en TheMoneyCoach.

Subscríbase gratis al Boletín Informativo de AARP para más información sobre entretenimiento y descuentos. »

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO