Skip to content

AARP reafirma su compromiso de ayudar a aquellos con demencia al hacer importante inversión. Entérate.

 

 

Cómo las empresas se aprovechan de las pensiones de sus empleados

"Asalto a la jubilación", un libro que alerta a los trabajadores de EE.UU.

In English | Es difícil leer el nuevo y perturbador libro de Ellen E. Schultz, Retirement Heist (Asalto a la jubilación), sin enojarse —especialmente si sus prometidos beneficios jubilatorios de salud o de pensión han desaparecido o se han reducido.

Vea también: ¿Qué sucede con mi dinero en el 401(k)?

Todos hemos escuchado las quejas sobre el acelerado ascenso en los costos del cuidado de la salud, el envejecimiento de los baby boomers y las ganancias corporativas en apuros —las justificaciones por la congelación de pensiones, la reducción de los beneficios de salud y el cambio hacia los planes de contribución definida tal como los 401(k), en vez de los planes con beneficios definidos—.

Arrojando un poco de luz sobre los complicados detalles legales, financieros y corporativos, Schultz, reportera del Wall Street Journal y ganadora de un premio Pulitzer, nos aclara un poco los hechos ocultos detrás de tanta retórica.

El libro Retirement Heist informa que, lejos de agobiar a las compañías, muchos fondos de pensiones han ayudado a enriquecerlas. El desembolso más grande, escribe Schultz, ha sido para las pensiones de ejecutivos y los paquetes de compensación diferida cuyos costos han aumentado drásticamente, a expensas de los beneficios de jubilación más modestos de los trabajadores comunes.

Aún más preocupante, ella analiza el engaño hecho a los trabajadores por parte de las compañías sobre los nuevos métodos contables que rebajan las pensiones —y cómo estas compañías eludieron la ley al contratar en secreto pólizas con ventajas impositivas de seguros de vida para sus empleados, incluidos los de niveles más básicos—.

AARP Bulletin habló con Schultz sobre su libro.

P. ¿Cómo se interesó usted por este tema?

R. Hace aproximadamente 12 años, las empresas estaban cambiando sus planes de pensión. Afirmaban que lo estaban haciendo para modernizar los planes. Ni una sola empresa reconoció que estaban haciendo estos cambios para reducir los beneficios y ahorrar dinero.

P. ¿Qué es lo que más le sorprendió?

R. Las compañías podían beneficiarse al reducir los beneficios aún cuando éstos no les costaban nada.

P. ¿Cómo?

R. Nuevas normas de contabilidad premiaban a las empresas por reducir los beneficios, como borrar una deuda que todavía no se ha pagado. Y al borrar esa deuda, generaban ingresos para la compañía. Lo que más me impresionó fue comprender la cantidad de dinero que podían ganarle al plan cuando compraban o vendían una compañía —es una forma indirecta de convertir los activos de las pensiones en efectivo—.

P. En los años 90, muchos de los planes de pensión estaban sobrefinanciados. ¿Qué les pasó a los superávits de dichos planes?

R. Las compañías desviaron miles de millones de dólares de sus planes de pensión. Por lo general, pagaban los beneficios por despido del plan de pensión, que les ahorraba efectivo. Esta era una manera que tenían los ejecutivos de deshacerse de muchos de los empleados mayores que formaban parte de su fuerza laboral. También usaron los activos de las pensiones para pagar por los beneficios de salud de los jubilados, que usaron como aliciente para animar a dichos empleados a jubilarse.

Siguiente: Cómo proteger las pensiones de los jubilados. >>

P. ¿Cuáles son las medidas preventivas que existen para proteger las pensiones de los ya jubilados y los que se jubilarán en el futuro?

R. Si usted ya recibe una pensión, está bastante seguro —la pensión está asegurada por la Pension Benefit Guaranty Corporation (PBGC, Corporación para la Garantía de Beneficios de Pensión)— aunque hace poco han habido algunas situaciones donde este no ha sido el caso. [En el caso de algunas aerolíneas que quebraron] algunos de los pilotos que ya se habían jubilado descubrieron que debido a que los planes no tenían fondos suficientes y ellos tenían menos de 65 años de edad, la PBGC redujo las cantidades que ya estaban recibiendo.

Calcule sus beneficios de jubilación con la calculadora de AARP para la planificación de la jubilación.

P. ¿Puede explicar la función de la Pension Benefit Guaranty Corporation?

R. Es un programa de seguros requerido, financiado por los empleadores. Definitivamente existe un patrón [por parte de las compañías] de tratar de deshacerse del plan de pensión cuando se declaran en bancarrota. Los pasos que toman para ese fin incluyen no financiarlo apropiadamente. Y a la hora de entregarle el plan a la PBGC, las empresas utilizan suposiciones para hacer que el plan aparente estar en peores condiciones. Y los tribunales de bancarrota no han estado dispuestos a cuestionar los números que proporcionan las empresas.

P. ¿Es posible que la mera existencia de la PBGC facilite la mala conducta corporativa?

R. Muchos han observado que, de hecho, se ha convertido en un riesgo moral. Al crear una garantía, las compañías se han animado a quizás no financiar sus planes adecuadamente o realizar inversiones más arriesgadas porque al final, no son ellas las que van a sufrir las consecuencias. Son la PBGC y los participantes los que pagarán.

P. ¿Qué son los planes de saldo en efectivo, y cómo los han usado las compañías para reducir las pensiones?

R. Son fundamentalmente planes de pensión. [Pero] en vez de multiplicar el número de años que ha estado empleado por su sueldo promedio, lo cual resulta en una pensión con un valor que aumenta rápidamente en los últimos años... [el plan de saldo en efectivo] en efecto lo congeló, y desde ese momento en adelante el empleado solo recibiría el equivalente de un 3% de su remuneración cada año, una cantidad mucho menor.

P. ¿Y las compañías no les explicaron esto a sus empleados?

R. La legislación en materia de pensiones exige que si habrá una reducción considerable en el beneficio en el futuro, tienen la obligación de informárselo a la persona. Pero muchas empresas no les aclararon a sus empleados que sus beneficios se reducirían. Algunas compañías hicieron un esfuerzo especial para sugerir lo contrario, tal como Cigna. Los tribunales declararon que los gerentes habían actuado con el propósito de engañar a los empleados y hacerles creer que sus pensiones estaban aumentando —aunque no lo estaban—.

Siguiente: Las pensiones ejecutivas han contribuido al problema. >>

P. Los beneficios médicos de los jubilados parecen tener aún menos protección.

R. Comenzando en los años 70 y 80, las compañías les habían hecho promesas muy claras a sus empleados, tanto  a los asalariados como a los [sindicalizados]. En una serie de casos, en los años 80 y 90, los tribunales concluyeron que éstos no estaban protegidos bajo la ley.

P. ¿Cómo han contribuido al problema en general las pensiones ejecutivas y los planes de compensación diferida?

R. A medida que la remuneración de los ejecutivos se fue atando directamente al rendimiento de las acciones de la empresa, aquellos ejecutivos que redujeron las pensiones y los beneficios médicos de los jubilados en realidad se estaban haciendo un favor a sí mismos. A medida que recortaban las pensiones normales, aumentaban las pensiones ejecutivas. Muchas veces lo que aparentaba ser un aumento en los costos de las pensiones se debía a los ejecutivos, no a los empleados corrientes.

P. ¿Qué es el "seguro de campesino muerto"?

R. Las empresas han encontrado una manera de crear un plan de pensión [para los ejecutivos] con exenciones de impuestos al comprar grandes cantidades de seguros de vida para sus trabajadores. Una póliza es fundamentalmente un fondo gigantesco de inversiones impositivas. Es como una cuenta de jubilación IRA; usted deposita su dinero en la cuenta y se difieren los impuestos sobre todas las ganancias. Y usted recibiría el beneficio por fallecimiento libre de impuestos. Esencialmente, era una forma de evadir impuestos.

P. ¿Cómo se enteraban las familias?

R. Normalmente por casualidad. Un ajustador de seguros contactaba equivocadamente a la familia en vez de a la empresa.

P. ¿Cuál era su reacción?

R. Quedaban espantados. En muchos de los casos, la persona que falleció ni siquiera tenía seguro médico. La familia se quedaba con las facturas médicas y las deudas y la compañía recibía millones de dólares.

P. ¿Ha cesado esta práctica?

R. No ha cesado. Las empresas dejaron de comprar esta amplia cobertura hasta para los empleados de tiempo parcial de más bajo nivel; empezaron a limitarse a comprarla sólo para los empleados de nivel gerencial. Pero esto no quiere decir que eliminaron la cobertura que ya habían comprado para los empleados de bajo nivel.

P. Usted relata historias de personas que se enfrentaron con éxito a las compañías.

R. Uno fue un jubilado de Motorola que tuvo una larga y exitosa carrera como técnico que resolvía problemas. Cuando se jubiló y notó que su pensión estaba mal calculada, faltándole aproximadamente $100 cada mes, intentó que le corrigieran el error, y por lo menos durante cinco años lo ignoraron. Un tribunal declaró que Motorola en efecto había calculado mal su pensión —y las pensiones de unos cuantos cientos de otras personas—. Así que no solo logró recibir su pago —también logró que les pagaran a cientos de otros jubilados—.

Siguiente: Los planes 401(k) reemplazan a los planes con beneficios definidos. >>

P. Los planes de contribución definida, tal como los 401(k), parecen estar reemplazando a los planes con beneficios definidos. ¿Cuáles son los riesgos asociados a esta tendencia?

R. El problema es que a casi nadie le es posible ahorrar lo suficiente para la jubilación, aunque sea diligente y ahorre regularmente a lo largo de su carrera. Hay tantos riesgos: los riesgos de inversión, altos costos, el riesgo de los participantes. A las personas, frecuentemente les es difícil ahorrar un alto porcentaje de su sueldo.

P. ¿Tiene el gobierno algún papel que desempeñar para ponerle freno a estos maltratos que usted describe?

R. La reglamentación que existe actualmente [se debe] hacer cumplir. Uno de los principales cimientos de la legislación en materia de pensiones es que los planes de pensión y de jubilación se deben administrar solamente para el beneficio de los participantes, y no para el beneficio de las empresas o del sector de los servicios financieros. Las personas deben seguir recordándoles a sus empleadores que estos planes son para ellos.

P. ¿Qué más?

R. También hay muchas lagunas jurídicas que se necesitan eliminar. Se supone que las empresas no discriminen a favor de los empleados de alta remuneración en cuanto a las pensiones y los planes 401(k), pero existen tantas lagunas jurídicas en la reglamentación que les permiten hacer esto precisamente. Algo más universal —quizás un plan respaldado por el gobierno— probablemente sería una de las pocas maneras en que se podría tener algún tipo de ahorros automáticos.

P. ¿Qué pueden hacer las personas para protegerse?

R. Sería muy buena idea, durante cualquier tipo de oferta de jubilación, inspeccionar detalladamente los documentos. Y darse cuenta de que su empleador le puede prometer a usted seguro médico o cierto nivel de pensión —pero si no están detalladas en los documentos técnicos del plan, no puede confiar en dichas promesas—.

P. ¿Qué pasa si luego surgen problemas con la pensión?

R. En muchos casos, las personas pueden recibir ayuda gratuita. Un primer paso de importancia fundamental es contactar al Pension Rights Center (Centro de derechos sobre pensiones) en Washington, para ver si existe un proyecto de asesoramiento [cerca de usted]. Puede ser que logre recibir la ayuda de un actuario voluntario con sus problemas.

Julia M. Klein es crítica y periodista cultural en Filadelfia y redactora para Columbia Journalism Review.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO