Skip to content
 

Enfrentar la pérdida de ahorros

Se sufren cinco etapas ante la desaparición de los fondos de retiro.

In English | Mientras ven subir y bajar las cifras en Wall Street estos días, muchos baby boomers (los nacidos entre 1946 y 1964) siguen luchando por rescatar los frutos de una vida de planificar para la jubilación, ya que sus ahorros han sido abatidos por la crisis financiera mundial que se inició en el 2008. No sorprende que un golpe tan contundente resulte enervante y provoque sentimientos de pérdida.

Vea también: Cuando quiebra un plan de ahorros.

La psiquiatra Elisabeth Kübler-Ross, de origen suizo, identificó cinco etapas de duelo en las personas que sufrían una enfermedad terminal. Su teoría tuvo gran aceptación y fue luego aplicada a los que encaran tragedias personales de otra índole.

Pero, ¿se aplicaría también a la evaporación masiva de los ahorros? Todo indica que las teorías de Kübler-Ross concuerdan con las técnicas de adaptación de una generación que ha sufrido un gran golpe económico.

Etapa 1: Negación

"Esto no está sucediendo". Levante la mano si en algún momento después de la caída de la economía decidió no abrir más los estados de cuenta de sus inversiones para no ver los números. Apagar el noticiero es otra manera de enterrar la cabeza en la proverbial arena y fingir que no hay ningún problema.

Desafortunadamente, este tipo de soluciones solo ofrece alivio temporal. Cuando uno se da cuenta de que la economía no se va a recuperar pronto, reconoce lo que sucede en realidad y avanza hasta la próxima fase del proceso de duelo.

Etapa 2: Ira

"¿Por qué a mí? Esto no es justo". Uno pasó décadas ahorrando y planificando para la jubilación. Se sacrificó. Es natural enojarse si esos planes se descarrilan y lo obligan a repensar su futuro. Arremeter contra el cónyuge o asesor financiero o Wall Street puede resultar catártico, pero después de un rato, esa estrategia da paso a intentos de evitar que sucediera lo inevitable.

Estapa 3: Negociación

"Si pudiera recobrar siquiera el capital, en el futuro invertiría de forma más conservadora". En la etapa de negociación, uno reconoce los errores pasados y promete (a uno mismo, al cónyuge, a un poder superior) nunca repetirlos si tan sólo tuviera la oportunidad de recobrar lo perdido. Pero al rato, se vuelve evidente que la negociación no funciona: el mercado financiero y el laboral siguen muy lejos de donde estaban en el 2007. Y está listo para avanzar a la siguiente fase.

Siguiente: Etapa 4: Depresión. >>

Etapa 4: Depresión

"Ya todo terminó, ¿por qué seguir?" Pierde la esperanza; se da por vencido. Llega a ver sus planes para la jubilación como un sueño imposible. Anda alicaído; prefiere no hablar del tema.

Etapa 5: Aceptación

"Las cosas no salieron como esperaba, pero me me las arreglaré". Uno acepta lo que ha sucedido. Comienza a buscar maneras prácticas de reconstruir su cartera de inversiones y modificar su plan para la jubilación, con aspiraciones ajustadas a la nueva realidad. Ahorrar más, aplazar la jubilación y jubilarse con un presupuesto más apretado son algunas de las desagradables opciones entre las que tendrá que escoger.

No es un final feliz, pero mírelo de esta manera: En el esquema de Kübler-Ross para los enfermos, la tumba era el siguiente paso. Uno sigue viviendo, más sabio y realista que antes.

Quizás le interese leer: 10 pasos para estar listo para la jubilación

Joseph R. Hearn es autor de The Bell Lap: The 8 Biggest Mistakes to Avoid as You Approach Retirement. (La etapa final: los ocho mayores errores que debe evitar al acercarse a la jubilación).

 

¿Qué opinas?

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO