Javascript is not enabled.

Javascript must be enabled to use this site. Please enable Javascript in your browser and try again.

confie en los expertos para planificar su retiro - AARP Everywhere Everywhere Everywhere Skip to content
 

Confíe en los expertos

Cuando se trata de planificar la jubilación, la experiencia cuenta

Usted no tiene capacitación alguna en finanzas e inversiones, pero aún así, cree que es la persona que debe hacer elecciones en su propio plan de jubilación.

Si eso lo describe, quizás quiera darle un vistazo a unos sorprendentes hallazgos publicados el mes pasado por Hewitt Associates y Financial Engines, dos empresas que trabajan con grandes empleadores en cómo diseñar planes de ahorro para la jubilación, tales como los 401(k).

El estudio de la empresa—el primero en su tipo—encuestó más de 400.000 empleados que ahorran en planes que ofrece la empresa para la cual trabajan.

Los resultados muestran que los participantes que cuentan con ayuda profesional brindada a través de sus empleadores, ganaron 1,86% más en un año en sus planes de ahorro que los compañeros de trabajo que planificaron por su cuenta.

Si 1,86% al año no suena como algo por lo cual emocionarse, mírelo desde este punto de vista: En un período de 20 años esto suma un 47% más de riqueza en comparación con lo que obtendría un inversionista sin ayuda profesional.

El dejar las decisiones sobre ahorros e inversiones a los trabajadores sin experiencia en esas áreas ha resultado ser uno de los grandes defectos de los planes de ahorro para jubilación que se ofrecen en el trabajo.

Después de todo, en los días en que muchas compañías ofrecían pensiones tradicionales con un pago de por vida, contrataban expertos, no aficionados, para administrar los planes.

Una falta de atención peligrosa

“Lo que hemos detectado en los últimos 10 años", dijo Christopher Jones, principal funcionario de inversiones de Financial Engines de Palo Alto, Calif., "es que este enfoque de que el participante promedio está involucrado e informado es una fantasía".

La mayoría de los trabajadores ya están ocupados con mantener el ritmo en sus trabajos, con sus familias y su salud. Normalmente no tienen tiempo para capacitarse y convertirse en gurús financieros.

Creo que el economista y profesor de administración en Boston University, Zvi Bodie lo expresó bien hace unos pocos años cuando dijo: “¿Por qué una persona razonable pensaría que gente sin capacitación en inversiones podría tomar esas decisiones de forma sensata?”. He estado enseñando inversiones por 35 años, por lo tanto para mí es automático. Pero veamos un área como la medicina.

“Bueno, me considero un consumidor bien informado sobre servicios médicos, pero no soñaría con diagnosticar mis propias enfermedades… incluso si mi doctor dijera, ‘Sabe, hacer una cirugía menor no es gran cosa. Puedo darle el equipo y un folleto, y usted puede hacer el resto. Eso es lo que estamos haciendo ahora con los planes 401(k)”.

Tres tipos de asistencia

A medida que los empleadores, administradores de planes y economistas que se enfocan en planeamiento para la jubilación se sintieron preocupados por este punto débil, comenzaron a realizar mejoras.

Ahora hay básicamente tres tipos de ayuda disponible a través de la mediana y gran empresa: consejo en línea, cuentas administradas por profesionales y fondos de inversión con fecha establecida de jubilación, que ajustan el riesgo a medida que los participantes se acercan a la jubilación reduciendo la exposición al mercado de valores.

La ayuda del empleador tuvo un gran estímulo en el 2006, cuando la Pension Protection Act (Ley para proteger las jubilaciones) hizo más fácil ofrecer ayuda y permitió que los empleadores automáticamente inscribieran a los trabajadores en planes de ahorro para la jubilación y en un fondo predeterminado de inversión como el plan de inversión con fecha establecida de jubilacíon.

El año pasado, Hewitt una firma internacional de recursos humanos y contratación externa, realizó un estudio aparte donde se observaron 300 empleadores y el 71% ofrecía fondos de inversión con fecha establecida de jubilación, lo que es un aumento comparado con solamente un 20% en el 2007.

De todas formas, el estudio encontró que sólo una cuarta parte de los participantes estaba recibiendo ayuda externa. Pam Hess de Hewitt dijo que cree que los números crecerán conforme más empleadores se den cuenta de que diferentes participantes se inclinan hacia diferentes tipos de ayuda.

Las preferencias cambian con la experiencia

Hess dijo que los trabajadores más jóvenes preferían fondos de inversión con fecha establecida de jubilación, en parte porque son fáciles de comprender y usar. 

La encuesta muestra una preferencia en personas que tienen cerca de los 40 años de edad por las cuentas administradas profesionalmente, las cuales son más personalizadas y toman en cuenta factores tales como los ahorros e inversiones del cónyuge. Los consejos en línea eran más para los inversionistas “proactivos”, dijo ella, incluyendo algunos trabajadores más jóvenes con saldos altos.

“Ninguna herramienta va a acomodar todas las necesidades” de diferentes inversionistas, mencionó.

Con la ayuda para inversiones en línea, una compañía como Financial Engines vería las tasas de las acciones y ahorros y le mostraría lo que hace falta, dependiendo de la edad del participante, su tolerancia al riesgo y sus planes después de la jubilación.

La encuesta estaba basada en ahorros e inversiones entre el 1 de enero del 2006 y el 31 de diciembre del 2008, un período que incluía la caída del mercado que acompañó el ingreso del país a una recesión.

Y esa es otra razón por la cual el porcentaje de trabajadores que buscan ayuda con sus ahorros e inversiones puede crecer. “Los eventos del 2008 realmente subrayan que los planes de ahorros para la jubilación ofrecidos en el empleo estaban poniendo mucha responsabilidad en los participantes en cuanto al riesgo", dijo Jones.

Amén.

Martha M. Hamilton escribe una columna regular para Bulletin Today sobre jubilación y temas financieros.

LEE ESTE ARTÍCULO