Skip to content
 

¿Dónde están sus beneficios?

Si no lo sabe, debería investigar un poco para asegurar su jubilación.

In English |

A excepción de los afortunados que disfrutaron de un mismo empleo con un solo empleador durante toda la vida, la mayoría de los trabajadores y jubilados mayores de 50 años deben hacer un seguimiento de los beneficios de pensiones y jubilaciones de varias compañías, extendiéndose por lapsos de 25, 35 y hasta 45 años.

Decir que mantener la información de las inversiones de toda una vida puede resultar un desafío, resulta poco.

Los registros personales se extravían. Las direcciones cambian. Los planes de ingresos jubilatorios son actualizados o cancelados. Las compañías se fusionan, cambian de nombre y salen del mercado.

Todas las operaciones del mercado pueden resultar en “bienes perdidos”, capitales de pensiones o planes de ahorro y beneficios que se van perdiendo con el simple paso del tiempo.

Mientras estamos metidos en nuestras ocupadas carreras profesionales, muchas veces no pensamos en mantener un registro exacto de dónde están nuestras pensiones acumuladas o los beneficios de nuestros planes de ahorro. Pero, por lo general, si un empleador anterior o un administrador de planes no lo puede ubicar, sus beneficios de jubilación y sus bienes serán puestos a un lado, hasta que usted salga a buscarlos. Si su ex empleador o el administrador del plan se retiran del mercado, sus bienes serán transferidos a una entidad sucesora, y seguir su rastro se tornará cada vez más difícil.

Debido a que en el dificultoso entorno económico de los últimos años, muchas compañías tuvieron complicaciones, he recibido una creciente cantidad de preguntas acerca de cómo ubicar y recuperar los bienes y beneficios perdidos. Verifique si algunos de los escenarios que se describen a continuación corresponden a preguntas que tal vez se esté formulando.

P: Trabajé toda la vida en una mina de carbón. Hace unos 15 años, recibí una carta que me informaba que podría comenzar a cobrar mi pensión a los 55 años. Ahora, tengo 60 y me gustaría recibir esos beneficios, pero no puedo encontrar la información original del plan. Tampoco puedo encontrar ningún número telefónico ni dirección para contactar a alguien. ¿Qué puedo hacer para ubicar mi pensión perdida? –Michael, Utah

R: Si tiene suerte, el empleador todavía estará en el negocio, y su desafío más grande será encontrar cómo llegar hasta su departamento de Recursos Humanos. La manera más sencilla es contactarse con algún ex compañero de trabajo que tal vez esté recibiendo los pagos, o comenzar a buscar a través de internet, por el nombre del empleador. Una vez que haya encontrado la información y verificado su empleo, el empleador activará sus pagos o le transferirá el saldo de la cuenta.

Desafortunadamente, rastrear una pensión no siempre es tan sencillo.

La mayoría de las pensiones y planes de ahorros financiados por el empleador tienen requisitos en cuanto a los años de servicio y la adquisición de derechos de pensión. Si usted no cumple con los años de servicio exigidos por el plan, es probable que no resulte elegible para cobrar ningún beneficio. Si su empleo data de antes de 1976, los años de servicio y el tiempo de adquisición de derechos de pensión eran, por lo general, más largos. ¿Había ahorrado lo suficiente y contaba con los años de servicio necesarios como para que le rindieran un beneficio significativo? Algunas veces, la única manera de saberlo es completar toda la investigación. De todos modos, si encuentra una pensión que le pague $100 o $200 por mes, o un plan de ahorro con un saldo de $5.000, llevarse los beneficios vale la pena. Después de todo, usted se los ganó.

Reúna información acerca de su empleador y del plan de ingresos jubilatorios. La mejor información es la que surja de cartas de notificación, resúmenes de cuentas de beneficios o descripciones del plan. Si no puede encontrar estos datos, busque sus declaraciones impositivas de los años en cuestión. El W-2 adjuntado a su declaración contiene la información crítica que usted necesita: los 9 dígitos del EIN (Número de Identificación Patronal). Si tampoco puede encontrar dichas declaraciones de impuestos, puede solicitar copias al IRS (Servicio de Impuestos Internos). Lo ideal sería que encontrara los tres dígitos del número de plan del IRS, que aparece en los resúmenes o extractos de los planes. Este número será muy valioso, más tarde, durante el proceso. Otra posibilidad es obtener una copia de sus ganancias del Seguro Social, en www.socialsecurity.gov.

Si su empleador ya no existe y usted tiene un saldo en su plan de ingreso jubilatorio, los fondos y los registros pueden haber pasado a una organización sucesora, o colocados en una institución financiera que administre los activos y beneficios del plan.

Lo peor que podría sucederle es que su empleador no haya cumplido con sus obligaciones y no haya activos. Esto es más difícil que ocurra después de la entrada en vigor de la Employee Retirement Income Security Act (ERISA, Ley de Seguridad de los Ingresos de Jubilación para los Empleados) de 1976, que obliga a los empleadores a brindar una mayor seguridad a los beneficiarios de planes jubilatorios.

Si su ex empleador presentó la quiebra y no hubo una organización que lo sucediera, sus activos y sus registros deberían haber pasado a la Pension Benefit Guaranty Corporation (PBGC, Corporación de Garantía de Beneficios de Pensiones). Esta agencia federal asume los activos y las obligaciones de pago de los patrocinadores de planes que quiebran. El sitio de internet de la agencia, www.pbgc.gov, ofrece mucha información, incluida la publicación “Finding a Lost Pension” (Cómo encontrar una pensión perdida).

También puede llamar al “Missing Participant Program” (Programa de Beneficiarios Perdidos), de la PBGC, a la línea gratuita 1-800-326-5678. Sin embargo, es probable que una vez que su pensión se haya transferido al cuidado de la PBGC, no pague los beneficios completos. La PBGC mantiene una base de datos en línea de los planes y sus beneficiarios. Tal vez encuentre su nombre en la base de datos de la PBGC, en cuyo caso su búsqueda habrá terminado.

Si no existen antecedentes en la PBGC, puede contactarse con el National Registry of Unclaimed Retirement Benefits (Registro Nacional de Beneficios de Jubilación No Reclamados). Esta organización mantiene una base de datos de las personas cuyos empleadores anteriores hayan abierto cuentas IRA (cuenta personal de jubilación) para sus ex empleados.

Una advertencia: Tenga mucho cuidado con las organizaciones que dicen ayudar a recuperar activos perdidos “por un honorario” o por un porcentaje del dinero que se encuentre. Existen organizaciones legítimas y profesionales dedicadas a esta actividad. No pague ningún honorario por adelantado y trate únicamente con organizaciones que posean referencias que usted pueda verificar.

P: Hace poco, me despidieron de un empleo que me brindaba un Plan de Ahorro 401(k). Todavía cuento con un saldo a favor en el plan y deseo transferirlo a mi IRA personal. Cuando me contacté con la institución financiera que administra el plan, me dijeron que tenía que conseguir los formularios de transferencia ("rollover") del empleador. Pero, no me devuelven las llamadas. ¿Puedo conseguir esos formularios en otro lugar? – Eli, Georgia

R: El dinero de su plan 401(k) está protegido por la ley  ERISA (Ley de Seguridad de los Ingresos de Jubilación para los Empleados). Su empleador está obligado a cooperar y permitir que usted transfiera o gire los activos de su 401(k) a su IRA personal o al plan 401(k) de su nuevo empleador, si este último lo permite.

Algunos planes 401(k) no exigen formularios de transferencia de su empleador anterior. Usted puede pedirle a su nuevo empleador o administrador de su cuenta IRA que “mueva” los activos a su nuevo plan. En otros planes, usted debe tener dichos formularios de su ex empleador, quien, entonces, hace los arreglos para “liberar” los activos para que se transfieran a su plan nuevo, en colaboración con los administradores de su nuevo plan.

Normalmente, este es un proceso de rutina, y al empleador no debería interesarle demasiado impedir la transferencia a su nuevo plan. Sin embargo, no es raro escuchar que el administrador del plan o de los fondos de su empleador anterior demore la transferencia. Después de todo, una transferencia significará que el empleador pierda los honorarios de administración. Sería conveniente que el empleador no hiciera esto por un período muy prolongado, pero está en usted asegurarse de que la transferencia se realice una vez que se hayan procesado todos los formularios requeridos.

Entonces, ¿qué medidas debería tomar usted?

1. Reúna información que incluya el Número de Identificación Patronal de las declaraciones impositivas y el número de identificación de tres dígitos del plan IRS. Confirme la dirección de correo postal y la información de contacto de su empleador anterior. Tenga a mano el resumen de cuenta más reciente de su plan. Remítase a la descripción resumida del plan (Summary Plan Description) o contáctese con el administrador del plan para recibir información relacionada con las normas para el procesamiento de transferencias. Además, averigüe quiénes son los “Fiduciarios del Plan” para su 401(k).

2. Llame otra vez a su empleador anterior e intente obtener los formularios. Si su llamado no logra resultados inmediatos, contáctese con el fiduciario del plan (a menos que ellos sean el propietario) y presente una demanda.

3. Si la llamada al propietario o al fiduciario no logra resultados, ha llegado la hora de ponerse firme. Envíe al propietario una carta certificada o registrada reclamando los formularios que necesita. Haga una copia para la institución financiera que administra el plan. Fije una fecha límite y comuníquele a su empleador anterior que presentará una demanda ante el Departamento del Trabajo y el IRS, si la compañía no cumple lo requerido. Es muy probable que su demanda escrita tenga resultados.

4. Si el saldo de su 401(k) garantiza el gasto, contacte a un abogado especializado en derecho laboral. El abogado, simplemente, lo orientará sobre cómo iniciar una demanda formal a través del U.S. Department of Labor (Departamento del Trabajo de EE. UU.) y el IRS. Tal vez sea conveniente que su abogado se contacte con el empleador y el administrador del plan. Sea lo que sea que usted haga, no deje pasar más tiempo. Cada día aumenta la probabilidad de que no pueda recuperar su dinero.

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO