Skip to content
 

10 pasos para estar listo ante tu jubilación

Comienza ahora a preparar tu nueva vida sin trabajo.

In English | Una jubilación feliz y plena significa distintas cosas para distintas personas. Tal vez, para usted quiera decir pasar de una carrera profesional de tiempo completo a un empleo a tiempo parcial que tenga algún significado para usted. O, quizá, se imagine pasando más tiempo con su familia, haciendo jardinería o visitando con regularidad el campo de golf. Una vez que haya determinado qué le dará tranquilidad en la jubilación, es importante que sepa cómo podría lograr ese objetivo en términos financieros. Lo ayudaremos a iniciar ese camino con algunas medidas sencillas (y divertidas).

Hombre mayor cortando un muro de plantas

Windsor & Wiehahn/Getty Images

Primer paso: Define tu jubilación

Probablemente, ya tengas una idea de cómo te gustaría pasar tu jubilación. Aquí es donde debes escribirlo, empezando por hacer una lista de las metas más importantes. No te preocupes por el presupuesto. Se lo más específico que puedas. Por ejemplo, en vez de escribir “viajar”, tal vez sea mejor consignar “excursiones a pie en países extranjeros”. O, en vez de escribir “mantenerme involucrado con la comunidad”, escribe “hacer trabajo voluntario con niños un día por semana”.

Intenta limitar la lista a tus cinco metas principales. Arma un álbum con recortes o comienza un diario describiendo cómo imaginaa tu jubilación. Se práctico: en la lista no deben figurar gastos innecesarios. Asegúrate de que las necesidades financieras estén cubiertas a medida que vayan surgiendo las ideas. Cuanto más descriptivo seas, más tangible será tu jubilación. Esto te ayudará a mantenert centrado en un conjunto de metas realistas, lo que las tornará más alcanzables.

Si tus metas todavía son generales o vagas, no te preocupes. Puedes comenzar simplemente delineando de qué manera te imaginas disfrutando la jubilación.

Segundo: Haz un inventario de tus “bienes”

Sabes cuánto llega a tu hogar todos los meses, cuánto tienes en el banco y cuánto en tu cuenta para la jubilación. Pero, ¿qué pasa con esos otros bienes no tradicionales que podrían ayudar a financiar tu jubilación? Tal vez colecciona antigüedades o restaura autos. Quizás sea un pianista talentoso o tienes una novela a medio escribir que te gustaría terminar. 

Muchos pasatiempos y habilidades, como vender antigüedades o dar clases de piano, por ejemplo, pueden convertirse en un ingreso real durante la jubilación. Tómate el tiempo necesario para hacer una lista de todos tus pasatiempos y destrezas. No te preocupes si la lista es pequeña, pero asegúrate de incluir todas tus pasiones y “bienes” no tradicionales. Luego, comienza a pensar cómo podrías transformar esas habilidades y pasatiempos en esfuerzos que te hagan ganar dinero.

Tercero: Evalúa tu salud, ahora

Para sacar el máximo provecho de tu jubilación —y de la vida en general— querrás estar lo más saludable posible. Y, si bien muy pocos disfrutan de las visitas al médico, una pequeña atención médica preventiva puede contribuir en mucho. Programe tus controles médicos y estudios preventivos ahora, desde el examen físico anual a una limpieza dental. En cada visita, trabaja con tu médico en un plan para mejorar o mantener tu salud. Comprométete (o vuelve hacerlo) a comer en forma saludable, ejercitarte y dormir lo suficiente. Una vida saludable no tiene por qué ser un trabajo rutinario.

Hombre con un reloj en su cara

Muchas comidas saludables son deliciosas y satisfacen, y el ejercicio puede ser divertido (¿alguien quiere caminar por la playa?). Comprométete a mantener la agudeza mental con juegos cerebrales, rompecabezas y libros.  Mantener un contacto estrecho con familiares y amigos te ayudará a mantenerte saludable, tanto física como mentalmente, y también te ayudará a combatir cualquier tristeza que pueda aparecer una vez que te hayas jubilado.

Cuarto: Determina cuándo comenzar a cobrar el Seguro Social (Una sugerencia: cuanto más tarde lo hagas, ¡mejor!)

¿No sería lindo haber ahorrado e invertido lo suficiente como para gozar de libertad financiera durante la jubilación? Tal vez lo haz hecho, pero muchos no. La mayoría de nosotros necesitará del beneficio del Seguro Social que recibiremos, tanto para sostener los sueños de la jubilación como para cubrir los gastos básicos. La edad a la que elijas comenzar a cobrar el Seguro Social tendrá un impacto directo en cuánto recibirás cada mes por este concepto. Cuanto más tiempo esperes para cobrar el Seguro Social, mayores serán los beneficios para tí y su familia. Piensa en esto: una viuda o un viudo cuyo cónyuge empiece a cobrar el Seguro Social a la edad plena de jubilación, o un poco más tarde, obtendrá el 100 % de los beneficios, en tanto si lo hace antes de esa edad, recibirá entre el 71 y el 99 %, dependiendo de cuánto tiempo antes lo haga. Además, si espera para cobrarlos, también será elegible para créditos por jubilación demorada, lo que hará aumentar sus beneficios cada año, hasta que cumpla los 70. Independientemente de que uno sea casado, soltero, viudo o divorciado, por lo general conviene esperar para cobrar los beneficios. La calculadora de beneficios de AARP, le mostrará cuándo es el mejor momento para hacerlo.

Quinto: Contáctate con otras personas a través de las redes sociales y otros métodos

Necesitas construir y mantener tu red de contactos, incluso durante la jubilación. Utiliza las oportunidades que brindan las redes para exhibir tus talentos. Es aceptable hacer alarde ante personas que podrían ayudarlo a cumplir sus sueños para la jubilación.

Mujer cuidando un árbol bonzai

Prevé una estrategia para establecer y mantener contactos en su plan para la jubilación. Podría incluir pasar una hora al día en Twitter o en LinkedIn “conversando” con personas que compartan sus habilidades e intereses, o iniciar un grupo de encuentros matutinos en la cafetería local para analizar ideas con otras personas que estén próximas a jubilarse.

Este tipo de estrategias darán lugar a relaciones que, oportunamente, podrían hacer crecer su red de contactos. Además, prepárese para tener respuestas claras y directas a preguntas tales como “¿Cómo puede usar sus talentos y experiencia para contribuir a tiempo parcial con una organización o causa?” Cuanto más activo se mantenga socialmente —en línea y fuera de ella— mayores serán las probabilidades de que pueda generarse oportunidades favorables.

Sexto: Decide cuánto quieres (o necesitas) trabajar

Esta es la clásica ecuación costo-beneficio: a menos que tenga la vida resuelta financieramente, tendrá que estirar una cantidad de dinero limitada y dejar de lado algunos de sus sueños para la jubilación, o permanecer en la fuerza laboral (en cierta medida) para ayudar a costear esos sueños. Mientras escriba las metas para su jubilación, tenga en cuenta cuánto trabajo será necesario. En el punto anterior, lo alentamos a analizar sus intereses, pero también debería analizar su estilo de vida. “Trabajar” significará distintas cosas para distintas personas durante la jubilación. De cualquier modo, para asegurarse de que podrá alcanzar las metas con éxito, tendrá que decidir cuánto tiempo quiere (o necesita) trabajar. No espere hasta el momento de jubilarse para tomar esta decisión. Sopese ahora mismo los pros y contras de trabajar, inclusive cuántas horas por semana debería hacerlo. Cuanto antes resuelva esta cuestión, más seguro estará a la hora de planificar su jubilación.

Séptimo: Elabora un presupuesto para tu jubilación

Este presupuesto debe incluir:

  • cuánto dinero ingresas
  • cuánto te costará alcanzar las metas que identificaste en el primer paso
  • cuánto dinero debes
Dólares cruzados por una flecha

Comienza por registrar tus ingresos y gastos durante un par de meses. Luego, imagina cuánto dinero necesitaráspara mantener el estilo de vida que elegiste. También necesitarás hacer una verificación de tus inversiones. Asegúrate de diversificar el dinero en inversiones múltiples, invertir en cosas que entiendas y de mantener aquellas inversiones que no te costarán una fortuna en aranceles.

Si estás arrastrando una deuda, asegúrate de que el presupuesto incluya pagos mensuales para cancelarla. Una vez que cuentes con un presupuesto al que puedas atenerte, aplícalo. La calculadora para la jubilación, de AARP, puede ayudarte a analizar más en detalles los números.

Octavo: Encuentra nuevas manera de recortar tus gastos (comienza a ahorrar más)

Puede que estés muy próximo a jubilarte o que te falten años para hacerlo, pero, independientemente de ello, ahorrar más ahora te preparará mejor para la jubilación. Esto no significa que todo el efectivo extra tenga que ir a los ahorros, pero este es el momento de encontrar nuevas maneras de recortar gastos. Comience haciendo una lista de sus gastos y, luego, imagine maneras de recortarlos. Tal vez no necesite 100 canales de cable ni cenar afuera tres noches a la semana. Hasta dejar de ir al cine una noche al mes lo acercará a sus metas para la jubilación. ¿Tiene mano para la jardinería? Cultivar sus propias verduras podría permitirle ahorrar dinero que podría guardar para la jubilación.  No ignore su deuda como una manera de ahorrar más. Reducir su deuda ahora se traducirá en menos preocupaciones cuando se jubile. Una estrategia que funciona para muchas personas: cancele las deudas más pequeñas primero, sin tener en cuenta las tasas de interés. Esto le dará una sensación de estar cumpliendo sus obligaciones y lo animará a ir tras las deudas más grandes, sabiendo que tendrá la fuerza de voluntad necesaria para cancelarlas.

Noveno: Prepárate para lo inesperado

Pocos se jubilan esperando lo peor. Pero, a veces, sucede. Prepárate para lo inesperado ahora y no serás tomado desprevenido más adelante. Tomarse tiempo para pensar cómo harías para pagar —y responder a— problemas menores como una filtración en el techo, o a cuestiones más serias como una enfermedad grave, te ayudará a sortear estas tormentas cuando lleguen.

Una pareja en una casa en construcción

Foto: Corbis.

Analiza los temas importantes con tus familiares o con tus más allegados. ¿Cuánto podría costar hacer una reparación importante? ¿Qué querrías hacer (o que cuidados desearías) si se registrara una enfermedad en la familia? Luego, haz un recuento de aquellas cosas que te protegerían en esos aspectos:

¿El seguro de tu casa alcanzaría para cubrir un desastre de magnitud? ¿Tu seguro médico o de cuidados a largo plazo es el adecuado? Si tu cobertura no sería suficiente, este es el momento de ampliarla. Separa dinero para lo inesperado. Prepararse ahora significa no tener que pagar después.

Décimo: Aténte a tu plan

Nosotros, los seres humanos, somos criaturas de costumbre, y es común que retomemos viejos hábitos luego de haber intentado un rumbo nuevo. Tenemos formas de ayudarlo a hacer eso. Únase a nuestra comunidad en línea y se podrá contactar con otras personas que están atravesando los mismos cambios de vida. La comunidad ofrece bastante información, ideas y consejos y, para muchos, es una fuente de bienestar y fortaleza. Hágalo ahora mismo, cree su perfil, comparta fotos y hasta publique un blog. Use la comunidad para decirnos cómo podemos ayudarlo a alcanzar sus sueños, de modo que usted y su familia puedan disfrutar de la jubilación que tanto se merecen.

¿Qué

0 | Add Yours

Deje su comentario en el campo de abajo.

Debe registrarse para comentar.

LEE ESTE ARTÍCULO